Abuelas de Plaza de Mayo, Paka Paka, nietos, bisnietos, Estela de Carloto, cumpleaños 35

BUENOS AIRES- El cumpleaños 35 de Abuelas de Plaza de Mayo se festejó junto al segundo aniversario del canal Paka Paka, con un festival en la plazoleta del Ministerio de Educación, que reunió a la titular de la organización, Estela de Carlotto, con nietos recuperados y bisnietos, para pedir que la señal infantil pueda verse en todo el país.

La fiesta que reunió a programadores de televisión y artistas para chicos con Abuelas y el público infantil se gestó «a partir de pensar que con 35 años de lucha tenemos una cuarta generación, desde abuelas que tienen 93 años a bisnietos», dijo Verónica Fiorito, directora general de Canal Encuentro.

«Nos une el poder garantizar los derechos para los chicos, las abuelas lucharon mucho por el derecho a la identidad, que se tiene desde que uno nace, y nosotros apuntamos al derecho a la educación y a jugar, que es el espíritu de este festival», afirmó la directiva del canal donde comenzó a emitirse Pakapaka.

La fiesta empezó a las 15, cuando la formación de percusión La Chilinguita batió el parche y desafió a replicar con palmas su rítmica festiva.

Pedro Sandoval, uno de los nietos recuperados por Abuelas, dijo que se sentía «reviviendo la infancia», al tiempo que apostaba a que la transmisión de los mayores a los más chicos de la historia de búsqueda de bebés apropiados durante la dictadura «genere preguntas que lleven a buscar la propia identidad».

Otro de los nietos recuperados subió al escenario con su hija Marina, de unos diez años, a saludar desde el escenario: «Estoy acá porque sé que soy Manuel (Goncalves) y no Claudio», dijo en alusión al nombre con el que creció hasta dar con su familia biológica.

A la hora de la torta, Carlotto subió con todos los protagonistas al escenario, recibió un cartel hecho por una nena y recordó que «todavía hay chicos que no pueden ver Pakapaka».

Entre los asistentes figuraron el titular de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual, Martín Sabatella, y el director de Radio y Televisión Argentina, Tristán Bauer.

El ministro de Educación, Alberto Sileoni, dijo a Télam que «se cumplían 35 años de existencia de Abuelas y dos de Pakapaka y ellas, con gran generosidad, nos dijeron que nos acompañaban».

«Están los chicos que disfrutan Pakapaka, están los adultos, y hay una temática en común que es la búsqueda de identidad nacional, personal, y de valores de solidaridad», consideró.

Con la conducción de Sol Canesa y Los Cazurros, el festival incluyó a artistas como Papando Moscas, Mariana Cincunegui y Bahiano.

A modo de picnic, padres, chicos, maestras y vecinos se esparcieron por el pasto del paseo del Ministerio y la plaza Pizurno, donde no faltó un «rincón de pintura» para que los más pequeños hicieran arte.

«Llegamos con 320 personas porque cada celebración de Pakapaka es una alegría, y fuimos transmitiendo a barrios y escuelas la campaña por un canal inclusivo para los chicos», dijo una integrante de la asociación Tendiendo Lazos, de Carmen de Areco.

La mujer contó a esta agencia que ayudó «con el amparo ante Cablevisión para que Pakapaka pudiera estar en la grilla de los cableoperadores».

En términos de balance, Fiorito consideró que «es posible, a tres años de la Ley de Medios, pensar en un canal argentino de contenidos nacionales hecho en Argentina por argentinos, lo cual era impensable».

«Hay un lugar para nosotros y un respeto de la televisión que no ve (lo argentino) como algo folklórico sino que nos muestra con todos los matices cosas divertidas, historias fuertes como las de Abuelas y también `La galera encantada` cantando a María Elena Walsh: todo eso tiene que mostrarse», opinó.

No obstante, aún persisten las dificultades, ya que «nos quedan la mayor parte de los cableoperadores por subir (la señal) y eso representa unos tres millones de chicos sin ver Pakapaka porque los cableoperadores del grupo Clarín no suben Pakapaka», contó.

«Hoy hay una oferta en la televisión de Pakapaka al lado de los canales internacionales, y si veo chicos acá pasando al lado de (una recreación de) San Martín, Paso, Simón Bolívar, y juegan a saber los nombres, tiene que ver con los logros que uno va teniendo: falta mucho pero existimos», reivindicó.