La lucha por estatizar el hotel Bauen recorre los espacios Incaa del país

BUENOS AIRES- El documental «B.A.U.E.N. Lucha, cultura y trabajo», con el que el grupo Alavío recorre 11 años de lucha de los trabajadores que recuperaron ese hotel en el centro porteño y que ante la amenaza del desalojo exigen la expropiación y la estatización, está girando por Espacios Incaa de toda la Argentina.

Fabián Pierucci, realizador de Alavío, comentó en charla con Télam que “los Espacios Incaa están dando una política pública de acceso a este tipo de materiales y sentimos que cada proyección en cualquier ciudad del país es un acto de resistencia contra el desalojo de la cooperativa B.A.U.E.N.”.

En el mismo sentido, el cineasta consideró que “nos defendemos con nuestras cooperativas, nuestras organizaciones, con los Espacios Incaa, porque los buenos estamos todos del mismo lado”.

La serie de proyecciones que comenzaron el 2 de junio en el Gaumont porteño, sirve para visualizar un conflicto que parece haber entrado en una etapa decisiva El vínculo entre los trabajadores del hotel sito en Callao 360 de la ciudad de Buenos Aires, e inaugurado en coincidencia con el Mundial de Fútbol de 1978 realizado en la Argentina durante la última dictadura, y el grupo audiovisual tiene una historia común que explica el carácter de coproducción del filme.

“Los compañeros del Bauen bancaron muchas de las cosas que hicimos en estos 11 años, la vida cotidiana, el trabajo. Y eso aparece en la película, igual que los materiales usados para las distintas campañas porque creemos en el uso instrumental del cine para convocar acciones, para actividades de formación interna y también para explicarles a las visitas el por qué de esta lucha”, repasó.

La puesta pública del largometraje, de 75 minutos de duración, con una serie de proyecciones que comenzaron el 2 de junio en el Gaumont porteño, sirven para visualizar un conflicto que parece haber entrado en una etapa decisiva a partir de marzo pasado cuando la jueza Paula Hualde falló a favor de la empresa Mercoteles y deberá poner fecha a una inspección y al posterior desalojo.

Lejos de cualquier inquietud al respecto, Pierucci indicó que “tenemos una enorme expectativa en alcanzar una solución política pero, también, una gran voluntad de resistencia que le va a poner un freno a cualquier intento de desalojo”.

Poniendo el foco en el costado político de la resolución, detalló que “en el Congreso existen cuatro proyectos de ley: de Victoria Donda, de Adriana Puiggrós, de Carlos Heller (que fue el que contó con mayor participación de la cooperativa) y de Héctor Recalde, lo que prácticamente responde a todo el espectro del arco político”.

Al amparo de ese apoyo en el Congreso de la Nación, el director verbalizó la intención de los trabajadores del hotel de que “el Poder Ejecutivo intervenga a través del Ministerio de Economía en la verificación de la deuda de Mercoteles con el Banade”.

“De ese modo -sostuvo el realizador- tiene que producirse la intervención del Estado nacional para que así recupere un patrimonio que le corresponde”.

Para Pierucci, la situación del Bauen “puso a un pequeño grupo de trabajadores desocupados en resguardo del patrimonio nacional, lo que implica que es una experiencia inédita”, resumió.