Massa avaló a repartir la boleta cortada

BUENOS AIRES- El anuncio del precandidato presidencial del frente UNA, Sergio Massa, de que avalará que sus intendentes puedan repartir la boleta cortada a nivel distrital fue recibido con cautela al interior del Frente Renovador, y las reacciones se dividieron entre los que consideraban inevitable esa decisión y a quienes les preocupa que esto lleve a un acercamiento con el PRO.

En diálogo con Télam, el intendente de Junín y candidato a la reelección, Mario Meoni, destacó que la decisión de Sergio Massa «habla de su generosidad» y explicó: «Sergio cree que los votos que él pueda sacar tienen un techo y que nosotros podemos sacar más votos con otros candidatos».

«Siempre sostuvo lo mismo, cuando medía 30 puntos o 10. Sergio cree que algunos candidatos tienen un plus a nivel local que deben aprovechar», agregó Meoni.

El senador provincial Roque Cariglino, hermano de Jesús -intendente aliado de Massa en Malvinas Argentinas- dijo que desde su espacio prefieren «esperar al mes que viene a ver cómo se reflejan en el ánimo de la gente todos estos acontecimientos» pero que «no» van a «inducir al corte de boleta ni tampoco a decirle a la gente que no lo vote a (Mauricio) Macri».

«Nosotros jugamos con boleta completa el domingo pasado, pero hubo vecinos que quisieron votar a Macri y también algunos quieren votar a Scioli. No le podemos negar a la gente que quiera votar a otro presidente», opinó Cariglino, aunque no quiso asegurar que ya tengan decidido aceptar el aval de Massa.

En entrevista al diario La Nación, Massa afirmó: «(Los intendentes) me dieron un piso en las PASO y lo valoro. Ahora, tanto ellos como yo tenemos que crecer y buscar nuestro techo. Mi desafío es crecer, pero también tengo que respetar los intereses de mis aliados, que se pusieron la campaña al hombro. Yo no les puedo poner un techo».

Que el presidenciable que encabeza la boleta explicite que sus jefes territoriales tienen su aval para jugar en forma autónoma en pos de mejorar sus chances electorales es algo poco frecuente, por lo que despertó sorpresa en algunos dirigentes y preocupación en otros.

«Es un error político hacerlo público, pero es una cuestión natural que sea así», dijo a Télam en reserva uno de los candidatos a diputado nacional del massismo en la Provincia.

Otro referente massista bonaerense, que también figura en la boleta, interpretó que esto «puede ser leído como un pedido del propio Massa para que los intendentes le reclamen que se baje» de la candidatura.

«Si Massa acuerda con el PRO, que se olvide que muchos lo apoyemos en eso», enfatizó, en alusión a ese grupo de dirigentes enfáticamente opuestos al acercamiento con el PRO, entre los cuales figuran el candidato a gobernador, Felipe Solá; a diputados, Graciela Camaño y Alberto Roberti, y al Parlasur, Mónica López.

Desde el entorno del intendente Joaquín de la Torre, quien también perdió en las elecciones del domingo ante el oficialismo, buscaron mantener la cautela ante los dichos de Massa, que consideraron «apresurados», aunque dejaron en claro que «este tipo de decisiones no las toma solamente Massa, son los intendentes los que definen cómo trabajamos la boleta».

Desde el macrismo también apelaron a la cautela, aunque desde la jefatura de campaña bonaerense dejaron en claro que ante las versiones de posibles negociaciones de «rescate» de intendentes massistas, el PRO «no va a bajar ninguna candidatura propia en ningún distrito».

«Ante la inminencia de la traición, Massa les dijo a los suyos que no hace falta que se vayan. Pero en perspectiva, es tal la magnitud del esfuerzo electoral que tendrán que hacer, que repartir boleta corta o un pacto con nosotros no les hará ganar tampoco», opinaron desde el PRO.