Chicos de una escuela de Junín crean un auto ecológico que ya está compitiendo con éxito en las carreras

JUNÍN-  Un vehículo ecológico construido por alumnos de la Escuela de Educación Secundaria Técnica N° 1 “Antonio Bermejo” de Junín, fue premiado por su diseño tras competir por segundo año consecutivo en las competencias organizadas por Desafío Eco, una entidad encargada de organizar carreras de coches eléctricos que no dañan el medio ambiente.

“La idea surgió en 2013 con la propuesta de profesores que lo habían visto en la web. La escuela le dio impulso al proyecto y se eligieron a los chicos que trabajan con la disciplina de Automotores”, explicó David Camps, docente y jefe de área. Luego de competir el año pasado con un auto de tres ruedas, en esta oportunidad participaron con uno de cuatro como exige el reglamento, por lo cual Desafío Eco reconoció el diseño de la escuela juninense.

El objetivo principal no es ganar las competencias, sino constatar el nivel de autonomía de los prototipos, es decir cuánta distancia pueden recorrer con las baterías.

“Al inscribirnos, desde la organización de la competencia nos mandaron las llantas, el motor con tres baterías y el kit para los frenos. La carrocería la tuvimos que armar nosotros”, indicó Camps. Los alumnos, 13 en total en una escuela que tiene 1.200 repartidos en 3 turnos, trabajaron los fines de semana y los feriados para poder tener el auto a punto. Esa labor les llevó dos meses y medio.

“Trabajó un grupo de Automotores, toda una división de 13 alumnos”, refirió el jefe de área. Y así como hicieron el auto en 2013, este año también tuvieron que empezar de cero con el modelo de cuatro ruedas, prototipo que se vio en La Plata en noviembre, en la Feria de Ciencias.

Este año hubo tres carreras a igual que en 2013, una en Rafaela y dos en Concordia, provincia de Santa Fe y Entre Ríos, respectivamente. En la última competencia del año, el auto de la Escuela Técnica quedó séptimo sobre 72 participantes y en la clasificación general del año, sobre 76 autos el vehículo terminó en el noveno puesto.

“Contamos con el apoyo de la comunidad educativa, del municipio y de legisladores de la zona”, cuenta Camps. Por ejemplo, consiguieron apoyo para la pintura del coche. Además, se tuvieron que movilizar a las carreras, con dos profesores, dos chicos como pilotos y otros dos como auxiliares en boxes. El desafío es volver a participar en 2015, con un auto nuevo y otra división, con la posibilidad de sumar un nuevo premio.