Boudou: “En la época en que a la mayoría de los argentinos le iba mal, a Clarín le iba bien”

QUILMES- El vicepresidente en ejercicio de la Presidencia, Amado Boudou, afirmó que «en la época en que a la mayoría de los argentinos les iba mal, a algunas pocas empresas les iba bien, en particular al grupo Clarín».
Además, el vicepresidente calificó a ese grupo como «una empresa de medios que concentraba, concentraba, y se hacía cada vez más grandota, una carga más pesada para el conjunto de la población».
En esa línea, apuntó también que «hay que decirlo con todas las letras; además tomaban decisiones por todos, porque se ponían por encima del poder político para extorsionar a los gobiernos y obligarlos a tomar medidas».
Al hablar en la Universidad de Quilmes, Boudou expresó: «recordemos algunas tapas de los diarios cuando le sacaban el 13 por ciento a los jubilados y era presentado como una medida de austeridad y en realidad estaban destruyendo a la sociedad argentina». Enfatizó en ese sentido, que tomaban decisiones «según los intereses que están en juego».
«Me hace acordar -prosiguió- al tema de las AFJP en las que 11 gerentes tomaban decisiones sobre el ahorro público de la Argentina, sin ningún control».
Y comparo: «qué distinto lo que ha sucedido desde que la Presidenta tomó la decisión de recuperar este sistema», a la vez que elogió que «desde la llegada de Néstor Kirchner el poder político toma decisiones soberanas».
Ejemplificó el vicepresidente en esa dirección que es porque «hay liderazgos que no se dejan extorsionar» y «no se dejan empujar por la tapa de un diario o un grupo mediático que pretende llevarse por delante al Gobierno».
Por eso, Boudou pidió «no aflojar un solo día; como dijo ese gran Presidente (por Néstor Kirchner) este equipo no vino para dejar las convicciones en la puerta de la Casa Rosada».
Criticó a quienes habían «tirado por la venta la educación pública, que le había sacado el 13 por ciento a los docentes, a los no docentes, que habían congelado la posibilidad de incorporar nuevos cargos de sus universidades».
Remarcó además que «fíjense si el poder político estaba devaluado, que un ministro de Economía al que nadie había votado, mandó a los científicos e investigadores a lavar los platos y parecía casi algo natural».
Pero enfatizó que «ese país se acabó definitivamente en la República Argentina. Y las cosas no pasan de casualidad ni pasan solas».
En otro orden, sostuvo que «el sistema educativo público en general fue creciendo, no sólo el sistema universitario».
«Y fíjense -hizo hincapié- como todo se va encadenando, porque en el país, quienes llevan adelante las políticas tienen que tomar decisiones; tomar decisiones es decidir prioridades, es decidir cómo se asignan los recursos».
En ese sentido, Boudou dijo que «en la Argentina hasta el año 2003, se utilizaba el 5 por ciento del PBI para pagar la deuda externa y el 2 por ciento se invertía en el sistema educativo».
Pero remarcó que durante esta gestión «se fueron tomando medidas osadas, se le pagó completo al Fondo Monetario Internacional para sacárselo de encima a él y a sus recetas de una vez y para siempre; se hicieron canjes con bonistas obteniendo quitas de los mismos».
Añadió a modo de ejemplo que «este año 2013, vamos a estar superando el 6 y medio por ciento del PBI (para educación) y vamos a utilizar solo el 2 por ciento del PBI para pagar deuda. Para esto se pelea y se pone la cara todos los días», subrayó.
«Entonces -agregó-, es lógico que a muchos les moleste y les duela. Siempre que hay un proceso de inclusión, a algunos les molesta y les duele porque es pérdida de privilegios, es pérdida de ganancias extraordinarias, es pérdida de precios monopólicos, es pérdida de que el ajuste sea siempre por los salarios y nunca por los beneficios de aquellos que están en posiciones privilegiadas en términos relativos».
«íCómo no nos van a pegar si les sacamos toda la publicidad de las AFJP que iba a uno o dos grupos mediáticos solamente! íCómo no nos van a pegar si ellos antes, como hizo el Grupo Clarín, hacían una emisión de acciones de esa empresa que ya tenía arreglada de antemano con los gerentes de las AFJP, las compraban como si fueran una inversión para los trabajadores y a la semana valían un tercio».
Al finalizar, Boudou expresó: «Por eso, yo quiero pedirles que no aflojemos ni un día, quiero decirles fuerza Argentina, fuerza Quilmes, fuerza, fuerza Cristina, fuerza todos, a seguir construyendo la Argentina diversa de los 40 millones».
El vicepresidente estuvo acompañado, entre otros, por el jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina; el ministro de Educación, Alberto Sileoni; el titular de la AFSCA, Martín Sabbatella, el secretario de Políticas Universitarias, Martín Gill, el secretario de Comunicación Pública, Alfredo Scoccimarro; el rector de la UNQuilmes, Mario Lozano; y el intendente Francisco Gutiérrez.
Boudou dejó habilitadas aulas de imagen y video, un estudio de televisión y obras en el departamento de Economía y Administración.