Los barrabravas de Morón en la larga noche de la dictadura

 

MORÓN «¿Dónde está el polaco?», la historieta con guión de Fabio Zurita y dibujos de Francisco Baron basada en la historia de la barra del Club Deportivo Morón entre 1970 y 1984 es un mosaico de la violencia institucional de la dictadura y de la resistencia de las hinchadas frente a la represión policial.

Con prólogo de Juan Sasturain y Osvaldo Bayer, esta novela gráfica -publicada por X Ediciones- hila los entretelones del tablón futbolero -sin olvidar el mito fundante de la barra con códigos- con la historia de El Polaco, de una barra que desapareció durante la dictadura y que reapareció tras el reclamo de la hinchada.

Pero, quizás el valor más intrínseco de este relato es cómo revela una organización poco convencional e improvisada que desorientaba al sistema: barras frente a barras, pero principalmente barras contra la fuerza del orden de la dictadura.

Zurita se destacó como director del documental «Pato Criollo» sobre la violencia en el fútbol. Este fue el germen de este trabajo. «Trataba sobre la represión de la policía contra los barras y las estadísticas marcaban más muertes por el accionar policial que las peleas de hinchadas», contó a Télam.

En los años 70 y, con la irrupción de la última dictadura militar, la composición barrabrava cambió. Ya no eran grupos de barrios, sino que espontáneamente se integraban diversos individuos, divergentes, de diferentes extractos sociales, económicos y culturales. «Eran barras sin jefe ni capo», dice Zurita.

Y rescata en su trabajo tres hechos clave que sintetizan el espíritu. En 1975, un acto de gatillo fácil es el origen de la amistad que hasta hoy perdura entre las hinchadas de Tigre y Morón. Otra situación, en plena dictadura, cuando miembros de la barra de Morón ingresaron al estadio con una bandera que tenía la leyenda: «aparición ya con vida».

Y el último eslabón que retoma Zurita es la desaparición de un hincha de Morón en 1983 después del partido contra Chacarita. «Un asunto que provocó hacer cantar a la tribuna `Que aparezca, que aparezca el polaco`. Y apareció detenido en la comisaría de Villa Ballester».

«Las barras en ese tiempo no estaba con el poder de turno, no había connivencia de ningún tipo, eran víctimas porque en todos los partidos había represión. Nadie reclamaba sobre el gatillo fácil, era normal que se reaccionara en grupo. Era una resistencia, se enfrentaban con la policía, cantaban la Marcha Peronista o la silbaban», agrega Zurita quien investigó en archivos y habló con viejos hinchas de Morón.

«¿Dónde está el polaco?» es un fresco histórico que demuestra que no todo es negociado, dirigencia sospechada, relaciones carnales con los poderes de turno, fuerzas de choque y sangre. La historieta rescata un pasado de conciencia, es, en palabras de Sasturain, «una saludable leyenda agridulce. Hubo, en el aguante, un terrible tiempo que fue hermoso».