Carola Labrador: «Ya no sé qué hacer, si atarme al Obelisco o poner una bomba en Tribunales»

HURLINGHAM – A pocos días de cumplirse el primer aniversario del crimen de Candela Rodríguez, la madre, Carola Labrador, aseguró: «Ya no sé qué hacer, si atarme al Obelisco o poner una bomba en Tribunales. Quiero salir a matarlos a todos. Suerte que tengo gente que me contiene», sostuvo la mujer, que además reiteró su convicción de que entre las personas que fueron liberadas tras encontrarse irregularidades en la causa «está el asesino» de la nena.

Labrador protagonizará una suelta de globos en la Plaza Roca, de Hurlingham, el próximo 22 de agosto a las 15:30, al cumplirse un año del secuestro, que derivó en el crimen de la nena de 11 años.

Por otro lado, Labrador descalificó la actuación de la comisión investigadora del caso, a la que calificó de «movida política».

En declaraciones a un matutino porteño, Labrador cuestionó al actual fiscal del caso, Mario Ferrario, por no convocarla.»Parece que yo no existo para el fiscal. No me llama, ni me informa nada. Hace todo muy reservado. Me enteré que habían aportado a la Policía Bonaerense por los medios. No tengo ningún trato. No sé si está bien o está mal, pero hace un año que espero. Ya se me termina la paciencia», dijo en ese sentido.

«Sólo el padre de la nena (Alfredo Rodríguez) y yo buscamos justicia», añadió, mientras que sostuvo que el hombre, actualmente preso, «está enfermo y con ataques de pánico».

Candela Rodríguez, de 11 años, fue encontrada asesinada el 31 de agosto de 2011 en Villa Tesei, 9 días después de haber sido secuestrada a pocos metros de su casa, en la misma localidad del partido de Hurlingham.

En la investigación del caso se llegó a detener a ocho personas, entre ellas a un hombre al que se acusaba de ser el supuesto autor material y a otro de ser el presunto autor intelectual del crimen.

No obstante, en abril pasado, la Sala III de la Cámara de Apelaciones de Morón declaró nulas las detenciones por irregularidades en el proceso, apartó al fiscal Marcelo Tavolaro y al juez Alfredo Meade, y determinó la libertad de los ocho apresados.