Programa Sumar: más de mil niños fueron operados de cardiopatías congénitas

BUENOS AIRES- El Ministerio de Salud informó  que, mediante el Programa Sumar, más de mil niños y jóvenes sin obra social fueron operados el año pasado de cardiopatías congénitas. Además, se brindaron 11 millones de prestaciones gratuitas de prevención, cuidado y promoción de la salud.

A lo largo del año pasado, más de un millar de niños y adolescentes sin obra social fueron operados de cardiopatías congénitas con cobertura gratuita, financiada con fondos del Programa Sumar que además brindó más de 11 millones de prestaciones de prevención, cuidado y promoción de la salud al cumplirse una década de su nacimiento, en 2004, impulsado por el Ministerio de Salud de la Nación, a cargo de Juan Manzur.

En 2014, el Programa Sumar, dependiente de la Secretaría de Salud Comunitaria de la cartera sanitaria nacional, brindó más de 11 millones de prestaciones de prevención, cuidado y promoción de la salud para niños, embarazadas, y adolescentes hasta 19 años y mujeres hasta 64 años, quienes recibieron atención médica en 7.242 establecimientos sanitarios públicos de todo el país.

Las operaciones de cardiopatías congénitas se llevaron a cabo en los 17 hospitales que integran la Red Federal Pública de Alta Complejidad, que recibieron más de 10 millones de pesos para fortalecer la atención de estas patologías.

Desde 2010, cuando se puso en marcha la cobertura de cardiopatías congénitas, el Programa Sumar permitió efectuar exitosamente más de 7.000 operaciones, eliminando las largas listas de espera para la atención de ese tipo de enfermedades.

“Queremos garantizar la mejor cobertura y el acceso efectivo a prestaciones de calidad y en forma oportuna a quienes carecen de obra social. Los niños y adolescentes que padecen cardiopatías congénitas reciben un tratamiento integral por medio de una red federal de hospitales que cumplen con los más altos estándares de calidad”, apuntó el coordinador general del Sumar, Martín Sabignoso.

“La Argentina es uno de los pocos países que cuentan con este tipo de cobertura sanitaria. El Estado nacional garantiza a las provincias la financiación del programa a condición de lograr resultados, y así se ha logrado”, agregó el funcionario.

En sus diez años de funcionamiento, el Programa Sumar invirtió unos 2.500 millones de pesos bajo el principio de financiación por resultados, un modelo de atención sanitaria que ha sido motivo de elogio por parte de organismos internacionales, y tomado como ejemplo a seguir por 32 países.

La metodología del Sumar consiste en transferir fondos de acuerdo con el cumplimiento de objetivos y metas alcanzados llevando a cabo determinadas acciones de salud, principalmente de prevención, definidas como “trazadoras”.

El Programa capacitó desde su creación a más de 23.000 agentes sanitarios. En 2014 hizo posible que más de 47.000 mujeres accedieran a la Asignación Universal por Embarazo en articulación con la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses).

Desde el lanzamiento de la Asignación Universal por Hijo (AUH), en 2009, unos 5,4 millones de niños, entre ellos 2 millones de niños menores de seis años, recibieron cobertura del Programa. Además, unos 681.719 jóvenes sin obra social fueron incorporados a la cobertura del Sumar gracias a la sinergia generada con el Programa Progresar (Programa de Respaldo a Estudiantes de Argentina).

Otros datos del balance de 2014

La Secretaría de Salud Comunitaria del Ministerio de Salud de la Nación a cargo de Daniel Gollan, tiene previsto incorporar nuevas prestaciones en el marco del SUMAR para 2015. En el caso particular de las cardiopatías congénitas, se pondrá en vigencia una modalidad de intervención mínimamente invasiva para la corrección de un 20% de las malformaciones congénitas cardíacas susceptibles de ser tratadas de este modo.

Al cumplirse en octubre pasado diez años del Programa Sumar, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner anunció la creación de un Banco de Dispositivos para hemodinamias intervencionistas que podrá ser utilizado por unos 400 niños, niñas  y adolescentes al año, con una inversión anual extra de 20 millones de pesos que aportará el Ministerio de Salud de la Nación.

Esta técnica requiere sólo 24 horas de internación, a diferencia de los procedimientos quirúrgicos donde los pacientes son internados de tres a siete días, además de necesitar cuidados especiales por la apertura de tórax. Los pacientes así tratados podrán reincorporarse a la actividad escolar o laboral en 48 horas, a diferencia de los quirúrgicos que deben permanecer en reposo durante 15 días.

Finalmente, cabe destacar que durante 2014 se adquirió equipamiento para fortalecer el diagnóstico y tratamiento de las cardiopatías congénitas con una inversión total de 35 millones de pesos que será distribuido en todas las provincias. El equipamiento comprende 41 ecocardiógrafos Doppler color portátiles, 11 monitores multiparamétricos y de transporte, 16 cajas para cirugía, cinco bombas de circulación extracorpórea y 21 bombas de infusión a jeringa, respiradores, mesas de anestesia, oxímetros de pulso y cardiodesfibriladores con monitor, entre otros.