Salud asiste a los inundados y difunde recomendaciones para evitar accidentes y enfermedades

BUENOS AIRES- Ante el desborde de los ríos y arroyos por las intensas lluvias y el pronóstico de sudestada, la cartera sanitaria nacional aconseja alejarse de las zonas propensas a inundarse, consumir agua segura y evitar la circulación innecesaria de vehículos y personas.

Como consecuencia de las intensas precipitaciones y el desborde de ríos y arroyos en diversos municipios de la provincia de Buenos Aires, el Ministerio de Salud de la Nación, en coordinación con otras carteras del Ejecutivo nacional y las autoridades sanitarias bonaerenses, envió a esa jurisdicción un refuerzo de botiquines con medicamentos esenciales del Programa Remediar, miles de dosis de vacunas contra la hepatitis A, 10.000 kilogramos de leche en polvo, 2.000 dosis de doxiciclina para la prevención de leptospirosis y 50.000 pastillas potabilizadoras de agua.

Además, equipos de salud de la cartera sanitaria nacional realizan operativos sanitarios territoriales en barrios de Luján, Pilar, Campana y San Antonio de Areco, que consisten en acciones de vacunación y controles para la prevención de enfermedades, asistencia obstétrica y psicosocial y distribución de pastillas potabilizadoras de agua.

En tanto, el tren sanitario Ramón Carrillo, que gestionan articuladamente el ministerio de Desarrollo Social y la cartera sanitaria nacional, también se encuentra brindando asistencia desde ayer en Luján. El mismo cuenta con profesionales en pediatría, medicina general, odontología, obstetricia, nutrición, salud mental y trabajo social.

El ministro de Salud Daniel Gollan mantiene comunicación constante con su par bonaerense Alejandro Collia para coordinar las acciones, al igual que con los otros ministros de la Nación afectados por la contingencia.

 

Recomendaciones frente a la sudestada

Ante el alerta meteorológico por sudestada vigente para la Ciudad de Buenos Aires y parte del territorio bonaerense,  la cartera sanitaria nacional recomienda permanecer en lugares cerrados y en caso de tener que salir evitar los lugares que suelen inundarse y caminar o conducir por zonas libres de agua para no correr riesgos de lesiones traumáticas, eléctricas y ahogamiento.

El alerta meteorológico emitido hoy por el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) prevé durante esta tarde para la costa sudeste de la provincia de Buenos Aires; Río de la Plata y zonas costeras y Delta del Paraná, “vientos del sudeste con intensidad entre 50 y 60 kilómetros por hora con ráfagas” y advierte que esta situación persistirá al menos hasta la mañana deljueves y que “el fenómeno estará acompañado de lluvias y lloviznas”.

Por este motivo la cartera sanitaria nacional solicita a los habitantes quedarse en lugares seguros durante el temporal y en caso de tener que salir, esperar a que baje el nivel de agua para movilizarse. En ningún caso se debe intentar cruzar a pie una corriente del agua que sobrepase las rodillas.

Se aconseja no conducir por una zona inundada ni una vez que el agua ya está en un nivel alto. Si un cable de energía cae sobre el auto mientras se conduce, hay que quedarse dentro del vehículo y seguir manejando para alejarse del cable. Si el motor se para, no apagar el auto girando la llave de encendido y apagado.

En los casos en que la inundación llegue a lugares cerrados como la casa, el trabajo, o la escuela, es necesario evacuar el área crítica y ubicarse en zonas altas, el techo o la planta superior de la vivienda. Si no hay posibilidad de acceder a una zona más alta, la opción es trasladarse a un albergue temporal.

En estas condiciones, no se debe manipular ningún artefacto que esté conectado a la red eléctrica y la recomendación es desconectar la térmica o disyuntor. Los niños, ancianos, discapacitados, enfermos no deben quedarse solos ante este tipo de situaciones y requieren de especial cuidado.

Si el abastecimiento de agua está afectado por la inundación, las personas deben tomar agua mineral o que provenga de una fuente segura. Se puede convertir en agua segura aquella que proviene de pozo o  de red con dos gotas de lavandina por cada litro de agua y  dejarla reposar 30 minutos antes de utilizarla. Otra opción es hervirla durante 3 minutos y esperar a que se enfríe para consumirla.

Los alimentos pueden echarse a perder tanto por entrar en contacto con agua de la inundación o perder la cadena de frío por más de 4 horas en heladera apagada y dos horas a temperatura ambiente por lo cual en esos casos no deben ser consumidos. Tampoco se deben ingerir los medicamentos que se hayan mojado. Además es importante que se coloquen todos los productos tóxicos en lugares altos, fuera del alcance del agua.