Traumático debut en el aeropuerto de El Palomar: llegó el avión sin pasajeros

Por Gabriela Chamorro.

 MORÓN-Pero como si fuera una avantpremiere sin público o una exhibición de fútbol sin pelota, el aeropuerto de El Palomar se presentó sin que llegaran los pasajeros, que después de varias horas de atraso, bajaron en Ezeiza. El avión llegó vacío a El Palomar. La empresa Flybondi viene sumando una serie de hechos bochornosos.  Días atrás la aerolínea voló de Mendoza a Córdoba, pero el equipaje lo tuvo que mandar en camión por cuestiones de «sobrepeso». En enero, antes de comenzar a volar oficialmente, la empresa había registrado otro «incidente» en el que tuvo que abortar un vuelo por una «falla» técnica a los pocos minutos de despegar.

Es un hecho que Jorge Newbery se debe estar revolviendo en el otro mundo, presenciando desde el más allá los papelones que la flamante empresa de low cost, Flybondi, está haciendo día a día.

Y no es para menos, parece una película cómica, sobre todo porque a pesar de los amparos, de los informes contrarios a que su funcionamiento sea positivo para algo o alguien -sólo es un hecho que lo es para los accionistas de la empresa y sus amigos-, del incumplimiento de leyes que preservan lugares históricos y de papeles emprolijados en tiempo récord  la supuesta empresa líder no logra despegar ni a ras del suelo y se convirtió en blanco de bromas en las redes sociales, en donde aparecieron quejas de todos los tonos, palabras «soeces», expresiones de disgustos y la síntesis más representativa del sentir de los usuarios condensada en la frase «Dejá, me vuelvo con Chano».

El último traspié dejó al siempre sonriente ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, con el atril preparado, los sanguchitos en la heladera para el ágape, los fotógrafos oficiales, funcionarios invitados al convite y los medios convocados, totalmente frustrados, en el aeropuerto ensamblado en la base militar de El Palomar en una conferencia de prensa preparada para recibir al primer avión en el aeropuerto hecho a la medida de Flybondi.

Pero como si fuera una avantpremiere sin público o una exhibición de fútbol sin pelota, el aeropuerto se presentó sin que llegara un avión. Es que la pista no estaría preparada para el rebote de las gotas de lluvia, y eso obligó a la nave a no terminar su vuelo con los pasajeros en la zona oeste sino en Ezeiza

Horas antes un vuelo de la empresa demoró siete horas su salida de Córdoba a Bariloche y luego no partió de esta última ciudad para evitar viajar de noche (¿). Los pasajeros que embarcaban a las 16.20 tuvieron que hacerlo 17 horas después.

Lo cierto es que una firma que comienza su vuelo promocional con un aterrizaje de emergencia parece no estar signada a que la buena suerte la acompañe y ése parece ser el destino de Flybondi, y lo que es peor de quienes se animen a subir los peldaños de la escalerita para ahorrarse unos pesos o probar por primera vez lo que es cruzar el cielo en un avión. Es nuestra función como medio de comunicación informar a los futuros pasajeros que deben de estar preparados para pequeños «detalles» como por ejemplo bajar en su destino con su bolso de mano y con lo puesto como les ocurrió días atrás a quienes tomaron el vuelo de Bariloche a Mendoza y por limitaciones técnicas vinculadas a cuestiones de peso, no pudieron ver que sus valijas suban a la aeronave, por lo que fueron trasladadas en camiones que llegaron muchísimas horas después. Las autoridades quisieron justificar la ineficiencia y la improvisación diciendo que ese modelo de avanzada de aeronave tenía que llevar una carga mayor de combustible y que la elección obvia entre el peso del líquido vital y las valijas había sido la primera.

Pablo Biro, Secretario General de APLA, Asociación de Pilotos de Líneas Aérea pudo arrojar más luz cuando la noticia llegó a los medios y dijo la verdad, «el avión no tiene la certificación RVSM, que requiere una mayor precisión en el instrumental de la aeronave, con más controles; por lo que tiene que volar debajo de niveles óptimos de altitud por lo que consume más combustible y al comercializar a full el avión tiene que dejar valijas abajo»

Día tras día la performance de la ya polémica empresa da que hablar.  Los medios afines al gobierno tratan de enaltecer las virtudes del nuevo aeropuerto, aunque para muchos funcionarios el tema debe generar algunos dolores de cabeza, mientras que los vecinos se dividen, entre los que, con muchos argumentos, se oponen al aeropuerto y al funcionamiento de Flybondi y aquellos que  creen que la reconversión de la base en aeropuerto comercial redundará en no pocos beneficios para la zona,  también varios que, con sus tickets comprados, estén pensando seriamente en postergar la aventura.

QUE SE DIJO EN LAS REDES SOCIALES

El periodista RaulKollmann escribió: «La pregunta es si en la Argentina tenemos los controles adecuados para las low cost, más todavía cuando son negocios asociados a empresarios del gobierno ¿Dejarían volar en Europa a una low cost que tiene 6.000 pesos de capital? ¿Habilitarían un aeropuerto como el de Palomar?».

En el mismo sentido, la ex diputada y diplomática, Alicia Castro le pidió al Ministro Guillermo Dietrich «que le saque la licencia a Flybondi antes de que termine como Lapa. No tienen capacidad operativa, no tienen protocolos de mantenimiento, no tienen autonomía. El único avión que tienen no funciona. No pueden volar con pasajeros».

Por su parte la concejal de Morón, Sandra Yametti publicó en twitter: «No sabemos qué hacían agentes de tránsito de CABA hace unos días ordenando el tránsito en El Palomar. Ya hicimos un pedido de información al Municipio sobre esta intervención sin jurisdicción en nuestro Partido en los días previos a que FlyBondi comenzara a operar».

En tanto el concejal de Hurlingham, Adrián Eslaiman rogó que: «Que la Virgen del Buen Viaje Patrona de Morón, proteja a todos los que vuelen con esta empresa».

 

DEJA UNA RESPUESTA