Toda la ayuda para ella: Margarita Barrientos inaugurará un restaurante en un viejo vagón de subte donado por la Ciudad

 

CAPITAL FEDERAL- Mientras cierran clubes de barrios que no pueden pagar la luz, se recortan subsidios a discapacitados y una larga lista de medidas que perjudican sólo a los que menos tienen, la siempre feliz Margarita Barrientos vive en su propia burbuja de felicidad. Es que a raíz de sus maravillosas declaraciones sobre cómo le va al país y su ya conocida amistad con la pareja presidencial a ella sí le dan donaciones y ayudas para su trabajo solidario.

Ahora llega un flamante restaurante en un viejo vagón que “La Ciudad” le dona amablemente agradeciendo sus servicios prestados y por el bien por supuesto de todo el barrio de Villa Soldati. Se encuentra a 200 metros de la sede principal del comedor Los Piletones. Abrirá el próximo 19 de febrero, con la presencia del ministro del Interior, Rogelio Frigerio. «Nosotros pedimos el vagón a través de notas y la ciudad lo donó”, dijo Barrientos.

El Diario La Nación fue el encargado de realizar una amplia nota con fotos ilustrativas sobre el hecho «Nosotros pedimos el vagón a través de notas y la ciudad lo donó. Allí prepararemos comidas para turistas y se enseñará a cocinar. Algunos chefs profesionales ya se han ofrecido para venir a dar clases. La idea es que tenga una utilidad para el barrio y que sea un emprendimiento sustentable para la misma gente que trabajará ahí», dijo la dirigente social Margarita Barrientos en referencia al restaurante que comenzará a funcionar el próximo 19 de febrero en un viejo vagón de la Línea A donado por el Gobierno porteño.

El vagón fue reacondicionado por Salto-Diseño en Acción, de Gustavo Yankelevich, homónimo del productor, y Máximo Ferraro. La iniciativa le llegó a Barrientos de parte de Ezequiel Eguía Seguí, director ejecutivo de la Fundación y responsable de la huerta hidropónica La Tomasa de la Quinta, que provee de productos sustentables al comedor y lo hará también con el restaurante.

El buffet estará abierto a todo público y se espera una gran concurrencia de turistas a partir de la realización de los Juegos Olímpicos de la Juventud 2018 en la vecina Villa Olímpica. Según informó el diario Perfil, el lugar tiene capacidad para treinta cubiertos. Entre los asientos de madera se colocaron mesas. Se mantuvo la luminaria y otros detalles como los esquineros, en los que dispusieron macetas.

«Inauguraremos el 19 de febrero con una merienda con la presencia del ministro del Interior, Rogelio Frigerio, quien es el padrino de la Fundación. No muchos quieren ser padrinos porque esto es muy grande y hay una gran responsabilidad detrás. Él nos ayudó mucho en varias ideas que habíamos proyectados, así que no le voy a perder la pisada», dijo Barrientos al matutino.

La consigna es tan curiosa como atractiva: visitar el viejo vagón de subte que Margarita Barrientos convertirá, en pocos días, en un buffet abierto a todo público. Según se anticipa, el flamante restó generará empleo sostenible y la posibilidad de visibilizar aún más a la Fundación que lleva su nombre y brinda desde la alimentación diaria hasta atención médica y escolaridad a cientos de vecinos.

«Nosotros pedimos el vagón a través de notas y la ciudad lo donó. Allí prepararemos comidas para turistas y se enseñará a cocinar. Algunos chefs profesionales ya se han ofrecido para venir a dar clases. La idea es que tenga una utilidad para el barrio y que sea un emprendimiento sustentable para la misma gente que trabajará ahí», adelanta la dirigente social Margarita Barrientos en la charla telefónica previa al encuentro personal, con su habitual voz pausada que genera placidez en el interlocutor. El coche La Brugeoise, una de las famosas «Brujas» fabricadas en Bélgica, fue donado a partir de la gestión que se concretó desde el Ministerio de Desarrollo Urbano y Transporte del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires con el ministro Franco Moccia al frente.

«Haremos un horno de barro y una parrilla. Y se servirán comidas calientes y auténticas de nuestras provincias, por eso vendrán chefs que capacitarán a la gente para cocinar. Pero también haremos lo que nosotros sabemos hacer: empanadas, tortillas, pan casero, humita. Acá hay mucha gente de Santiago del Estero, Catamarca y Jujuy que tiene ganas de cocinar, y muchos que quieren probar lo que se come en el Norte de nuestra patria», explica Margarita, una mujer que con su convicción convence hasta al más incrédulo. Esa fe en su propio proyecto es, indudablemente, una de las claves de la realización de sus múltiples iniciativas y de una Fundación que, como el coqueto La Brugeoise, camina sobre rieles.

El buffet estará abierto a todo público y se espera una gran concurrencia de turistas a partir de la realización de los Juegos Olímpicos de la Juventud 2018 en la vecina Villa Olímpica que se está levantando en lo que era el predio del Parque de la Ciudad, aquel ilusorio Disney porteño que jamás terminó de afianzarse y siempre estuvo signado por la corrupción, la desidia y las pérdidas millonarias. Desde Los Piletones, aún se puede observar el esqueleto de alguna montaña rusa como un fantasma del fracaso.

«Inauguraremos el 19 de febrero con una merienda con la presencia del ministro del Interior, Rogelio Frigerio, quien es el padrino de la Fundación. No muchos quieren ser padrinos porque esto es muy grande y hay una gran responsabilidad detrás. Él nos ayudó mucho en varias ideas que habíamos proyectados, así que no le voy a perder la pisada», dice entre risas la mujer de Añatuya acostumbrada a golpear puertas. El vagón yace a pocos metros de las lagunas que le dieron nombre al barrio. Varios colaboradores van y vienen desafiando el sol tórrido para poner el sector a punto.

DEJA UNA RESPUESTA