Manifestación popular exigiendo mayor seguridad y en contra del cepo y la re reelección

 

BUENOS AIRES- Un importante grupo de personas se movilizó ayer por la noche desde la esquina de Santa Fe y Callao hasta la Plaza de Mayo, en donde hicieron escuchar sus reclamos contra una posible reforma de la Constitución Nacional y algunas medidas de Gobierno.

Con aplausos y carteles escritos a mano alzada, los vecinos de la Ciudad se movilizaron a través de la avenida Santa Fe respondiendo a una convocatoria realizada por las redes sociales y acompañada por algunos dirigentes de la oposición.

Otros vecinos se concentraron en el cruce emblemático de Acoyte y Rivadavia, en Caballito, y elevaron consignas en contra de las restricciones cambiarias y a favor de mayores medidas de seguridad. También hubo protestas en esquinas de Palermo, Belgrano y Núñez, en la Quinta Presidencial de Olivos y hasta en algunos balnearios de Punta del Este.

Las protestas en la Ciudad generaron algunos inconvenientes en el tránsito, a la altura del Obelisco, donde centenares de automovilistas regresaban a su domicilio.

Ya en la Plaza de Mayo, los manifestantes alzaron banderas de la Argentina y se dieron algunas notas de color, como la presencia de la mediática Natacha Jaitt, en bombacha y corpiño. 

Las cámaras del canal Todo Noticias (TN) mostraron diversas concentraciones en Rosario (Monumento a la Bandera), Bariloche (Centro Cívico), Mar del Plata, Paraná, Corrientes, Tucumán, Córdoba (Patio Olmos, foto), en donde también se pudieron escuchar reclamos contra el «abuso de la cadena nacional» y otras medidas del Gobierno, en San Juan, Bariloche, Bahía Blanca y La Plata.

En el día de hoy el senador kirchnerista Aníbal Fernández admitió  que fue «importante» la masiva movilización con cacerolazo que se replicó en numerosos puntos del país, aunque destacó no saber «cuáles son los planteos que están haciendo» los manifestantes.

«El Gobierno, me parece, toma nota de cada una de las manifestaciones, sean un montón o 25 personas paradas en la puerta de un estamento del gobierno que expresen determinada queja», indicó.

En declaraciones a radio Mitre, Fernández reconoció que «hubo una manifestación importante. Como suele suceder en todos los casos, si hay una manifestación, tienen algo para decir. Es una libertad que discutimos entre todos y la peleamos entre todos para gozarla entre todos».

«Tienen todo el derecho del mundo a expresarse de la manera que les parezca y elegir el temario que les parezca. No me merece ningún otro análisis», indicó.

Fernández remarcó: «No escuché cuáles son los planteos que están haciendo. Legítimo es que tengan derecho a expresarse. Cada uno tiene derecho a expresarse cuando quiere, ésa es la libertad que conquistamos. Lo demás corre por cuenta de quien lo expresa».

 

Por su parte  el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, pidió  que la presidenta Cristina Fernández «tome el mensaje» de la gente que se manifestó masivamente anoche en distintos puntos del país al advertir que la protesta «fue en toda la Argentina».

«No estamos en contra de nadie», sostuvo el líder del PRO y enfatizó que «la gente está pidiendo ser escuchada, no que la reten y la manden a su casa».

Macri apuntó: «Espero que tome el mensaje la Presidenta, que lo haya leído y que no volvamos con que ‘vamos a profundizar el modelo, que vamos por todo'».

Por su parte Cristina Kirchner en  medio de las protestas habló desde San Juan y aseguró que «nadie la va a poner nerviosa»; garantizó que los jóvenes podrán votar y elegir «a quienes quieran» y habló de la reelección: «Desde donde me toque, voy a hacer lo que siempre hice; militar y trabajar»

En un encendido discurso, la jefa de Estado se refirió por primera vez en público a temas como el voto de los jóvenes de 16 años y la re-reelección.

«No se preocupen, desde el lugar que me toque estar, voy a hacer lo que siempre hice: militar y trabajar, no conozco otra forma de vida», replicó cuando los militantes que la acompañaban pedían un nuevo mandato.

Durante un pasaje de su discurso, la Presidente aludió al proyecto que impulsa el oficialismo para habilitar el sufragio a partir de los 16 años. Ocurrió cuando un joven gritó, desde el público, que quería votar.

«Vas a votar, querido», le respondió. «Y votás a quien quieras», aseguró.

Además tomó posición en cuanto al debate que generó esa iniciativa sobre la preparación de ese segmento de la población para ejercer ese derecho. «¿Qué es esto de que los jóvenes son manipulables?», dijo.

En momentos en que algunos dirigentes oficialistas han puesto sobre la mesa la posibilidad de reformar la Constitución para habilitar a la mandataria a aspirar por un nuevo término, Cristina Kirchner recibió en reiteradas ocasiones pedidos de los asistentes al acto para que vuelva a postularse.

 

“No se preocupen, porque del lugar que me toque estar voy a hacer lo que siempre hice: militar y trabajar. No conozco otra forma de vida”, indicó.

Por su parte otro que se pronunció sobre las marchas fue Marcelo Tinelli en su programa asegurando que: «La marcha del día de hoy es totalmente lógica, uno respeta ese derecho pero hay una división y una violencia, grande, que me preocupa. Somos todos argentinos y vivimos en democracia, todo lo que se reclama es justo», arrancó.

«Lo que no nos parecen válidas son algunas frases que escuchábamos. Hay una Presidenta electa, si uno está en desacuerdo se expresa en las urnas. Es terrible la división en la sociedad, me sorprende. No quiero opinar sobre qué está bien o qué está mal. Ésta marcha no es una crítica a un solo partido político», continuó.

«Tienen que tratar de apaciguar la violencia que está pasando en la sociedad, porque se empieza a insultar. El que tiene, el que no tiene, el que es gorila, el que es del pueblo. Llegamos a un lugar en donde hay que cambiar esto, desde donde podamos unirnos los argentinos».

«Hay una violencia cada vez más fuerte, lo siento desde estos dos lados que se quieren mostrar de la sociedad. Tenemos que estar desde un solo lado. Estos son los representantes que votamos. Sentía que va mas allá de los que pasó hoy, tenemos que tranquilizar. Le pido a la Presidenta, a todos los argentinos, que tranquilicen los ánimos, que bajen la pelea, la confrontación».

«Éste no es una mensaje ni en contra ni a favor, espero que lo tomen de la mejor manera», concluyó.