Quemaron mil kilos de marihuana cultivada junto a tomates y morrones en Mariano Acosta

MARIANO ACOSTA- El secretario de Seguridad, Sergio Berni, detalló que la plantación tenía «tres mil metros cuadrados y casi cuarenta invernaderos», en un predio «cuya actividad principal es la siembra de tomates y morrones», pero «escondidas, camufladas, había casi tres mil plantas de marihuana de primera calidad».

Unos mil kilos de marihuana fueron quemados hoy tras ser descubierta su plantación oculta entre una siembra de tomates y morrones en la localidad bonaerense de Mariano Acosta, donde los dueños, que fueron detenidos, tenían trabajando en estado de semiesclavitud a unas 15 personas, muchas de ellas menores.

El secretario de Seguridad, Sergio Berni, detalló que la plantación tenía «tres mil metros cuadrados y casi cuarenta invernaderos», en un predio «cuya actividad principal es la siembra de tomates y morrones», pero «escondidas, camufladas, había casi tres mil plantas de marihuana de primera calidad».

Berni destacó que los traficantes utilizaban «una técnica de cultivo muy sofisticado, con sistema de riego artificial y hormonas, para poder cosechar una importante cantidad de cogollos, que es la flor de la marihuana y lo que mayor sustancia activa tiene, que es el tetrahidrocannabinol».

Se trata de un campo de 13 hectáreas ubicado en esa localidad del partido de Merlo, donde los traficantes habían levantado invernaderos en su propiedad, en la que fueron secuestrados tres tractores, una camioneta Volkswagen Amarok y tres escopetas.

Berni explicó que en el operativo, denominado «Granja Invisible», se realizaron «siete allanamientos en diferentes lugares de la Capital Federal y conurbano bonaerense, donde fueron detenidos los cuatro sindicados cabecillas y dueños de esta plantación, quienes vivían en countries de la provincia de Buenos Aires, y se secuestró una importante documentación y autos de alta gama.

El juez federal de Campana, Adrián González Charbay había ordenado la inmediata quema de la droga al entender que «por la particularidad del caso, ya se extrajeron todas las muestras, todo el material para las pericias, de modo que no tiene sentido trasladar todo este material y conservarlo».

«Ya hay muestras suficientes para que las partes puedan, eventualmente, pedir las contramuestras o un nuevo control y, por un tema seguridad, se va a proceder a la quema con todo el resguardo sanitario necesario», afirmó esta tarde en el lugar el magistrado a cargo de la causa.

En tanto, Berni señaló que el operativo demandó «seis meses de investigación» y que surgió a partir de otra causa en Campana en la que también intervino el juez Charbay.

El funcionario añadió que se trató de una pesquisa «por venta de marihuana en la que se diO con los proveedores, que eran los de esta plantación, donde habían traído a quince personas que estaban en un estado de semiesclavitud, y eran utilizadas en la explotación y el cultivo del tomate y el morrón, además de la marihuana».

En el operativo participaron efectivos de la Policía Federal y de la bonaerense, y la causa fue caratulada como «siembra y cultivo de estupefacientes y trata de personas».