Polémica entre Bullrich y los docentes en torno al operativo “Aprender

BUENOS AIRES- El ministro de Educación afirmó que el principal problema al que debe buscar una respuesta desde su gestión «es el sector docente» y destacó: «sin educación de calidad no le estamos mostrando un futuro a los chicos pobres».

«Lo primero que tiene que resolver el Ministerio es todo lo que tiene que ver con el docente, su rol, su formación, el prestigio y su autoridad. Debemos mejorar las condiciones en la cual enseña y terminar con esta soledad que siente muchas veces al enfrentar los problemas que tiene que enfrentar», dijo Esteban Bullrich

escuela-privada

Esta preocupación principal descripta por Bullrich se tradujo en la presentación de un proyecto de ley que penaliza a aquellos alumnos y padres que agreden físicamente a un docente en la escuela aunque el titular de la cartera educativa aseguró que «la agresión no es el único punto que debe enfrentar».

También están sus condiciones salariales y en este apunto aseguró: «el piso salarial que otorgó el gobierno nacional a la fecha aumento el 62 por ciento, realmente hemos hecho un esfuerzo para que ningún docente en la Argentina tenga un salario bajo».

«Obviamente no hemos resuelto el problema salarial y no lo vamos a resolver en un año pero empezamos a dar una indicación que nos interesa seguir en este camino», dijo el ministro y añadió: «Queremos que los docentes ganen bien porque son los empleados públicos más importantes», sostuvo el ministro.

El 18 de octubre próximo, se pondrá en marcha en todo el país el Operativo Aprender, en donde 1.400.000 chicos de 31.000 escuelas serán evaluados con pruebas estandarizadas con el objeto de saber su nivel de aprendizaje.

escuela-rural

Esto generó rechazos de algunos sindicatos como la UDA, el Suteba y la Federación Nacional Docente que impugnaron el operativo con el argumento de que sólo buscaba la promoción de rankings.

«Vamos a garantizar este Operativo, es una pena esta postura, es como enojarse con una radiografía porque el hueso está quebrado», dijo el ministro.

Indicó que algunos sectores docentes «quieren promover un prejuicio, con el miedo que vamos a realizar rankings o que vamos a tomar datos, pero lo que queremos es tener información para tomar mejores decisiones».

Bullrich planteó que existen cuestiones a las que todavía no hay respuesta certera como «por qué abandonan los chicos el secundario, por qué tenemos problemas de lectura en la primaria o por qué los chicos llegan a la universidad sin comprensión lectora».

«La evaluación no nos va a decir cuáles son los problemas, no va resolver nada, es como la radiografía, por sí sola no va a curar el hueso, pero por lo menos queremos hacer un plan con información verídica y veraz, que hoy no la hay».

El ministro desterró la idea de que la escuela que tenga alumnos con bajos niveles de aprendizaje de acuerdo a los resultado del operativo será sancionada

«Si en una escuela los chicos aprenden menos no vamos a sancionarla, al contrario van a recibir mucho apoyo de este Ministerio para mejorar, si una escuela no cumple por las razones que sean con determinados niveles de aprendizaje, vamos a acompañarlos en el aprendizaje para mejorar», precisó el ministro.

Y añadió: «No queremos atacar a las escuelas, queremos ayudarlas».

Sostuvo que «para garantizar que todos los chicos nazcan donde nazcan tengan las mismas oportunidades, hay que saber si la escuela es o no de calidad y si no es de calidad trabajar en conjunto con los tres niveles de gobierno, Nación, Provincias y Municipios, para que esa escuela mejore y garantizar, que hoy no pasa, que todas tengan la misma educación».

Bullrich consideró que los recientes índices de pobreza dados a conocer por el Indec en el que 1 de cada tres argentinos tiene esa condición «es grave pero lo más trágico es que uno de cada dos niños es pobre».

«La pobreza no es el pibe que no tiene comida es ese pibe que no ve el futuro, es el que abandona el secundario, el que dice no sé que voy a hacer. Los índices de expectativa de vida en la zona más marginales de nuestro país son realmente muy bajos», sostuvo Bullrich.

El funcionario aseguró que la dirigencia política «debe reconocer esto como un fracaso» y añadió: «Los pibes de 15 a 18 años que cometen asesinatos son pibes que deberían estar en la escuela y nosotros los políticos los estamos condenando».

«La clase política no le dió la respuesta, eso es la pobreza y la solución es dar educación de calidad. El problema es que la escuela hoy en el formato que tiene está diseñada para el siglo 19 y no está dando respuestas»,

En este sentido destacó que las escuelas en realidad «lo está expulsando y lo que es más grave, es que es impermeable al ingreso de los que están afuera, eso tenemos que cambiar, porque así vamos a terminar con la pobreza».

Destacó que esto «no se va a cambiar con planes sociales, a ese pibe le podes dar un plan social pero esa plata la va a usar para comprar balas, lamentablemente tenemos que pensar eso, hoy ese pibe no ve el futuro, nosotros, la dirigencia política, no se los estamos mostrando».

«Y nos tenemos que hacer cargo de esto porque no hago responsable a los padres, ellos tambien son fruto de este sistema , acá entre todos hay que construir el futuro de esos pibes», remarcó Bullrich .

En sentido contrario a estas declaraciones los docentes y especialistas  de las distintas ramas critican el  sistema de «múltiple choice» ya que «destruye el objetivo pedagógico de que los alumnos entiendan, razonen, analicen y saquen conclusiones propias sobre los contenidos que se enseñan. Al contrario, ya han llegado a escuelas ejercicios preparatorios y con la intención de que a los niños no les vaya mal, se han dejado de lado los planes de estudio habituales para ´entrenarlos`».

Las preguntas para «evaluar el estado de la situación educativa actual» incluyen ejemplo como: «El fruto de una planta siempre contiene semillas. ¿Cuál de éstas no es un fruto? A- Naranja; B- Calabaza; C- Manzana; D- Apio”.

Además intentan poner  un «ranking” de escuelas, calificándolas de 1°, 2° y 3° categoría generando una discriminación y estigmatización entre los alumnos de acuerdo al establecimiento que asistan.

Natalia Stoppani, profesora en Ciencia Política y Coordinadora del Departamento de Educación del CCC Floreal Gorini, publicó en Página 12 un editorial en el que rechazó esta visión y propuesta tecnocrática sobre la educación.

«Nos preguntamos cuáles son los fundamentos pedagógicos y estadísticos para sustentar esta evaluación, cuáles son los argumentos para hacerla de éste modo y cuál es el objetivo que subyace a esta prueba estandarizada y uniforme», reflexiona Stoppani y remarca que este tipo de actitud por parte del gobierno nacional: «Supone una descalificación a lo existente, pues se deja entrever que antes no se evaluaba, antes no se hacía nada y nosotros, con el fin de la transparencia y la mejora de la calidad educativa, ahora, por fin , cada quién tendrá lo que se merece».

Esta práctica de «evaluación educativa» ya se realiza en  países como México, Chile y Brasil donde lo que se prima son los intereses educativos en pos de la ideología de empresa y de un mundo de incertidumbre laboral.

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA