Se estrena «Fábricas», una miniserie sobre casos reales de empresas recuperadas

BUENOS AIRES- Está basada en la quiebra de las empresas tandilences Impopar y Cerámica Blanca en 2003, las cuales fueron tomadas por un grupo de trabajadores que las recuperaron. Dirigida por Víctor Laplace y Diego Poleri y protagonizada también por Laplace, Susú Pecoraro, Carlos Portaluppi, Marcelo Savignone, Belén Blanco y Cristina Murta, podrá verse este miércoles por la TV Pública, a las 23.30.

Los ocho capítulos de una hora filmados se centran en la cotidianidad, los amores y desengaños de los trabajadores, mientras intentan recuperar las fuentes laborales en plena incertidumbre, fue producida y grabada en esa ciudad bonaerense.

Marcelo Savignone, actor y director al frente de la puesta «Ensayo sobre La Gaviota» interpreta a Damián, un hombre que deja Buenos Aires y sus problemas con las drogas para refugiarse en la calma de Tandil, trabaja en la fábrica, aunque entra en vacaciones cuando ocurre la toma.

El protagonista describe su labor en la producción como, «muy conmovedora e intensa, especialmente el día en el que filmamos la escena en la que se decidía la toma del lugar, porque los verdaderos laburantes estaban presentes allí».

Los actores de esa ciudad Lucas Máximo, María Luz García, Diego Baretta, María de los Ángeles Aznar, Claudia Gayo, Mary Boggio, Adrián Polich, Julio Lester, Analía Ríos, Natalia Camio y Sergio Saltapé, entre otros completan el elenco, junto a un equipo integrado por distintos profesionales del país, junto a más de 40 técnicos.

Los trabajadores de las cooperativas que hoy gestionan las dos fábricas de la historia acompañaron el proceso de producción, «fue muy bello -continúa- ser testigo de la emoción en sus miradas, mientras interpretábamos lo que ellos realizaban en el mundo real, logré ver la emoción que tenían al recordar el momento en que tomaron aquella decisión tan valiente», destaca quien estuvo casi tres meses instalado en el lugar para filmar.

En relación a la dinámica del rodaje, el dramaturgo puntualiza que, «pudimos discutir escenas y compartirlas con Belén (Blanco), Portaluppi (Carlos) y la presencia del tandilense Víctor (Laplace), más el peso de los obreros mientras transitaban la experiencia en torno a su empleo».

«Tuve escenas maravillosas -confiesa- con la gente, la mayoría no eran actores, y se entregaron de una manera que incrementó muchísimo nuestro compromiso, ese clima también se reflejó en mi personaje, quien termina transformado y en plenitud por tres cuestiones que al principio de la trama parecían complejas, la relación con su hijo homosexual de 19 años, el amor por una operaria (Blanco) y la defensa de su puesto laboral».

Savignone, hombre de teatro, afirmó que “volver a la pantalla chica de este modo estuvo muy bueno, ya que me encontré con los desafíos que imponen mis limitaciones como actor, y no con las limitaciones que suele tener el medio», afirma el dramaturgo, con dos nominaciones a los premios Ace por «Ensayo sobre la Gaviota», una audaz búsqueda capaz de recorrer los senderos de la obra original de Chéjov «La gaviota», como por «El cuaderno de Trigorín» de Tennessee Williams.