En Bolivia Cristina llamó a pronunciarse contra los fondos buitres

BOLIVIA- La presidenta Cristina Fernández participó de la cumbre del G77+China, «50 Aniversario por un Nuevo Orden Mundial para Vivir Bien», en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia. Allí, la mandataria resaltó que el reclamo de los fondos buitre ante la justicia de Estados Unidos «pone en juego el sistema financiero y económico internacional» y llamó a los países participantes de la cumbre a que se pronuncien sobre las «prácticas financieras de expoliación», en relación también a la vigencia de prácticas colonialistas.
Fondos buitre y prácticas financieras de expoliación
Durante su discurso en el plenario de la cumbre G77 +China, la jefa de Estado hizo referencia a a los fondos buitre y explicó que «estos pequeños grupos ponen en peligro no solo a la Argentina, si fuese solo a la Argentina, en este mundo, poco importaría, pero en realidad lo que se está poniendo en juego es el sistema financiero y económico internacional», afirmó la Presidenta.
En otro momento de su alocución, llamó a los países participantes de la cumbre G77+China a que se pronuncien sobre las «prácticas financieras de expoliación», en referencia a la actuación de los fondos buitre. Al respecto, señaló que «en América del Sur hemos remontado décadas de atraso en educación, salud y vivienda, y ahora quieren trasladarnos a nosotros las crisis que han producido otros».
En ese sentido, recordó que «en el primer mensaje de Néstor Kirchner en Naciones Unidas, pidió que nos dieran tiempo para crecer porque si nos estrangulan y nos matan no van a poder cobrar, porque los muertos no pagan deudas».
«Desde 2003 tuvimos que hacernos cargo de las deudas que generaron otros gobiernos. Debimos resolver el default más grande de la historia. Realizamos un canje de deuda en el que acordamos con el 76 por ciento de los acreedores, luego, en una segunda etapa, cerramos con el 93 por ciento. Acabamos de firmar un acuerdo con el club de París. Sólo queda un 1 por ciento, que son los representados por los fondos buitre», detalló la Presidenta.
Luego la mandatria identificó a «estos grupos especulativos, radicados en paraísos fiscales, que compraron bonos cuando el país estaba en cesación de pagos. Y ahora requieren un trato preferencial» y añadió que «estos organismos toman decisiones y generan crisis que ponen en riesgo el trabajo y la producción».
La jefa de Estado recordó que la crisis económica de 2008 «la generaron organizaciones especulativas que provocaron desempleo en los países centrales, y ahora sus gobiernos quieren trasladarlas a nuestras naciones emergentes».

«Un Nuevo Orden Mundial para Vivir Bien»

En el plenario de la Cumbre del G-77+ China, Cristina Fernández al comenzar su discurso señaló que «en términos de seguridad y paz mundial, desde 2005 podemos decir que no estamos ni bien ni mejor».
En este sentido, la mandataria comparó la situación de 2013 «cuando participamos de la reunión del G20 y el problema más acuciante era la situación en Siria» y destacó «la velocidad con la que cambian los acontecimientos». «El año pasado, en la cumbre del G-20, la preocupación central pasaba por la situación en Siria.Hoy ante la situación creada en Irak, Estados Unidos le reclama ayuda a ese país y a Irán, un tradicional adversario en la región», afirmó la Presidenta.
Al respecto, Cristina Fernández subrayó la dificultad de «tener un orden mundial basado en poderes hegemónicos» y destacó, en este punto, que aún «sin acceso al mercado de capitales, Argentina viene cumpliendo con sus obligaciones puntualmente».
«Estamos haciendo el esfuerzo de hacer honor a nuestras deudas que contrajeron otros gobiernos» afirmó la mandataria, y reiteró su crítica al accionar de los fondos buitre que quieren obtener grandes ganancias luego haber comprado bonos a precios ínfimos durante la crisis de 2001.
A continuación, la Presidenta evocó la crisis económica que atravesó la Argentina, al referirse al momento de la historia que terminó con una implosión «en 2001, con el default más grande del que se tenga memoria», y luego la contrastó con la actualidad en la que el país afronta el pago de sus deudas desde que Néstor Kirchner asumió la presidencia en 2003.
«En 2003, asume Néstor, mi compañero, y comenzamos una larga marcha para encausar al país. Primero para cubrir la deuda interna que teníamos con millones de argentinos, porque se había llegado a tener una desocupación del 25 por ciento, pobreza superior al 54 por ciento, e indigencia en un 30», precisó la jefa de Estado.
La mandataria agregó que la salida a ese escenario fue generar «políticas contracíclicas que permitieran crecimiento, la industrialización del país y la generación de puestos de trabajo. Porque consideramos al trabajo como uno de los articuladores fundamentales en la organización social».
También, reiteró que en el mundo persiste «un anarco-capitalismo dominado por capitales financieros, que no es el de la explotación sino que es el de la exclusión, porque ya ni siquiera los hombres y mujeres son importantes en el mundo para explotarlos, simplemente se los excluye». En ese aspecto, observó que en «la actualidad, el capitalismo se encuentra en una nueva etapa, que no resultó definida por teóricos como David Ricardo y Adam Smith, y se trata de un período en el que se crea exclusión».
Asimismo, recordó que en Argentina durante la última década del siglo pasado «se hizo el primer experimento cuando se dijo que la moneda argentina era igual a un dólar, y se endeudó el país mediante la financiación de esta ficción durante más de diez años. El país llegó a deber el 160 por ciento de su PBI en servicios financieros», remarcó la jefa de Estado.
Más adelante, la mandataria señaló que «los países que tienen una deuda de más del 100% de su PBI tienen un cepo sobre sus economías». En ese punto, la Presidenta recapituló la política iniciada en el 2005 de desendeudamiento en la Argentina y resaltó el acuerdo que se logró con el Club de París. En ese sentido, afirmó que el endeudamiento del país a tasas usurarias resultó «un verdadero cepo». Además, indicó que en los países que tienen deudas «esta situación se aprovecha para ejercer una nueva forma de colonialismo».
La Presidenta aprovechó la ocasión para agradecer el apoyo del G-77 +China al reclamo de soberanía sobre la Islas Malvinas, y recordó que «el Reino Unido posee aún enclaves coloniales en distintas partes del mundo». «Los latinoamericanos somos siempre solidarios con la lucha de los países del mundo que luchan por su independencia y liberación. Prueba de ellos es la lucha de Cuba por la emancipación de Angola. Somos y seremos solidarios con los pueblos aquí reunidos», sostuvo la mandataria.

Rechazo a la unilateralidad en la toma de decisiones

La jefa de Estado manifestó su rechazo a «la unilateralidad en la toma de decisiones» porque «el unilateralismo no es bueno para nadie, ni siquiera para aquellos que lo ejercen», afirmó la Presidenta.
Durante su exposición postuló un nuevo orden mundial «con un sistema económico donde las calificadoras de riesgo no puedan libremente calificar a un país» pues de lo contrario «si se dilatan las soluciones y las respuestas habrá más problemas y más fundamentalismo en el mundo, porque el fundamentalismo pivotea sobre las necesidades del pueblo sometido y carente de educación, salud y vivienda», resaltó a la mandataria.
Por último, concluyó que «si no se entiende esta lógica, cada vez estaremos peor y ya no podremos vivir ni mejor ni bien» para luego destacar la convocatoria de la cumbre para «un nuevo orden mundial para vivir bien» al considerar que en estos encuentros «si no se construye un sistema mundial integrado, dentro de unos años, deberíamos hasta suprimir la palabra bien y vamos a tener que reunirnos por un nuevo orden mundial para seguir viviendo».

Palabras al ingresar a la sede de la cumbre del G 77+China

Previamente, en la puerta de Fexpocruz al ingresar al predio donde se realiza esta reunión de naciones emergentes, la mandataria expresó que «Los objetivos pudieron haber cambiado. Los tiempos y los métodos también, pero el objetivo es el mismo. Luchar por la liberación de nuestros pueblos».
Además, señaló que «tenemos que dar la bienvenida al incorporación de los jóvenes a la política» y «abrir nuestras cabezas, el mundo es muy complejo y lo que parecía una cosa hoy puede ser otra». Allí, resaltó «lo que nunca debemos dejar de lado para no equivocarnos es que los objetivos son la transformación y la liberación de nuestro pueblos». Finalmente, destacó que «la razón va prevalecer y vamos a construir la patria grande»
La Argentina participa en la cumbre del G-77+China, el foro que reúne a las naciones emergentes. Se espera que las conclusiones de este encuentro se conozcan en horas de la tarde e incluirán propuestas para que sean debatidas en el Encuentro por el Desarrollo del Milenio, que se llevará a cabo en 2015 en la sede de la ONU, en Nueva York.

Para leer el discurso completo hacer click en el siguiente enlace: http://www.casarosada.gob.ar/informacion/archivo/27618