Restringen el uso del arma a efectivos con antecedentes psiquiátricos y de violencia familiar

    CAPITAL FEDERAL – El Ministerio de Seguridad de la Nación revolvió aumentar la restricción de portación, tenencia y transporte del arma reglamentaria a los efectivos de la Policía Federal, Prefectura y Gendarmería que estén sospechados de violencia sobre sus parejas e hijos.

    Mediante la resolución 1515/2012 publicada hoy en el Boletín Oficial, la cartera que dirige Nilda Garré amplía las razones por las cuales un efectivo de las Fuerzas de Seguridad deberá usar el arma de dotación en forma limitada.

    Así, además de quitársela por enfermedades psiquiátricas, sumarios internos o causas judiciales, serán controlados cuando afronten una denuncia por hechos de violencia familiar, lesiones y/o uso abusivo de armas.

    En esa línea, parte de los considerandos de la decisión subraya que “se deberán tomar las medidas necesarias para resguardar la integridad física, psicológica y moral de la persona denunciante, limitando la tenencia y portación del arma de dotación al lugar específico donde presta servicios y evitando su traslado fuera de la dependencia”.

    Y agrega: “Que en aquellos casos en los que por la índole de las funciones no resulte posible limitar la tenencia y portación del arma a la dependencia en la que presta servicios la persona denunciada, corresponderá la restricción de la tenencia, portación y transporte del arma de dotación y de las municiones correspondientes”.

    “Se debe tender a evitar potenciales riesgos para sí o para terceros, por lo que corresponde en todos los casos la restricción de la tenencia, portación y transporte del arma de dotación y las municiones correspondientes”, aclaran.

    Con todo, el Ministerio define que “cuando se hubieren adoptado alguna de las medidas dispuestas por los artículos 26 de la Ley de Protección Integral a las Mujeres (Nº 26.485) y/o 4º de la Ley de Protección contra la Violencia Familiar (N° 24.417). El personal denunciado deberá retirar el arma de dotación en el momento de ingreso, entregándola al final de la jornada de trabajo”.

    “En los casos en que la índole de las funciones, la situación operacional y/o la modalidad de cumplimiento de servicios del personal denunciado no permita cumplir con el retiro y entrega del arma en los términos previamente establecidos, se deberá restringir la portación, tenencia y transporte del arma de dotación”, concluye.