Malvinas: nuevos vuelos, administración conjunta y soberanía como «cuestión pendiente»

GRAN BRETAÑA- La canciller argentina y su par británico emitieron un comunicado en el que prometen avanzar en acuerdos bilaterales que incluyen desde nuevos vuelos a las islas argentinas como la explotación petrolífera en el archipiélago.
Susana Malcorra y Alan Duncan, ministro británico de Asuntos Exteriores, mantuvieron el martes una reunión en el marco del Foro de Inversiones y Negocios que se realiza en el Centro Cultural Kirchner, tras la cual emitieron una declaración conjunta que apunta al «fortalecimiento de la relación bilateral».
Para ello, la canciller argentina parece haber dejado completamente de lado la disputa por la soberanía de las islas Malvinas para centrarse en lo que eventualmente se convertirá en la administración conjunta del archipiélago, explorando y explotando cooperativamente las riquezas allí existentes.
Tras indicar que «en un espíritu positivo, ambas partes acordaron establecer un diálogo para mejorar la cooperación en todos los asuntos del Atlántico Sur de interés recíproco», el comunicado indica que ambas partes buscan «adoptar las medidas apropiadas para remover todos los obstáculos que limitan el crecimiento económico y el desarrollo sustentable de las Islas Malvinas».
Así, se incluye «comercio, pesca, navegación e hidrocarburos» y, en lo que respecta a vuelos entre el continente y las islas, «el establecimiento de dos escalas adicionales mensuales en territorio continental argentino, una en cada dirección», cuyos detalles serán definidos próximamente.
Vale advertir: la política macrista apunta no ha discutir la soberanía de las islas, como vienen haciendo los gobiernos argentinos desde hace más de un siglo y medio, sino a «remover todos los obstáculos» que se interponen en una eventual administración conjunta, lo que implica un cambio de 180 grados en la política exterior de nuestro país.
La declaración conjunta comienza dejando en claro que la soberanía es una «cuestión pendiente», tal como dijo ayer Malcorra, y se establece que «la fórmula de soberanía del párrafo 2 de la Declaración Conjunta del 19 de octubre de 1989, se aplica al comunicado conjunto y a todas sus consecuencias».
Finalmente, los representantes de los dos gobiernos «expresaron su pleno apoyo al proceso de identificación de ADN con relación a los soldados argentinos no identificados sepultados en el cementerio de Darwin».
«Las conversaciones sobre esta delicada cuestión humanitaria serán llevadas adelante en Ginebra sobre la base de una evaluación del Comité Internacional de la Cruz Roja, complementada por las conversaciones bilaterales que sean necesarias. Ambas partes acordaron que los deseos de las familias involucradas son de la mayor importancia», dice la declaración y finaliza informando que se acordó «establecer una fecha para una reunión más amplia a la mayor brevedad posible».

DEJA UNA RESPUESTA