El Grupo Fénix se reunió con objetivos de recuperar el empleo e impedir que se destruya la industria

BUENOS AIRES- En su primera aparición pública y como una expresión diferente al grupo de dirigentes denominado Esmeralda, el nuevo colectivo de jefes comunales destacó la importancia de «trabajar sobre el universo de los 55 intendentes peronistas».
Bajo el nombre de la mítica ave que perecía quemándose y luego revivía de sus propias cenizas, intendentes bonaerenses nucleados en el Grupo Fénix hicieron su primera aparición pública con una recorrida por una fábrica textil del partido de Merlo, donde manifestaron su aspiración de lograr la unidad «sin exclusiones» de los 55 intendentes peronistas de la provincia de Buenos Aires.
“La gran tarea es trabajar sobre el universo de los 55 intendentes peronistas que conformamos el campo popular profundizando sobre los temas que preocupan al pueblo”, explicó el jefe comunal de Merlo, Gustavo Menéndez, en diálogo con la agencia oficial Télam.
En este sentido, señaló que a quienes integran el espacio les gusta «hablar de la cultura del encuentro, de esa necesidad imperiosa de todos los argentinos» aunque indicó: «primero hacia adentro de nuestro partido y después hacia afuera”.
“No nos van a ver hablando de otra cosa, nos van a ver hablando de las cuestiones que tienen que ver con los problemas que enfrentan nuestros vecinos todos los días”, insistió Menéndez, a la vez que admitió que quieren «volver a gobernar la Argentina». «Tenemos que volver mejores de lo que nos fuimos”, agregó.
De la recorrida por la fábrica textil Telas Modelo, ubicada en Garay 3210 de Merlo Norte, participaron además de Menéndez los intendentes Juan Ustarroz (Mercedes), Walter Festa (Moreno), Ricardo Curutchet (Marcos Paz), Francisco Echarren (Castelli), Leonardo Nardini (Malvinas Argentinas), Verónica Magario (La Matanza), Ariel Sujarchuk (Escobar) y Santiago Maggiotti (Navarro).
Magario manifestó que el Grupo Fénix es “un conjunto de intendentes» que trabajan «en función de los intereses de la gente para que no sigan perdiendo el trabajo», para «no permitir que se destruya la industria” y aseguró que no les interesan «las elecciones”.
“Los intendentes del peronismo no nos estamos separando; al contrario, nos estamos uniendo porque nos une la gestión y estamos convocando a todos sin límites”, remarcó al restarle importancia a las diferencias que mantienen con el Grupo Esmeralda, que encabezan los intendentes Martín Insaurralde (Lomas de Zamora) y Gabriel Katopodis (General San Martín).
En tanto, Nardini afirmó que “muchas veces desde los medios de comunicación lo que quieren es generar fracturas», pero que desde ese espacio van «a hacer lo imposible, a dejar hasta la última gota de aliento para unir al peronismo”.
“Lo vamos a unir no sólo para ser una opción electoral competitiva sino también para remarcarles tanto al gobierno provincial como nacional las cosas que vemos que están mal”, añadió.
Por último, Festa sostuvo que el Grupo Fénix “es un espacio político que empezó con un perfil bajo, pero de a poco va creciendo y se va multiplicando en función de alcanzar la unidad de todo el peronismo”.

DEJA UNA RESPUESTA