Un libro recupera las voces de las sobrevivientes de trata

BUENOS AIRES- (Infojus Noticias) “Ninguna quiere»: las voces de las víctimas de trata es el tÍtulo de un libro recupera la voz de las sobrevivientes, sus familias y los referentes de las organizaciones sociales que intentan que los derechos de las mujeres no sean vulnerados. Hoy la Subsecretaría de Promoción de DDHH presentó la publicación en el Museo Evita. También ofrece una guía de recursos para saber cómo actuar frente a estos casos.

¿Es cierto que hay que esperar 48 horas para denunciar la desaparición de una persona? ¿Es necesario dar datos personales para denunciar un caso de trata? La trata de personas es delito en Argentina desde 2008. En ese tiempo, el Estado nacional rescató un total de 9025 víctimas. Muchos de estos rescates fueron posibles gracias a ciudadanos que decidieron acercarse a los organismos del Estado o a la Justicia a relatar situaciones de explotación laboral y sexual que estaban viviendo otros. La cadena de solidaridad fue la oportunidad para que se haga Justicia. El libro “Ninguna quiere. Trata con fines de explotación sexual” recupera la voz de las sobrevivientes, sus familias y los referentes de las organizaciones sociales. Pero también ofrece una amplia guía de recursos para saber cómo actuar frente a estos casos y desterrar mitos.

La Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, a través de la Subsecretaría de Promoción de Derechos Humanos, presentó hoy el libro en el Museo Evita. Lo hizo en el marco del 64° aniversario de la primera vez que las mujeres argentinas emitieron su sufragio. El acto estuvo encabezado por el subsecretario de Promoción de Derechos Humanos, Carlos Pisoni;  la presidenta de la Fundación VEI, Lilia Saavedra; la coordinadora de la Oficina de Monitoreo de Publicación de Avisos de Promoción de Comercio Sexual, Chantal Stevens; el titular de la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas, Marcelo Colombo; el coordinador general del Museo Evita, Carlos Tonelli Banfi, y la representanta de la ONG Casa del Encuentro, Fabiana Tuñez.

Las historias que quedaron plasmadas a lo largo de las páginas de la publicación son una muestra de las 9.025 personas rescatadas entre abril de 2008, cuando se sancionó la ley contra la trata, y agosto de 2015. Sujetos, territorios y tramas se combinan a lo largo de los capítulos haciendo foco en el aspecto social de la problemática. Cada uno de los apartados aborda distintas prácticas, discursos y construcciones sociales en torno a la trata. La desigualdad entre mujeres y varones es, quizás, lo que atraviesa todo el libro.

Los relatos recorren casi todas las provincias del país demostrando la estampa del circuito prostibulario argentino. El equipo que trabajó para esta pieza estuvo compuesto por Marina Mariasch, Gabriela Buonomo, Ana Palazzesi, Celeste Abrevaya y Chantal Stevens

“Ninguna quiere” también recuerda, con imágenes y reseñas, a aquellas mujeres que aún hoy se encuentran desaparecidas de las que se sospecha que han sido víctimas de las redes. María de los Ángeles Verón, Dora Diel, Florencia Pennacchi, Soledad Olivera, Johana Chacón, Andrea López, María Ciccioli, Marcela del Carmen Mamani, Agostina Sorich, Fernanda Aguirre, Ramona Peli Mercado son algunas de las que figuran en el libro.

El último apartado lo dedica al acceso a la Justicia y ofrece una serie de teléfonos y direcciones a las que puede acceder cualquier persona que quiera denunciar. Entre estas vías de denuncia está la línea 145 que funciona en todo el país de manera gratuita y todos los días del año. El libro apunta a llegar a los clubes de barrio, organizaciones políticas de base, y comedores  comunitarios. Infojus Noticias seleccionó alguno de los testimonios que hablan de una de las formas más extrema de violencias contra las mujeres y transitan cada una de las etapas del delito de la trata:

La captación o el reclutamiento

“Estaba trabajando en una verdulería. Mientras limpiaba, se me acercó un tipo y me dijo que me fuera con él. Le dije que no me iría a ningún lado. Luego me amenazó [con] que si no mataría a mi mamá y a mi familia”. Gisela – Corrientes. Víctima

“Y ahí cuando miré, ella le pasó a Javier [el entregador]. Él dijo, “¿pero solo esto? Yo no quiero”. Entonces le dio 0 y ahí sí aceptó”. Sandra – Misiones. Víctima

“Me decía “tengo la última oferta”. Porque aparte venía a decírmelo como si fueran ofertas, no sé. “Me gustaría que entres a laburar en el rancho, aunque sea un mes, nada más que un mes, mirá lo que te pido, no es nada”. El rancho era un cabaret, una whiskería. Él había ido a hablar con el dueño, ya tenía todo arreglado”. Sabrina – La Pampa. Víctima

“Yo no ganaba pero había algunas chicas que se quedaban con su plata y otras que no. A veces las llevan con voluntad pero engañándolas, pero es casi lo mismo porque te dicen que vas a ganar mucha plata y al final no terminás ganando nada, terminás perdiendo”. Raquel – Posadas, Misiones. Víctima

El traslado

“Estuve en varios lugares, pero no me quedaba más de dos o tres meses, primero estuve en Entre Ríos, en Bahía Blanca y La Pampa. Estaba dos meses y me iba porque no me hallaba, porque te reclamaban por todo o te multaban, nunca veías tu plata, psicológicamente te discriminaban bastante si no hacías mucho dinero”. Raquel – Posadas, Misiones. Víctima

La explotación

“Me decía que con él iba a aprender a laburar, que tenía que ir a la calle, bajarme una botamanga solamente. Y yo estaba desconcertada totalmente, yo decía “no puede ser que con la persona que me casé, que supuestamente me ama, la persona que yo quiero, me haga esto y me explique cómo tengo que estar con otro tipo”. No lo podía creer. Pero la paliza que me pegó ese día no me la olvido nunca más”. Sabrina – La Pampa. Víctima

“De lunes a lunes, en la mayoría de los lugares no te dejan libres ninguna noche, a veces que no entraba ningún alma, pero tenías que estar ahí, a veces son las nueve de la mañana y llegan las seis de la tarde vos tenés que seguir ahí hasta que se vaya el último cliente, le tenés que sacar el último dinero que queda para vos, pero más para el dueño del local”. Raquel – Posadas, Misiones. Víctima

Las violencias

“Él me amenazó con que si iba a la policía me iban a matar, que además iba a matar a toda mi familia y que la policía no me iba a hacer caso, porque ellos iban a la policía y le pagaban mil pesos mensuales para que los defiendan y no les quiten el local”. Alejandra-Paraguay. Víctima

La lucha de familiares

“Cuando fui a retirar a mi hija de adentro de su casa la señora me preguntó si yo quería plata, ella me iba a dar plata. Pero no hablamos ni de cuánto ni de nada, le dije en otro momento”. Graciela – Madre de víctima

“Fui a hacer la denuncia y tenía que tener 72 horas de desaparecida. Entonces volví, yo ya estaba muy nerviosa, y una de mis vecinas me dice que vayamos a la Gendarmería, fuimos y ahí hicieron un rastrillaje. (…) pasaban las horas, pasaban los días. Hasta que me tomaron en la 3º la denuncia por fuga de hogar. Pero yo estaba segura que mi hija no tenía fuga de hogar”. Graciela – Madre de víctima

¿Qué denunciar?

– La desaparición de una persona: las primeras horas son fundamentales para la investigación judicial. No hay que esperar 48 horas para hacer la denuncia. No importa género, edad ni nacionalidad.

– Prostíbulos encubiertos: en la Argentina la explotación de la prostitución ajena es un delito y los prostíbulos están prohibidos aun cuando sigan operando como “café bar”, “night club”, “cabaret”, “whiskería”, “casa de masajes” o “privados”.

– Avisos que promuevan la explotación de personas con fines de prostitución: ya sea en medios gráficos, sitios de internet (Facebook, páginas web u otro) o volantes de promoción sexual ofrecidos en la vía pública.

– Reducción a servidumbre o trabajo forzado en talleres textiles, trabajo rural, fabril, casas particulares o en cualquier otro rubro.

¿Cómo denunciar?

Números para denunciar en forma anónima y gratuita las 24 horas, los 356 días del año desde cualquier lugar del país:

– Línea 145 – Programa Nacional de Rescate y Acompañamiento a las Personas Damnificadas por el Delito de Trata. Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación.

– 0800 222 1717 – Brigada Niñ@s contra la Explotación Sexual Comercial de Niñas, Niños y Adolescentes. Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación.

– 4958 3982 – Brigada móvil de intervención en urgencias con víctimas de delitos sexuales. Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación.

– 0800 555 5065 – Ministerio de Seguridad de la Nación.

DEJA UNA RESPUESTA