Choque de trenes en Castelar: continúan las investigaciones

 

 

MORÓN- El gobierno creó una «Comisión de Investigación» que tendrá como objetivo el «esclarecimiento, determinando las causas y circunstancias», del choque de dos formaciones del ferrocarril Sarmiento a metros de la estación Castelar, que dejó ayer tres muertos y más de 300 heridos.

La resolución 540\2013 publicada hoy en el Boletín Oficial, con la firma del ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo resalta que la competencia de la comisión «es independiente de cualquier investigación judicial que se inicie a los efectos de determinar eventuales responsabilidades, sin perjuicio de la colaboración con el Poder Judicial».

«Se considera conveniente incorporar en la investigación a distintos actores que por su reconocida capacidad técnica y su carácter institucional coadyuven al esclarecimiento de los hechos en forma inmediata, determinando si se trató de un accidente o de un siniestro», señala.

En su artículo 2 la resolución detalla que la comisión estará conformada por seis miembros: un representante del Ministerio del Interior y Transporte, uno de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (C.N.R.T.), uno de la Universidad Tecnológica Nacional – Facultad Regional Haedo, otro de la Universidad Nacional de Lanús, uno de la Facultad de Ingeniería de la UBA y un representante de la Universidad Nacional de General San Martín.

Esta decisión se enmarca en los convenios de colaboración firmados el 22 de abril pasado con esas casas de estudio para la «cooperación técnico-científica para el mejoramiento integral del servicio, abarcando las distintas materias y disciplinas involucradas».

Por el artículo 4 se faculta a la comisión «a adoptar las medidas necesarias que le permitan poner en conocimiento de la población su funcionamiento, a los efectos de que los usuarios del servicio ferroviario en cuestión puedan aportar todos los elementos que permitan esclarecer los hechos que se investigan».

 

Por su parte los motorman y sus acompañantes están detenidos e incomunicados y serán indagados  hoy por “estrago doloso seguido de muerte».

 

Además durante el día de ayer expertos en accidentes realizaron pericias sobre el choque de dos trenes

Las diligencias se cumplieronn en distintas dependencias, y fueron ordenadas por el juez federal 2 de Morón, Jorge Rodríguez, a cargo de la causa.

Los peritos intentan determinar por qué la formación «chapa 1» no bajó la velocidad al cruzar la primera señal de «precaución», y porqué no frenó ante las otras tres señales de «peligro», que según los manuales operativos implica la obligación del tren de detenerse por completo.

Los investigadores analizan unidades de rastreo satelital y las cámaras ubicadas en las formaciones, a la vez que los maquinistas de ambos trenes, que están incomunicados en el hospital, serán interrogados cuando su estado de salud así lo permita.

La empresa informó ayer  que la formación que impacta a la otra que estaba detenida «tuvo una intervención profunda recientemente, con una reparación general de `bogies´, renovación total del sistema de frenos Knorr-Bremse y reparación de equipos eléctricos, entre otros trabajos menores».

El comunicado de la línea Sarmiento reiteró que «los coches se encuentran habilitados por el Consejo de Profesionales de Ingeniería Mecánica y Electricista el pasado 11 de marzo de 2013».

 

 

Declaraciones de Randazzo

 

El ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, aseguró ayer por la tarde que el tren Chapa 1 que embistió a otro en la localidad bonaerense de Castelar fue reparado el año pasado y que ahora «la justicia debe determinar si fue siniestro o accidente» esa colisión, que dejó tres muertos y heridos.

Ese tren «fue totalmente reparado el año pasado», tanto pisos, como frenos, dijo el ministro en una conferencia de prensa desde la Casa de Gobierno y entregó copias de las órdenes de compra -del 15 de octubre de 2012- de la UGOMS, a cargo del servicio de la línea Sarmiento, y de las facturas por la compra de los frenos neumáticos, del 13 de diciembre último.

Randazzo dijo que entre las decisiones que tomó «apenas» asumió esa cartera están los controles de alcoholemia a los motorman, que en este caso se realizaron «a las 3.56 y las 4.06 y dieron alcohol en sangre cero», y la colocación de un GPS en cada formación, que «transmiten información on line» sobre frecuencia y eventos en el servicio.

El Chapa 1 «paró en Flores, Liniers y Morón sin ningún tipo de inconvenientes», pero a partir de allí «el registro de la velocidad fue siempre en forma ascendente», pese a que antes de chocar «pasó por una señal amarilla que lo obliga a desacelerar» y dos señales de peligro que implican «detener el tren», detalló.

«A plena velocidad se produce la colisión», apuntó Randazzo y precisó que en el momento del choque el tren se movía a 62 kilómetros por hora.

El ministro basó sus afirmaciones en «datos objetivos» como el GPS, que exhibió ante la prensa, y dijo que convocarán a ingenieros de la UTN, la UBA y de las universidades de Lanús y San Martín «para que trabajen junto a la CNRT» (Comisión Nacional de Regulación del Transporte) para que ayuden a determinar qué pasó con ese tren en la estación Castelar, oeste del conurbano bonaerense.

Esos especialistas proporcionarán «aportes fundamentales para ayudar a la justicia» y para que «sepamos todos la verdad», agregó.

Randazzo dijo que tras el informe que brindó esta mañana con los datos disponibles fue por la tarde al lugar donde ocurrió el choque y luego al hospital de Haedo, «donde se concentra la información de los pasajeros internados» y de los que permanecían en terapia intensiva.

Al respecto, precisó que además de tres muertes el choque causó heridas a 315 personas, de las cuales esta tarde quedaban internadas 32, cinco de ellas en terapia intensiva, y que las autoridades habían conversado con familiares de los lesionados y se habían puesto a disposición.

En cuanto a si los trenes son reparados en talleres del grupo del empresario (Mario) Cirigliano, cuyos directivos están procesados por el choque en Once que el 22 de febrero del año pasado, como cuestionaron familiares de las víctimas, el ministro dijo que en la puesta en valor de las formaciones trabajan «todos los talleres».

«De ninguna manera voy a polemizar con familiares de una tragedia tan dolorosa como fue la de Once», afirmó Randazzo y recordó que el taller Emfer tiene 354 empleados con experiencia y que después de esa tragedia «cortaron la General Paz en reclamo de trabajo», por lo que instó a «separar» empresarios de trabajadores.

Hay que «buscar los recursos humanos disponibles, no tenemos otra forma. Son trenes de 1962 y de 14 hemos reparado 11» para «mejorar el servicio, para eso estamos trabajando todos los días», aseguró.

La justicia incautó el GPS, el tacómetro -que mide la velocidad- y la cámara de video que llevaba el tren, en tanto los maquinistas y sus acompañantes fueron detenidos e incomunicados.

Randazzo pidió «responsabilidad, seriedad y hablar sobre hechos objetivos» respecto de lo ocurrido pues es la justicia «la que debe determinar» si se trató de un accidente o de un siniestro.

«Si se puede evitar no es accidente. Si no es accidente hay uno o más responsable, esa es la diferencia», explicó el ministro.

 

Solidaridad y dolor de la presidenta

 

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner manifestó ayer en Casa de Gobierno que tras la tragedia ferroviaria de Castelar «además de la solidaridad y el dolor, siento bronca e impotencia, porque la verdad es que estamos poniéndole todo en inversión, tiempo y recursos humanos», al sistema ferroviario.

La Presidenta se solidarizó de esta manera con las familias de las víctimas del choque de trenes de la línea Sarmiento ocurrido esta mañana en la localidad bonaerense de Castelar, que dejó un saldo tres muertos y 315 heridos.

«Estas cosas nos duelen a todos los argentinos”, aseguró la jefa de Estado al iniciar su discurso en el acto por el primer aniversario del lanzamiento del Programa de Crédito Argentino del Bicentenario para la Vivienda Única Familiar PROCREAR, realizado en el Museo del Bicentenario.

Desde el comienzo de su mensaje la mandataria puso énfasis en el episodio ocurrido esta mañana y resaltó la “paradoja” de lo que sería un día recordado por 23 familias con alegría por haber recibido su crédito y por todos con tristeza por el choque del ferrocarril.

“Hoy es un día con estas vivencias tan diferentes. No puedo dejar de mencionar en primer término mi solidaridad, mi acompañamiento y el dolor”, fueron las primeras palabras de Cristina en referencia a lo que decidió no calificar como “accidente” hasta que justicia “determine” qué ocurrió.

«Además de la solidaridad y el dolor, siento bronca e impotencia, porque la verdad es que estamos poniéndole todo en inversión, tiempo y recursos humanos. Cosas como estas nos duelen a todos», remarcó.

Tras referirse al episodio ferroviario, la Jefa de Estado continuó con su discurso, habló sobre la entrega de crédito y volvió a hacer mención a lo ocurrido esta mañana.

“Por lo que recuerdo de Néstor (Kirchner) y por lo que me tocó a mí, es complicado estar en este lugar, si te tomás las cosas en serio”, sostuvo.

Casi veinte minutos después de haber iniciado su discurso, la jefa de Estado lo cerró, con la voz quebrada, y haciendo referencia al tema con el que había comenzado: “A los que hoy están pasando un momento difícil como es la pérdida de un ser querido, que es irreparable, les mando amor, cariño, corazón, porque sé lo que están sintiendo”.

 

Identidades de los fallecidos y estado de los heridos

 

 

La Municipalidad del partido bonaerense de Morón, en cuya jurisdicción ocurrió el choque de trenes, difundió  anoche las identidades de las tres personas fallecidas en el hecho «suministrada por el juzgado federal 2 a cargo de Jorge Rodríguez.

Los fallecidos por el accidente son: Ezequiel Agustín Vargas, de 19 años; María Laura del Zompo, de 38 años, y Cristian Darío Nuñez, de 32 años.

La colisión de ambas formaciones originó, además, 315 personas heridas, de las cuales

treinta personas permanecían internadas esta mañana en hospitales de la provincia de Buenos Aires, tres de ellos «en estado más crítico».

Así lo aseguró la directora de Emergencia Sanitaria de la Provincia, Patricia Spinelli, quien confió en que la mayoría de los pacientes volverá a sus casas «a media mañana» ya que «son heridos leves y se habían quedado internados para mayor seguridad, en observación».

De los cinco heridos graves, «tres están en estado más crítico» y uno de ellos permanecía «en coma farmacológico, con respirador», tras el accidente de la línea Sarmiento en el que murieron tres personas.

Por otra parte pudo conocerse la historia de un niño de dos años que resultó herido en el accidente y  fue operado por médicos del hospital Nacional Posadas que pudieron salvar su pie de una amputación.

El niño llegó «muy comprometido» al hospital luego del accidente, por lo que los médicos pensaron que podría perder el pie, que presentaba una quebradura y una herida cortante que podía conllevar amputación.

El pequeño, quien se encuentra internado en la unidad de terapia intensiva pediátrica, llegó al hospital junto a su hermano de cinco años y su mamá, ambos con heridas leves y ya dados de alta.

 

Más testimonios

 

Ayer se conocieron varios testimonios de los protagonistas de lo ocurrido, el estallido en forma simultánea al apagón de la luz y luego los gritos son los tres elementos en común de todos los testimonios de los pasajeros de los dos trenes que impactaron esta mañana a la altura de la calle Zapiola, a metros de la estación Castelar.

«Se apagó la luz de golpe y se escuchó una explosión, yo estaba en el último vagón. Lo único que se sentían eran gritos y la gente comenzó a desesperarse para bajar, se pisaban entre todos”, contó a Télam Germán Garay, quien se encontraba en el tren que fue impactado, rumbo a su trabajo.

El joven, que indicó que vio dos muertos, describió que “como todavía era de noche fue muy difícil todo y los que teníamos celulares alumbrábamos y había personas atrapadas entre los fierros”.

“Fue terrible, yo trataba de ayudar a la gente mayor porque no podían bajar solos, tratamos de sacar a todos los que podíamos, pero había personas muy lastimadas que no sabés qué hacer, si moverlas o no”, agregó.

Sebastián Abaca, otro pasajero, aseguró que “el tren estaba detenido, yo me había quedado dormido de nuevo y de repente sentí una explosión y se apagó la luz”.

“En el tren que yo iba había poca gente. Cuando chocó se hizo como un acordeón y me lastimé con el asiento de adelante. Sentí una explosión, luego la oscuridad y los gritos», contó Máximo, otro de los pasajeros.

«Me dieron nueve puntos en la frente y en la nariz, me hicieron placas estoy bien pero había muchos pasajeros que estaban muy mal”, agregó.

Lida, de 26 años, dijo que viajaba «parada» y sintió «un ruido muy fuerte y todos se empezaron a caer, y otra gente estaba conmocionada y llorando».

Francisca Alarcón, que vive en González Catán, y viajaba de Morón a Ituzaingó, en el tren que estaba detenido, dijo que «habitualmente el tren se detiene acá o más adelante y es normal que se detenga».

La mujer, que estaba aguardando ser asistida, dijo  que «estaba parada y sentí un ruido como una explosión y vi humo y todos se cayeron encima mío» y agregó que tiene «mucho dolor de cintura y piernas».

También Eliseo, un pasajero que viajaba en el tren que estaba detenido, dijo que al momento del impacto escuchó «un ruido muy fuerte y se cayeron pasajeros uno arriba del otro» y que luego salió por sus propios medios y ayudó «a personas que estaban atrapadas» en la formación.

El hombre, que trabaja de noche y utiliza todos los días el servicio, detalló que «es habitual que el tren entre Castelar y Morón se detenga unos minutos», aunque desconoce el motivo.

Juan, otro pasajero que viajaba hasta Merlo, iba en el primer vagón y contó que «había mucha gente parada y se escuchó un estruendo muy fuerte» tras lo cual «se fueron cayendo unos arriba de otros».

 

Colectivos para los pasajeros

 

La secretaría de Transporte de la Nación dispondrá 150 colectivos adicionales gratuitos para que los pasajeros puedan desplazarse en horas de la mañana y la tarde, a raíz de la suspensión del servicio de la línea Sarmiento por el choque de trenes en el que murieron al menos tres personas.

Los colectivos, sostuvo la secretaría en un comunicado, saldrán desde las cabeceras Once y Moreno y «realizarán un servicio paralelo a la vía de la Línea Sarmiento parando en todas las estaciones de la misma».

«Los micros de refuerzo dispuestos para las próximas horas saldrán desde los mismos puntos que utilizan habitualmente los colectivos que complementan las frecuencias de la Línea Sarmiento en las horas pico», agregó.

Los servicios, además, se intensificarán en los horarios pico y estarán «identificados con carteles que indican la estación de destino», con un recorrido de ida y vuelta hasta la 1.