Avanza el futuro de la denuncia de abuso sexual contra Alperovich

En horas previas, se conocieron detalles de la causa que revictimizan a la denunciante. «Nos parece muy grave que se haya filtrado algo que debería quedar en la justicia», advirtió el equipo técnico que la acompaña.

La justicia tucumana deberá decidir este martes si la denuncia por «abuso sexual con acceso carnal» contra José Alperovich corresponderá a un fuero judicial de Tucumán o tramitará en la ciudad de Buenos Aires. La decisión se tomará en una audiencia oral y pública de carácter inédito, donde las partes deberán argumentar su posición. En tanto, horas antes del comienzo de esa audiencia, se filtraron detalles de la denuncia que radicó la sobrina del ex gobernador tucumano y actual senador nacional licenciado.

A horas de que la Cámara de Apelaciones de Tucumán decida si la causa contra el ex gobernador es competencia de esa provincia o de la justicia nacional, con sede en la ciudad de Buenos Aires, en distintos medios de comunicación se dieron a conocer detalles del testimonio de la denunciante que hasta el momento se mantenían solo en el ámbito judicial.

En diálogo con Página/12, Milagro Mariona, vocera de la denunciante, calificó de «muy grave» la circulación de dichos e imágenes que forman parte del expediente. «Nos parece muy grave que se haya filtrado algo que debería quedar en la justicia. No hay que indagar más sobre los hechos denunciados porque de esa manera se revictimiza y se le genera un daño a la integridad de la denunciante que es lo que intentamos cuidar», aseguró y agregó que la justicia «debería investigar cómo salió la denuncia a la prensa».

En el texto filtrado se detalla un patrón de comportamiento abusivo y violento que el senador Alperovich tenía hacia su sobrina, que trabajaba con él. La denuncia por «abuso sexual con acceso carnal», radicada en noviembre del año pasado, fue realizada por siete hechos, dos de los cuales ocurrieron en Buenos Aires y cinco en San Miguel de Tucumán. Todos los episodios fueron cometidos entre los años 2017 y 2019. En su declaración,  la denunciante especifica los detalles de cada uno de los hechos, en los cuales, a pesar de manifestar de manera explícita su negativa, ella era obligada por Alperovich a mantener relaciones sexuales. En su testimonio, la joven también refiere haber sido víctima de constantes maltratos verbales y psicológicos por parte del senador licenciado .

Este martes a las diez de la mañana comenzará en la sede de los Tribunales Penales de Tucumán la audiencia oral y pública en la que se decidirá la competencia de la causa que investiga al senador . La semana pasada, la Cámara de Apelaciones en lo Penal de Tucumán decidió habilitar la feria judicial para tratar el tema, luego de que el juez Mariano González Palazzo, de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional, resolviera, ante la declaración de incompetencia de las justicias tucumana y porteña , que la causa debía unificarse para ser tratada en Buenos Aires. Palazzo había argumentado que “la concentración en una única investigación asegurará la adecuada valoración de la prueba garantizando una eficaz administración de justicia”. Sin embargo, los abogados de Alperovich mantuvieron en pie su apelación a la declaración de incompetencia del juez Maggio de Tucumán y sostienen ahora que la causa debe quedarse en la provincia. Es por esta razón que la justicia tucumana decidió habilitar una audiencia para resolver el tema.

«Esperamos que la justicia termine de definir la competencia y se empiece a investigar, entendemos que es urgente que comience el trámite», aseguró Mariona, consultada por las expectativas de la denunciante. Sus abogados habían pedido que la decisión no se demorará más allá del 31 de diciembre, ya que, según confirmó Mariona, en Buenos Aires ya se empezaron a tomar medidas en el marco del proceso y la demora en la decisión no hace más que dilatar la investigación.

La audiencia que se desarrollará mañana será un caso inédito, ya que no suele suceder que este tipo de decisiones sea resuelta de frente al público y la prensa. A la audiencia podrán asistir ciudadanos y representantes medios de comunicación, aunque la sala donde se llevará a cabo cuenta solo con 50 lugares, por lo que no habrá más que 16 periodistas acreditados. Las dos partes, denunciado y denunciante, deberán exponer sus argumentos acerca de los tribunales que creen competentes para tratar el caso; aunque ni Alperovich ni su sobrina están obligados a asistir en persona a la audiencia, sí deberán realizar presentaciones a través de sus abogados. De esta manera, la mujer deberá exponer detalles de los sucesos que ya volcó en su denuncia y que había elegido no exponer.

Será el juez Enrique Pedicone, vocal de la Cámara de Apelaciones tucumana, quien deberá tomar la decisión final en base a los argumentos expuestos. Aunque se espera que la audiencia termine con una decisión firme, el juez tiene la potestad de no tomar una resolución definitiva. De ser así, el caso podría ser elevado a la Corte Suprema.

DEJA UNA RESPUESTA