Una multitud fue a la Base Aérea de Morón para disfrutar del festival «Argentina Vuela»

Aviso publicitario
banner moron

Centenares de miles de personas disfrutaron el fin de semana del festival «Argentina Vuela» que se celebró en la Base Aérea de Morón, coincidiendo con los festejos por el 110° aniversario de la creación de la Fuerza Aérea Argentina y 40 años de la gesta de Malvinas.

Para la jornada de cierre asistió el ministro de Defensa, Jorge Taiana, quien refrendó los derechos soberanos sobre el archipiélago austral, al afirmar que el país no cesará de «reclamar para que vuelva a ser administradas por argentinos».
Presente en los festejos, el intendente de Morón, Lucas Ghi, puso en números el masivo interés que concitó en la población las exhibiciones en vuelo y muestras en tierra de organismos y asociaciones aéreas de la Argentina, al estimar en «más de tres millones» las personas que participaron en las dos jornadas del festival, que tuvo entrada libre y gratuita.
Taiana agradeció a las personas que se acercaron a la Base Aérea Militar Morón porque -dijo- «con su presencia han demostrado el interés y el acompañamiento hacia nuestras Fuerzas Armadas. Vivimos dos jornadas de alegría y reencuentro».
El titular de la cartera de Defensa agregó: «He dicho muchas veces que nadie se salva solo, y acá vemos que juntos podemos hacer muchas cosas. Hace ocho años que no se hacía este encuentro, y este año la Fuerza Aérea puso todo su empeño, Morón apoyó y sobre todo el público que vino masivamente».

Por su parte, el brigadier Xavier Isaac afirmó: «Se vieron diferentes sistemas de armas y la destreza de los pilotos. Fue un enorme esfuerzo que hicimos con el Ministerio de Defensa para que esto sea una fiesta».

En la edición 2022 del evento, uno de los más importantes de la aeronáutica militar y civil, se conmemoró el 110° aniversario de creación de la Fuerza Aérea y los 40 años de la gesta de Malvinas.
El festival contó con pasajes aéreos, lanzamiento de paracaidistas, exhibiciones estáticas y se presentaron globos aerostáticos, junto con stands vinculados al mundo de la aeronáutica y charlas informativas a cargo de representantes de las distintas áreas y secretarías de la cartera castrense, fue informado de modo oficial.
En los dos días del evento diversas aeronaves hicieron pasajes aéreos, entre las que participaron B-45 Mentor Escuadrilla Histórica; TC-12 Beechcraft Hurón; FK- 28; IA- 63 Pampa II; T-6C Texan II; EMB-312 Tucano; A-4 AR Fightinghawk, IA- 63 Pampa III; Twin Otter, Boeing B-737, y Hércules C-130.
También los helicópteros Lama, Hughes 500, Bell 412 y Bell 212. Se realizó, además, el lanzamiento de paracaidistas de la Armada Argentina y del Grupo de Operaciones Especiales de la Fuerza Aérea.

Otras de las atracciones fue la pasada del reconocido piloto acrobático de la aviación civil Jorge Malatini, y además se presentaron aeromodelistas y globos aerostáticos.
Las dos jornadas del evento tuvieron días espléndidos en cuanto a lo climático, con mucho sol pleno y cielo despejado, eso favoreció para que miles de familias, grupos de amigos y aficionados a la aviación disfrutaran las muestras y exhibiciones sobre el césped junto a la pista de la base aérea.
Además de las exhibiciones áreas, una de las atracciones que despertó gran interés en el público eran los hangares del Museo Nacional de Aeronáutica, donde se les explicaba a los visitantes la participación que algunos de esos aviones tuvo en la Guerra de Malvinas o los hitos que representan otros para la industria aeronáutica nacional.
A través de los parlantes, pilotos de la Fuerza Aérea orientaban al público hacia donde debían mirar para estar atentos a la llegada de los aviones y explicaban cada una de las maniobras que estos ejecutaban.
Las simulaciones de combate aéreo eran seguidas con fuerte atención y expresiones de asombro cada vez que los aviones se cruzaban en el aire a baja altura, alta velocidad y con poco espacio entre ellos, mientras que cada vuelo rasante era saludado por la multitud, que elevaba los brazos al cielo.
«Siempre fui fanático de los aviones, y la última vez que se había hecho este festival en 2014 había traído a mis tres hijos que eran chicos y se quedaron fascinados», contó a Télam, Daniel, un administrativo de 56 años oriundo de Florencio Varela.

Y aunque estaba vez pensaba llegar al festival junto a su esposa, «porque ellos tres ya están más grandes y tienen sus cosas, en cuanto les dije que veníamos se sumaron porque todavía se acordaban de lo bien que la pasaron aquella vez», añadió.
Natalia, una trabajadora de la economía popular de Morón, dijo a Télam que se enteró hace un par de días del festival y decidió visitarlo.
«Aprovechando que es gratis nos vinimos porque en las vacaciones de invierno no pudimos llevar a los chicos al circo; yo recuerdo haber visto volar aviones desde mi casa hace tiempo, pero estar acá es otra cosa; además todo está muy organizado y los chicos los están disfrutando muchísimo», señaló.

DEJA UNA RESPUESTA