El Teatro Coliseo y un puñado de “suertudos” fue el escenario para la magia del eterno talentoso Charly García

CAPITAL FEDERAL- Luego de casi un año de ausencia, Charly García volvió a los escenarios porteños y lo hizo a lo grande, con un show en el teatro Coliseo que agotó sus entradas en menos de 30 minutos. Jóvenes y fanáticos de la primera hora participaron de la comunión rockera oficiada por el ya legendario hombre del bigote bicolor. Y tampoco faltaron los amigos, los colegas y los seguidores famosos que no quisieron perderse la oportunidad de volver a ver al ídolo haciendo lo que mejor sabe.

Acompañado por su siempre efectiva banda, Charly y Rosario Ortega pusieron sus voces al servicio de canciones nuevas y de los clásicos

Además de algunos temas de su último trabajo, Random, García evocó hitos de su extenso repertorio Siempre al piano, el músico cautivó a millennials y se reencontró con su público más maduro.

Charly García presentó anoche, otra vez, una nueva versión de su ser. A los 66 años y después de mil y más batallas Charly volvió a los escenarios luego de un largo período, más allá de su show sorpresa de marzo del año pasado, para 200 personas y en plan apoyo de la salida de su último álbum, Random. Anoche, García volvió al teatro que, treinta años atrás, lo vio buscar su destino con La Máquina de Hacer Pájaros y lo consagró para siempre como artista nacional.

Desde temprano, los que habían conseguido entradas para tamaña ocasión se instalaron en los alrededores del teatro y mientras los más grandes se preguntaban con qué Charly García se iban a encontrar, la mayoría del público, millenials por naturaleza, disfrutaba de ser testigos de un evento histórico, de esos que hoy se instagramean como si fuera el último día de la humanidad.

A la hora programada, apenas quince minutos antes de las 21, el telón sube y comienza a develarse la pregunta que todos se hicieron en la previa desde que se anunció este regreso. Sentado en una suerte de sillón de masajes para estrellas de rock, Charly arranca con «Instituciones». Un clásico de Sui Géneris para las nuevas generaciones: «Yo miro por el día que vendrá, hermoso como un sol en la ciudad y si me escuchas bien, creo que entenderás por qué yo esperé en vano que me dieras tu mano», canta Charly y la procesión va por dentro.

Con una réplica de la Torre Tesla como principal escenografía, García arremete con otro clásico de su discografía, y «Cerca de la revolución» luego los nuevos La Máquina de ser feliz, King Kong y Lluvia, tres temas de la última cosecha.

Llega «Rezo por vos» con sus músicos más que atentos,  Fabián «Zorrito» Quintiero, la cantante Rosario Ortega y los músicos chilenos Kiuge Hayashida, Carlos González y Toño Silva, que  muestran su oficio canción tras canción.

«Me siento mucho mejor», «Promesas sobre el bidet» y «Demoliendo hoteles» fueron también entregas para los enloquecidos fans.

Y hoy como ayer llega  «Los dinosaurios», mientras en la pantalla se reproducen imágenes del juicio a las juntas militares El final fue con  casi dos mil asistentes cantando las estrofas de «Inconsciente colectivo» y «El fantasma de Canterville»

 

DEJA UNA RESPUESTA