Llegó «Maten al mensajero», una nueva publicación de narrativa argentina

BUENOS AIRES- Retomando el espíritu de la tradición de revistas literarias argentinas y poniendo foco en estilos que van desde las aguafuertes pasando por el folletín hasta las historietas, llega a los kioscos una publicación independiente y con financiamiento colectivo que aterriza para dar una vuelta de tuerca a la narrativa local.
Con un diseño minimalista, tapa a color e inserts de ensayos fotográficos, esta revista que comanda Santiago Kahn es una apuesta a la publicación de «textos inéditos de autores consagrados y jóvenes promesas».
Pero también, definió Kahn a Télam, es «correr los límites de la narrativa: apostar por la fotografía de la mano de MAfIA -un colectivo de fotógrafos-, desarrollar fantasía, melodrama y una de extraterrestres, todo en un mismo sitio. Es una revista de amplio espectro de lectores».
«Maten…» es mensual y fue financiada a través de la plataforma de crowdfunding idea.me.
«Fue una vidriera y una primera instancia de salir al encuentro de esos lectores y lectoras que podían convertirse en seguidores. Fuimos a pedirles apoyo meses antes de que se imprima un solo ejemplar y fue algo valioso», destacó.
En tiempos 3.0, donde las redes sociales están a la orden del día y crear un blog es tan simple como cambiar de canal, este grupo -completado por Elizabeth Lerner, Gino Cingolani, Luján Tilli y Laura De Marzo- fue, quizá, por la vía más compleja, lo que los convierte en una rara e interesante avis del mercado local.
«La revista -explicó Kahn- nace de la necesidad de leer una publicación que le de espacio a la narrativa en sentido amplio.
Como no lo encontramos en los kioscos o en las librerías, asumimos ese rol de darle lugar a géneros literarios dejados de lado o de difícil acceso en el puesto de diarios como las historietas nacionales y la literatura breve de distintas regiones».
La decisión de retomar una tradición argentina que tuvo su cenit en revistas como Sur, Vea y Lea, Leoplán o Contorno fue revertir «una tendencia al olvido y a desacreditar todo lo anterior. A veces desde una ignorancia generacional y otras desde la fascinación con lo presuntamente nuevo», apuntó Kahn quien subrayó la recuperación de géneros o estilos para «reapropiarlos».
Así en un primer número hay, entre otros, folletines de Federico Reggiani, Max Aguirre, Fabián Zalazar, Diana Benzecry, Erica Villar y Susy Shock; aguafuertes Mariano Massone, Leila Sucardi, Jorge Galeano; literatura breve patagónica de Bruno Di Benedetto, Rafael Urretabizkaya o Nahuel Banurera; un bio-comic sobre Rodolfo Walsh de CJ Camba y Gonzalo Penas.
Desde «Maten…», también una suerte de semillero local, sostienen que «la ausencia de publicaciones en kioscos durante tanto tiempo se debe sobre todo a la imposibilidad de hacer negocios. Hay que torcer el rumbo: no hay filantropía, hay autogestión.
Las experiencias recientes -sobre todo de la última década- es inspiradora. Y lectores hay. Dispersos, agazapados, replegados en Internet y ahí fuimos para traerles una alternativa en papel».
En ese sentido, los desafíos a los que se enfrentan son sostener financieramente la revista y aceitar un sistema de distribución.
«Logramos salir en puestos de diarios de capital y Gran Buenos Aires y estamos sumando librerías en el resto del país. Para sostener este proyecto, que no tiene apoyo de ningún grupo económico, la apuesta está en gran medida en los lectores y lectoras», dijo Kahn.
Para el próximo número, hay nuevas historias y secuelas del primero, vuelven los folletines y las historietas de la dupla Reggiani-Mosquito, Candia y Shock; habrá textos de Silvia Schujer y Kwainchang Kráneo trae un western en el espacio; en tanto la literatura breve hará escala en La Pampa.