La Plata: Aumentó la demanda al programa “Desaprender” que trabaja con los hombres que ejercen violencia de género

El programa Desaprender, destinado por el hospital Sor María Ludovica de La Plata al abordaje terapéutico de hombres que quieren de dejar de ejercer la violencia de género, presenta una mayor demanda durante la pandemia por el coronavirus, con un estimado de 65 participantes.

Según Sandra De Andrés, trabajadora social y una de las fundadoras del programa, la demanda crece todas las semanas “y dadas las circunstancias que plantea el aislamiento, empezamos a trabajar con el formato de reuniones virtuales”.

De Andrés destaca en un comunicado del Gobierno bonaerense que “el hogar es un espacio de aislamiento pero a la vez el espacio donde la mujer está más desprotegida, y esto representa un doble desafío para el estado y las organizaciones que trabajamos en el tema”.

El equipo de trabajo está formado por las licenciadas en Trabajo Social, De Andrés y Mariel Tobalo Garay, y la psicóloga Sandra Branchini.

El Programa pertenece a RETEM, que es la Red de Equipos de Trabajo en Masculinidades.

En el actual contexto de aislamiento social y preventivo, las profesionales responsables de Desaprender remarcaron la importancia de la creación de la línea telefónica “Hablemos”, a cargo del Gobierno de la Provincia de Buenos Aires, en forma conjunta con el Colegio de Psicólogos de La Plata.

De Andrés advirtió que “las víctimas tienen una línea de orientación y ayuda y muchas son protegidas en albergues de resguardo, dejando toda su cotidianeidad, mientras que el varón suele quedarse en su casa sin sanción ni tratamiento, lo que contribuye a que siga actuando violentamente, persiguiendo y hostigando a la pareja aún al salir del albergue”.

Cuando la Justicia los deriva al Programa Desaprender, la mayoría se siente acorralado y, en un principio, muchos desconocen que será la puerta de entrada para una nueva vida, más saludable y equitativa.

“Esa resistencia muestra la necesidad de reforzar estos dispositivos con el apoyo de los distintos estamentos del Estado y la sociedad civil, para ofrecer alternativas más allá de lo punitivo y entrar en el campo de lo restaurativo”, finalizó De Andrés.

DEJA UNA RESPUESTA