En los últimos 3 años, más de 700 mil argentinos dejaron de fumar

    NACIONALES – El dato se desprende de la Encuesta Mundial de Tabaquismo en Adultos, realizada por el Ministerio de Salud de la Nación por primera vez en el país.

    Más de 700.000 personas dejaron de fumar entre 2009 y 2012, y siete de cada diez fumadores están pensando en abandonar el cigarrillo, de acuerdo a los datos de la Encuesta Mundial de Tabaquismo en Adultos, llevada a cabo por primera vez en Argentina por el Ministerio de Salud de la Nación, a cargo de Juan Manzur.

    En vísperas del Día Internacional del Aire Puro, que se celebra el jueves, la cartera sanitaria adelantó algunas conclusiones del estudio, realizado entre 7000 personas de todo el país seleccionadas al azar.

    “Esta encuesta ya se realizó en más de veinte países y a partir de estos resultados vamos a poder profundizar el conocimiento sobre la epidemia del tabaquismo en la Argentina y, además, podremos comparar el consumo de tabaco que se registra en Argentina con el de otros Estados”, resaltó la subsecretaria de Prevención y Control de Riesgos de la cartera sanitaria, Marina Kosacoff.

    Este estudio –que contó con la colaboración de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y el Centro para el Control del Enfermedades (CDC) de Estados Unidos–, será presentado el jueves próximo a las 11.30 horas en el Salón Ramón Carrillo de la cartera sanitaria nacional, ubicado en la Av. 9 de Julio 1925, de esta Capital.

    La encuesta –cuyo trabajo de campo estuvo a cargo del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC)–, releva el consumo de tabaco; la exposición al humo de tabaco ajeno; la cantidad de gente que dejó o quiere dejar de fumar; diversos aspectos económicos del tabaquismo; la publicidad de tabaco y, además, muestra las actitudes y percepciones de la población mayor de 15 años relacionadas al tabaquismo. Diseñado por el CDC estadounidense, estudios similares ya han sido realizados en Brasil, Uruguay, México, Rusia, Tailandia, Polonia, India y Bangladesh, entre otros país.

    De acuerdo a los resultados obtenidos –que fueron comparados con información similar surgida de la Encuesta Nacional de Factores de Riesgo (ENFR) del año 2009–, se pudo saber que el 22,8% de los mayores de 18 años fuma, evidenciándose un gran descenso con respecto a los datos de 2009 de la ENFR, cuando la proporción de fumadores era del 27,1%. Además, se constató una mayor disminución del consumo de tabaco en mujeres que en varones.

    En relación a la exposición al humo de tabaco ajeno, el estudio mostró que el 31,6% de los adultos que trabajan en ambientes cerrados –3,4 millones de personas–, estuvieron expuestos al humo de tabaco ajeno, mientras que el 33% –9,1 millones de personas–, corrió la misma suerte en sus hogares, mientras que otro 23,2% –2,3 millones– lo sufrió en restaurantes.

    Los no fumadores pueden sufrir graves consecuencias en la salud por estar expuestos de manera regular al humo de tabaco. Las 7000 sustancias que contiene el humo del cigarrillo incluyen metales pesados, componentes cancerígenas e incluso materiales radioactivos que pueden permanecer en el ambiente hasta dos semanas después de que se ha ventilado la habitación donde se estuvo fumando.

    Con respecto a la publicidad de tabaco –que a partir de la sanción de la Ley Nacional Nº 26.687 está prohibida fuera de los puntos de venta–, cinco de cada diez encuestados advirtió la promoción de cigarrillos en eventos deportivos o patrocinados. Por otro lado, seis de cada diez adultos escucharon en la radio o vieron en la televisión mensajes en contra del consumo de tabaco y a favor de la promoción de hábitos saludables.

    “Este relevamiento nos permite, entre otros temas, conocer con mayor detalle los hábitos de los fumadores y los recursos que utilizan para dejar de fumar, lo que constituye un insumo de mucha utilidad para planificar políticas sanitarias orientadas a fortalecer la cesación tabáquica”, explicó el director de Promoción y Control de Enfermedades No Transmisibles, Sebastián Laspiur.

    El tercer jueves de noviembre se celebra en todo el mundo el Día Internacional del Aire Puro. Esta fecha fue instaurada en 1977 por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y continúa vigente hasta la actualidad. Sus principales objetivos se basan en la concientización de la comunidad sobre la importancia de vivir en ambientes 100% libres de humo de tabaco, y en incentivar a los fumadores a abstenerse de fumar por, al menos, 24 horas.