“¿Qué sabe Portal de controlar y cuidar niños?”

 

HURLINGHAM-  Por Raúl Coria. NoraShulman Es Directora Ejecutiva del Comité Argentino de Seguimiento y Aplicación de la Convención Internacional de los Derechos del Niño y desde esa institución sigue el Caso Grassi con especial atención. Ahora con el cura preso su principal preocupación es el presente y el futuro de la Fundación Felices los Niños.

-¿Cómo vivió este aparente final del proceso, con Grassi cumpliendo su pena en una cárcel?

-Con gran satisfacción, porque es algo que veníamos pidiendo obviamente después de que salió la primera condena que fue bastante escandalosa, donde efectivamente lo condenaron, pero casi no le daban restricción de ningún tipo, con lo cual él entraba y salía de la Fundación, seguía dando misa, se manejaba como si realmente no estuviera condenado a nada. Bueno, esto fue una verdadera marcha en el desierto. Ahora yo digo que en realidad, lo metieron preso como Al Capone no? No va preso por la causa principal sino porque violó las mínimas restricciones que tenía, por ejemplo hablar de los chicos…

-Se confió en exceso y actuó con impunidad

-Exacto. Con la misma impunidad con la que se manejaba siempre él y su amigo Raúl Portal que tienen la misma metodología. Pero bueno, ahora, con la condena de la Corte Suprema de Justicia de la Provincia más el dictamen impecable de la Procuradora, que dice con toda la razón que no se sabe por qué le han creído a Gabriel, -cosa que está muy bien que le hayan creído- y no le creyeron a Ezequiel no? Siendo que, por ejemplo. Luis declaró diez hechos que le habían ocurrido a él, pero con lujo de detalles, por ejemplo relatar exactamente cómo era el cuerpo del cura, hasta su habitación hasta la forma del abuso, digamos no podían no creerle porque sabemos que en temas de abuso sexual, el testimonio más valioso es justamente lo que dice la víctima, la palabra de la víctima. Lo mismo con Ezequiel, con menos episodios y sin llegar a haber violación, pero no nos olvidemos que era un niño de once años en ese momento.

-¿Este dictamen de la procuradora María del Carmen Falbo es del 2011?

-Es del 2011 si. Porque fue cuando le pidieron opinión para la Corte de la Provincia. Lo que pasa es que notificaron los fallos anteriores y estos chicos quedaron afuera pero ahora hay que seguir… hay que seguir. Vamos a presentar los recursos del Comité de Seguimiento como el del Dr. Calcagno, que es el abogado particular de Luis, y bueno veremos qué pasa y ojalá tengan suerte estos chicos porque nosotros decimos que la única reparación para la situación y para lo que han vivido estos chicos es tenerlo a este hombre preso y condenado no hay otra forma.

-Respecto a la administración de la Fundación Felices Los Niños. Hay chicos que siguen asistiendo, otros viviendo, ¿Cuál va ser el futuro de la Fundación?

-Entre las muchas mentiras que se dijeron, se dijo que nosotros queríamos quedarnos con la Fundación y nada más alejado de la verdad. Lo que sí a nosotros nos interesan los chicos, no la fundación y en ese sentido, la propuesta nuestra es que eso sea un predio abierto que lo usen todos los chicos de Hurlingham, ya que tiene instalaciones fantásticas, de deportes, hay una escuela, que todo eso sea utilizado por la comunidad, me parece que este es el mejor destino que se le puede dar a la Fundación.

Por otro lado estamos preocupados por saber que pasa con esos chicos, los 400 chicos según Portal (actual presidente de la Fundación), que tampoco sabemos bien cuanto son.

-Algunos dicen que no hay alojados más de 70

-Bueno, Portal dice 400… 70 o 1 es lo mismo.

-Si, está bien, perfecto. Es cierto. La prioridad es ocuparse de cada uno de esos pibes. ¿La iglesia tiene responsabilidad en la Fundación?

-No, según lo que yo tengo entendido, en la época de Monseñor Justo Laguna, Grassi se separó de su congregación, de los salesianos, y al separarse la congregación ya no dependía del Obispado. Y esa es una Fundación como puede ser una fundación para enfermos de SIDA o de otro tipo. No depende de la Iglesia. Es una Fundación absolutamente independiente por lo tanto, nadie sabe quien mandó a la Fundación esos 70 o 100 o 400 chicos que están ahí adentro. Porque el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires tiene cerrado el ingreso a esa institución y solo ayuda con subsidios a la escuela que está en la Fundación. El gobierno nacional no envía chicos porque incluso tiene por decisión política que a las macroinstituciones ya no van más con lo cual si hubiera algún remanente de chicos habría que ponerlos en una casa más chica, en algún lugar donde puedan salir, entrar, tener toda la facilidad. Entonces la idea nuestra es peticionar a las autoridades de Nación y de Provincia para que hagan una auditoría y en esa Auditoría que vean si son 70 chicos a ver cómo los reacomodamos y fundamentalmente cómo fue el ingreso de esos chicos, quién los mandó.  Yo creo que ahora es el momento para preocuparse por eso. Porque además están a cargo de Raúl Portal que no tiene ninguna experiencia pedagógica. ¿Qué sabe Portal de controlar y cuidar niños?.

-Raúl Portal quedó como presidente de la Fundación.

-Sí, y además, según me dijeron, volvió un personaje siniestro que ustedes lo conocen que es Juan Domingo Pérez.

-Juan Domingo Pérez que fue el administrador de la Fundación, con muchos cuestionamientos.

-Totalmente, totalmente, primero hay que recordar que era un golpeador, que tenía restricción para ver a su mujer y a sus hijos. Con esos antecedentes está a cargo de niños…esto ya la verdad, ya pensamos que era una etapa superada la de Juan Domingo Pérez y resulta que el otro día nos volvimos a enterar que vuelve a estar adentro.

-Volviendo al tema del predio, que pertenecía o pertenece al INTI, ¿podría servir para una enorme cantidad de cosas valiosas para los pibes no?

-Allí hay cosas fantásticas, que pueden mantenerse con políticas públicas en la medida que sea un espacio para todos los chicos de la comunidad, que entren y salgan, que sea de puertas abiertas y entonces uno pero con todo gusto tanto el gobierno nacional como el provincial ayudaría a mantenerlo y a tenerlo lo mejor posible.