Profesionales ayudarán a autoconstruir viviendas afectadas por la inundación

 

LA PLATA- Las facultades de Arquitectura y Trabajo Social de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) asistirán en forma gratuita a familias afectadas por la inundación del pasado 2 de abril, para que puedan autoconstruir sus viviendas.

El anuncio fue dado a conocer por el presidente de la UNLP, Fernando Tauber, al presentar el proyecto de Extensión denominado “Capacitación y Asistencia Técnica en la Reconstrucción del Hábitat”, acompañado por la decana de Trabajo Social, Verónica Cruz, el secretario de Extensión de Arquitectura, Gustavo Paez y el coordinador del Consejo Social de la UNLP, Jerónimo Chaparro Fresco.

La iniciativa propone desarrollar una serie de cursos de capacitación y formación técnica destinados a unos 100 referentes de organizaciones sociales para que -a través de procesos participativos- puedan difundir en los barrios esos conocimientos técnicos y prácticos específicos adquiridos.

Los destinatarios del proyecto de extensión será una población conformada por 5000 a 8000 familias que resultaron gravemente afectadas por la inundación, según se explicó.

De la capacitación, participarán trabajadores de Tolosa, Altos de San Lorenzo, Villa Alba, Villa Elvira, Los Hornos, barrio Aeropuerto, entre otros.

El presidente de la UNLP destacó que «este proceso de capacitación que se pone en marcha porque la Universidad está obligada a tener un fuerte vínculo con la comunidad y debe involucrarse en todos los problemas que afectan a su sociedad».

En tanto, el secretario de Extensión de la Facultad de Arquitectura, Gustavo Paez, sostuvo que «esta iniciativa adquiere relevancia porque procura desarrollar una estrategia de trabajo extensionista dirigida a atender una problemática que afecta a un número significativo de familias y demanda la intervención sostenida y argumentada de la universidad pública».

«El fuerte impacto de la inundación que sacudió la región produjo un efecto devastador en las precarias viviendas de estos grupos asentados en áreas de expansión urbana informal, caracterizadas por el déficit habilitación y de servicios públicos, la ocupación no planificada de la tierra, y la vulnerabilidad física», reconoció.

Por su parte, Verónica Cruz resaltó la «importancia de este trabajo de extensión universitaria que tendrá un efecto replicador y permitirá que los referentes barriales puedan actuar como formador de formadores».

La inundación registrada en La Plata el pasado 2 de abril, dañó un cuarto de los inmuebles de la ciudad, y el municipio platense consideró que fueron afectados un promedio de 3,5 habitantes por casa y 2,5 por unidad funcional, por lo que estimó que los vecinos en situación crítica a raíz de la tragedia ascendieron a 135.037.

Desde el punto de vista patrimonial, la estimación de las pérdidas sufridas por el conjunto de platenses damnificados ascendió al menos a 2.618.982.000 pesos.

Las pérdidas en los 2.846 comercios y oficinas afectados se estimó en 281 millones de pesos (120.000 pesos promedio por local), mientras que desde el punto de vista de las familias alojadas en casas se estimó en 2.337 millones de pesos, unos 78.000 pesos en promedio.