Emotiva y multitudinaria inauguración de la muestra de Adriana Lestido

 

BUENOS AIRES-  La inauguración de la muestra retrospectiva de Adriana Lestido concitó el interés de centenares de personas que se apretujaron en el Museo Nacional de Bellas Artes para observar esas imágenes -empecinadas en mostrar lo que habitualmente no se ve- de las series Hospital infanto juvenil, Madres adolescentes, Mujeres presas, Madres e hijas, El amor y Villa Gessel.

Artistas, personas retratadas en algunas de sus series, funcionarios, críticos, trabajadores de la institución, todos estuvieron presentes en una celebración inusual, desacartonada, con la que también inicia su función Marcela Cardillo, como directora interina de la institución.

En una sala del segundo piso, las palabras de la artista, en medio de la gente, fueron exclusivamente de agradecimiento a todos los que colaboraron para hacer posible esta muestra, poniendo el acento en hacer visible el trabajo de gestación de esta puesta en escena, donde intervienen tantos actores anónimos.

Con la voz quebrada, Adriana recordó también al amor de su juventud, Guillermo Willy Moralli, secuestrado y desaparecido por la dictadura militar (18 de julio de 1978)y «fuente de inspiración y de luz» de su trabajo.

«Repasando el conmovedor libro que recopila sus obras, `Lo que se ve` y cuyo lanzamiento brinda, en algún sentido una magnífica excusa para la realización de esta muestra en el Museo, uno puede sentirse inmediatamente incolucrado en las miradas de esas mujeres», apuntó Cardillo.

El secretario de Cultura de la Nación, Jorge Coscia, puso el acento en una forma de ver, «que registra aquello que no se ve», en una artista «que ha sabido captar el Aleph»

Y consideró que se inicia una nueva gestión en el Museo, en línea con la decisión del Estado de llevar muestras a «esos lugares a los que infrecuentemente han ido. Y mencionó que habrá subsedes de la secretaría -para mostrar distintas iniciativas culturales- en lugares como la Villa 21».