Donan pianos a 80 escuelas rurales

BUENOS AIRES- Unas 80 escuelas rurales de distintas localidades del país tendrán un piano para sus clases de música a partir de la donación que realizó una empresa china a la Presidencia de la Nación, lo que facilitará que muchos chicos accedan a un aprendizaje que no estaba dentro de sus posibilidades.

La entrega de los instrumentos se concretó durante un acto que se realizó en la sede de la cartera educativa, presidido por el ministro de Educación de la Nación, Alberto Sileoni, su par de Cultura, Teresa Parodi, el embajador chino en el país, Yin Hengmin y el presidente de la empresa de telecomunicaciones Huawei Argentina, Cao Haichen.

Alumnos, docentes y profesores de música de algunas escuelas favorecidas por la donación participaron del acto en el que niños de un coro del partido de Avellaneda y de orquestas del distrito bonaerense de Esteban Echeverría emocionaron con su música al comenzar el evento, que contó además con la presencia del coordinador del Programa Nacional de Orquestas y Coros Infantiles y Juveniles, Claudio Espector.

En este encuentro se conjugó el arte, la educación y la entrega de los pianos, un hecho que Sileoni definió como «un rasgo de responsabilidad social empresaria».

Sileoni expresó que «esta ceremonia forma parte del entendimiento que se fortaleció entre nuestros pueblos a partir de los acuerdos establecidos por la Presidenta y el mandatario de la República Popular China».

Asimismo, puntualizó que «la música es un puente, y en este sentido, la República Popular China es una cultura milenaria con la que podemos hermanarnos y tener intereses comunes a través del arte, de la educación y del comercio».

Con respecto al impacto de esta donación en las escuelas, Sileoni dijo a la prensa que «es altísimo», y aseguró que «el arte es un modo de conocimiento y nosotros insistimos mucho en este aspecto, es un camino para los jóvenes y adolescentes».

En el salón Leopoldo Marechal, del edificio Pizzurno, donde se realizó el acto que se colmó de gente, estaba Evangelina Rolieri, directora y maestra de grado de la escuela del paraje La Clelia, del partido bonaerense de Magdalena, que llegó a la sede ministerial con 19 alumnos.

«Esto para la escuela es bárbaro, los chicos van a tener otra posibilidad, otra realidad», dijo a Télam la docente que preside una institución escolar rural a la que llegan «chicos que viven a 5 y 10 kilómetros, y van algunos en transporte escolar, otros caminando, en caballo o en bicicleta».

Junto a ella estaba Eduardo, un estudiante de 6° grado, quien expresó su alegría porque ahora podrá aprender a tocar el piano.

Edit Pizarro, profesora de música de la escuela rural 4 de Florencio Varela, y acompañada por unos 25 chicos, celebró el nuevo instrumento porque «va a permitir a los alumnos poder aprenderlo. Cuando lo vean se van a fascinar porque además les gusta mucho la clase de música».

A su vez, Mónica de Simone, vicedirectora de la escuela 33 de la localidad bonaerense de Cañuelas, ubicada a 15 kilómetros del casco urbano, donde concurren 390 alumnos, manifestó su sorpresa por haber sido seleccionados para la donación de un piano.

«Los chicos se pusieron muy contentos cuando les dijimos porque aparte ellos formaron un pequeño coro con el profesor de música, y ahora van a poder utilizar este piano», contó.

En este marco, la cantante y ministra de Cultura acentuó la importancia de acceder al conocimiento de la música «porque es un lenguaje maravilloso para expresarse y es parte entrañable del conocimiento», y resaltó que «la música construye hacia adentro».

Parodi dijo que «es impresionante la importancia de llevar los pianos a las escuelas rurales, es una suerte, una alegría, y posibilita que los chicos se acerquen a la música».

Recordó que cuando ella era maestra de grado «no había sala de música» y, con su guitarra, empezó «a enseñarles a los chicos a cantar» y se tomaban «una horita a la tarde», graficó.

La distribución de los pianos se inició con la entrega en las escuelas primarias N° 8 de General Rodríguez, N° 4 de Florencio Varela, N° 33 de Cañuelas y N° 9 de Magdalena, todas de la provincia de Buenos Aires.