Gobierno insiste que “Incremento de precios internos no se corresponde con estructura de costos” en sector automotriz

BUENOS AIRES- El Gobierno nacional reafirmó su convencimiento de que el fuerte incremento registrado en los precios de las unidades 0 Kilómetro no se corresponde con la estructura de costos del sector automotriz, a tono con el pedido realizado a las terminales radicadas en el país para que bajen los precios de sus modelos.
Así lo expresó el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, al afirmar que el «incremento de precios internos no se corresponde con ninguna estructura de precios», al referirse a la reunión que los ministros de Economía, Axel Kicillof, y de Industria, Débora Giorgi, mantuvieron con los directivos de los distintos eslabones de la cadena de valor automotriz.
Capitanich también reseñó que el Gobierno viene realizando «una evaluación del comportamiento de la demanda externa principalmente a Brasil, que puede afectar el nivel de producción», y que se identifica como una de las principales causas de las caídas registradas por las terminales en lo que va del año.
La postura del Gobierno ya había sido adelantada por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, en la apertura de las Sesiones ordinarias del Congreso.
En esa oportunidad, Cristina rechazó las argumentaciones de las automotrices de vincular la coyuntura al incremento de la alícuota de Impuestos Internos y al impacto del reacomodamiento cambiario.
El encuentro permitió al Gobierno transmitir su demanda de reducir los precios de las modelos que comercializan en el país acorde a sus estructuras de costos, al tiempo que rechazó la posibilidad de revisar la alícuota impositiva que -según los números que manejan las autoridades- afecta a sólo el 4,1% de todos los vehículos comercializados en 2013.
El 2013 que resultó año récord para el sector permitió el patentamiento de 955.213 unidades, con unas 800.000 unidades de producción local, de las cuales el 85 por ciento fueron comercializadas a Brasil, y cuya caída de la demanda en los últimos meses se hizo sentir en los niveles de producción.
Capitanich, en ese sentido aseguró que el intercambio automotriz en el comercio bilateral será parte de la agenda que abordará con el ministro de Desarrollo, Industria y Comercio de Brasil, Mauro Borges, quien llegará hoy Buenos Aires junto al asesor presidencial Marco Aurelio García.
El encuentro está previsto a partir de las 16.30 en el Salón de los Cuadros del Palacio de Hacienda, con la participación del jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, y los ministros de Economía, Axel Kicillof, de Industria, Débora Giorgi, y funcionarios de ambas carteras.
La Argentina tiene pendiente con su principal socio comercial la negociación de un nuevo acuerdo automotriz vencido en junio pasado, y tiene agendada una reunión de trabajo específica para abril que resulta de interés mutuo ya que ambos países destinan más del 80% de su producción a su socio comercial.
El Gobierno y el sector automotriz nacional vienen trabajando de manera conjunta a través de las mesas sectoriales en aspectos de profundización del comercio exterior y en particular diagramar y planificar una posición común del sector de cara a las negociaciones con Brasil.
Las empresas resaltan, al respecto, la importancia de contar con una política industrial para el sector que involucre el crecimiento de la actividad de cara al mercado interno y el externo, así como avanzar en una mayor y progresiva integración de autopartes nacionales.
En ese sentido, las partes destacaron la necesidad de continuar la Mesa de Integración Automotriz, que tiene como objetivo discutir las líneas de acción para incrementar el contenido local de los vehículos nacionales, desarrollar la industria de autopartes y reducir el déficit comercial del complejo.
Esta Mesa que coordina el Ministerio de Industria la integran distintas áreas de Gobierno, los sindicatos UOM y SMATA y cámaras empresariales.
En todas las reuniones, el Gobierno insiste en la necesidad de «lograr mantener la demanda del mercado, sostener el nivel de actividad y el empleo y orientar los mejores esfuerzos a la conquista de los mercados externos», y que para ello el gobierno «continuará aplicando las acciones necesarias».