Trelles: “Voy a seguir con la música, componiendo y estudiando armonía”

 

HURLINGHAM. La Legislatura porteña declaró “Personalidad destacada de la Cultura” al cantante José Ángel “Pepe” Trelles. Fue la semana pasada en un emotivo acto en el que se definió al intérprete vecino de Hurlingham, como una voz excepcional de la balada y un “verdadero embajador” que presentó, con éxito, el tango en ciudades como Tokio y Nueva York.

En la ceremonia, Trelles se dio el gusto de cantar y se proyectaron videos que repasaron su trayectoria. Participaron otros referentes como el poeta y letrista del tango Horacio Ferrer y el cantautor Piero. “Este honor lo agradezco y lo comparto con toda el alma”, dijo José Ángel, emocionado, luego de recibir el diploma de manos del diputado Oscar Moscariello.

Trelles fue el cantante preferido de Astor Piazzolla y lo acompañó en giras internacionales y grabaciones. En teatro, participó musicales memorables, como “El diluvio que viene”; ofreció conciertos con grandes como Estela Raval y Alberto Cortez y su voz quedó registrada en una decena de discos, entre ellos el imprescindible “Balada para un loco” de 1975.

Para Trelles el reconocimiento es importante, por que viene de la ciudad en la que nació y en la que comenzó su carrera, aunque no se considera un representante musical de la Ciudad de Buenos Aires. “Para mí lo importante es que se reconozca el repertorio, eso sí, el repertorio sí porque yo he tenido la fortuna de que los más grandes poetas y compositores de mi país me confieran sus obras y eso si que es gratificante y tuve la fortuna de cantarla en todo el mundo, salvo China y la India nada más” dijo el Pepe Trelles luego de la ceremonia. “No hay artista sin repertorio” sentenció y agregó: “desde lo más importante sublime, digo, que hacia Pavarotti sin Verdi y sin Mozart y sin Puccini. Qué hacemos los que cantamos sin Piazzolla, sin Troilo, sin Jaime Dávalos, sin Yupanqui. El repertorio es lo fundamental, un artista sin repertorio es como Dios sin el mundo, no puede hacer nada, por más talento que tenga, por más condiciones, por más que estudies, pero qué hacemos si no hay repertorio”.

Trelles, hace muchos años está radicado en Hurlingham, califica sus inicios de “durísimos”, pero aclara, “duro pero sano. Tené en cuenta que quería cantar melódico y acá cantaba Roberto Yanés; venía una vez por año Daniel Riolobos y arrasaba con todo lo puesto sobre la tierra, y de afuera venía Nino Bravo, o Raphael, Charles Aznavour; y viste como es, la gente que come caviar no come bofe, la gente estaba acostumbrada que los cantantes que salían en televisión eran por ejemplo Estela Raval, o María Graña, o Lolita Torres… por el amor de Dios, o sea, había que cantar, entonces era difícil hacerse un hueco, era difícil que las compañías grabadores que tenían a esos cantantes arriesgaran en otros, había que cantar en serio, había que cantar y cantar cosas bellas, importantes, lindas musical y poéticamente. Nosotros somos de la generación de Joan Manuel Serrat, de Alberto Cortez. Era difícil, pero lindo”.

El reconocimiento a Trelles es por toda su trayectoria, no obstante su actividad artística no descansa y promete cosas que prometen ser valiosas. “Hace unos seis meses me había hablado Horacio Ferrer para grabar su obra inédita, ya que tiene cosas guardadas que compuso con Troilo, con Julio De Caro, con el flaco Dolina, no sé, con un montón de gente y luego Horacio se enfermó, entonces se postergó eso y yo empecé  a trabajar en mi disco y ayer estuvo Horacio en la legislatura y me dijo “che mirá que la semana que viene nos juntamos para armar el disco nuestro” y ahora tengo que grabar casi dos discos que no lo hice nunca en mi vida, pero bueno siempre hay una primera vez, y ahora veremos cómo sale, uno ya no está para esos trotes, así que veremos”.

En cuanto a su disco, se va a “animar” a grabar canciones de su autoría. “La canción que escribí para mi mujer, para María, para mi compañera de toda la vida. Voy a grabar temas míos pero también voy a darme el gusto de grabar la ‘Zamba de Juan panadero’ del Cuchi Leguizamón y Manuel Castilla; lo voy a invitar a Luis Salinas, si me hace el honor y ver que zambita sale. Ya está prácticamente decidido el repertorio”. Pero cuando habla del disco que le propuso Horacio Ferrer, lanza un “ahí te quiero ver escopeta”.

José Ángel Trelles, cumplió 69 años el pasado 28 de agosto, y mantiene el mismo entusiasmo que en sus inicios, “porque esa llamita cuando se apaga es porque ya colgaste los guantes”, avisa. Pero adelanta: “el año que viene pienso en dejar de viajar porque estoy harto de tener que salir de acá a las cinco de la mañana, pegar un avión a las ocho y llegar a las 10 a un pueblo, dormir un rato y tener que probar sonido, en verdad, no, eso es para los chicos, entonces, voy a dejar de hacer eso, pero no voy a dejar la música, voy a seguir componiendo, voy a seguir estudiando armonía, seguro que voy a hacer muchas más trastadas musicales que ahora pero no voy a dejar la música, porque eso no se apaga nunca, y si no hago discos míos seguramente ayudaré a pibes jóvenes a hacer sus discos”.