Gregorio de Laferrere: en una picada matan a un niño de seis años

Un niño de seis años murió este domingo tras ser atropellado por auto que  perdió el control en una picada en Gregorio de Laferrere. Dos de los conductores quedaron detenidos, uno de los hombres fue acusado de homicidio simple.

El hecho ocurrió alrededor cuando Taiel Contreras salió con sus padres a comprar facturas a la panadería. A la altura del kilómetro 30 de la ruta provincial 21, en el cruce con la calle Soldado Sosa, esperaban que el semáforo les permitiera cruzar.

Pero, sin saberlo, se toparon con varios autos corriendo picadas. No está claro cuántos estaban participando de la carrera, pero lo cierto es que “se tocaron” a alta velocidad. Fue así que provocaron un choque en cadena y uno de los autos impactó de lleno contra la familia.

El nene murió en el acto y los adultos sufrieron heridas de consideración pero están fuera de peligro. La mujer tuvo una crisis de nervios al enterarse lo que le pasó a su hijo.

Fuentes policiales indicaron que, según pudieron reconstruir en base al relato de los primeros testigos, “un Volkswagen Bora, un Volkswagen Vento color champagne y un Chevrolet Corsa color bordo se desplazaban a alta velocidad, corriendo una carrera”, hasta que el Corsa “pierde el control colisionando contra un Volkswagen Fox color gris” que estaba detenido y, por el impacto, terminó atropellando a las víctimas.

Los conductores del Bora y del Vento se dieron a la fuga. Mientras que, Nahuel Olivera, de 22 años, que conducía el Corsa se quedó en el lugar en estado de shock por lo que había sucedido. Así un grupo de personas que observaron el hecho comenzaron a arrojarle elementos contundentes a los vehículos que habían chocado.

Tras el incidente, el personal policial detuvo a ambos. La causa quedó a cargo del fiscal Fernando Garate, de la UFI N°1 de Gregorio Laferrere, quien imputó al joven Olivera por homicidio simple con dolo eventual.

“Mi hermano estaba esperando en la vereda y los pasaron por arriba. La gente está cortando la calle, haciendo desastres. Nosotros somos dos hermanos y Luciano es el más chico, este es el primer hijo que tiene. Mi papá nos enseñó siempre a ayudar, yo me dedico a colaborar en varios comedores, veo a los chicos que no tienen para comer y estos hijos de puta, que tienen plata, se dedican a correr picadas y nadie les hace nada”, dijo Darío Contreras, tío de la víctima.

Asimismo, en declaraciones a los medios dio detalles de lo ocurrido: “A mi hermano lo llevaron los vecinos al Hospital Balestrini porque no llegó la ambulancia. Iba con los pies quebrados. La ambulancia vino a las tres horas a llevarse a mi cuñada y el cuerpito del nene. Estos hijos de pu… le reventaron la cabeza contra el paredón, estaban corriendo picadas”.

El hecho provocó la furia de los vecinos que salieron a manifestarse y a pedir justicia, ya que según sostienen, es habitual que se organicen este tipo de carreras clandestinas.

Por ello decidieron cortar la Ruta 21 a la altura del kilómetro 30 donde hay una garita policial -a cuatro cuadras del centro de esa localidad del conurbano bonaerense- y también las vías del tren que pasa por ahí.

La Policía Bonaerense detuvo hoy a un conductor fugado tras su presunta participación en una “picada”, que causó un accidente y la muerte de un niño de seis años en la localidad bonaerense de Gregorio de Laferrere, partido bonaerense de La Matanza.

Una fuente policial informó que se trata de un joven de 24 años que conducía un Volkswagen Vento patente JZA958 quien fue trasladado a la seccional policial de esa localidad.

El vocero explicó que el joven fue detenido en una vivienda de la calle Varela al 2900 de esa localidad donde también se incautó el auto que ahora será sometido a un peritaje.

Los investigadores sospechan que el Vento venía corriendo una picada a alta velocidad con un Chevrolet Corsa rojo que conducía Nahuel Olivera, de 22 años, quien también está detenido en la causa.

Según la investigación, los dos vehículos circulaban ayer a gran velocidad, cuando por causas que se investigan el corsa embistió a un Volkswagen Fox en el que viajaban dos personas.

Como consecuencia del impacto, el Fox se desvió y atropelló a un niño de seis años, identificado como Taiel Contreras, quien falleció, y a sus dos padres, que esperaban para cruzar la calle en Soldado Sosa y la ruta 21.

El conductor del Corsa fue detenido, pero el del Vento se fugó y la policía logró detenerlo hoy, tras identificar el vehículo en las cámaras de seguridad de la zona.

Los padres del niño, Luciano Contreras y Noelia Díaz se acercaron esta tarde hasta la protesta que realizan los familiares y amigos sobre la ruta 21 y pidieron que se “haga justicia”.

“Mi hijo tenía toda una vida por delante. Ayer lo íbamos a llevar a tomar un helado. Sólo pido que se haga justicia”, afirmó Noelia.

Además pidió a los vecinos “que aporten las cámaras de seguridad y se presenten como testigos” en la causa que instruye el fiscal Fernando Garate, de la UFI N°1 de Gregorio Laferrere.

Una fuente judicial explicó que, ayer, el fiscal había caratulado la causa como homicidio culposo, aunque luego de una serie de pruebas aportadas a la investigación, entre ellas videos de los dos autos, la recalificó como homicidio simple con dolo eventual.

El vocero dijo que también se investiga al conductor de un auto BMW amarillo que circulaba por detrás de los otros autos y que, por el momento, está como testigo del hecho, aunque se trata de determinar si también tiene vinculación con la picada.

Más temprano, el tío de la víctima dijo que en el lugar se suelen correr picadas, según le comentaba su hermano Luciano, papá de Tahiel.

«Necesitamos testigos», indicó Julio, aunque manifestó que «hay varios que, con una mano en el corazón, no sé cómo agradecerles porque estuvieron con mis hermanos».

Por otra parte, el hombre, aseveró que «hay mucha bronca e impotencia de los vecinos porque no tendría que pasar esto», y relató que los domingos no circula mucha gente y hay poco tránsito por eso «se presta para esas cosas».

DEJA UNA RESPUESTA