Giro en la investigación de Angeles Rawson con allanamientos en su casa y estricto secreto de sumario

 

BUENOS AIRES La causa por el crimen de Angeles Rawson entró  en secreto de sumario a la espera de nuevas pistas, luego de que se confirmara que la chica no había sido violada.

«La Fiscalía confirmó que la autopsia realizada sobre el cuerpo de la víctima permitió establecer que la adolescente no habría sufrido violaciones ni otros actos de violencia física, más allá de la acción que causó su muerte», se indicó en un comunicado de Procuración General de la Nación.

Se informó además que la fiscal dispuso «una nueva batería de medidas de prueba que se suman a las ya requeridas a partir del momento de la denuncia y posterior hallazgo del cadáver en la cinta de traslado de material de residuos del Complejo Ambiental Norte 3 de la CEAMSE, en la localidad de José León Suárez».

Sergio Daniel Opatowsky, padrastro de la joven Angeles Rawson, formuló esta madrugada declaraciones una vez concluido el allanamiento, que encabezó la fiscal porteña Paula Asaro, en el departamento de la familia y en una cochera lindera.

“Se llevaron la computadora y la notebook de la nena, una computadora de la mamá, los libros y los útiles del colegio”, manifestó Opatowsky, alrededor de las 0.45, sobre el allanamiento del departamento, ubicado en Ravignani 2360, en el barrio porteño de Palermo.

Consultado sobre una sábana con sangre que fue retirada del domicilio, señaló que: “Era de mi hijo mayor que en febrero fue operado de una fístula en la cola y por ahí quedó una manchita».

En cuanto a si la menor fue ahorcada con una tanza de pescar, sostuvo que no tenía idea, pero destacó que “yo me dedico a la pesca, yo soy pescador profesional, por eso les pedí a la Policía que no se lleve nada de eso y no se lo llevaron”.

Aclaró que el allanamiento “no fue sorpresivo sino un desencuentro. A la tarde estuve esperando y no vinieron. Después me vino a buscar la brigada ( Policía Federal) al velatorio”.

Cámaras de seguridad detectaron a Angeles Rawson a metros de su domicilio minutos antes de desaparecer. Ante esas imágenes, que los detectives de la Policía Federal (PFA) le acercaron a la fiscal, la justicia dispuso los allanamientos de urgencia en busca de rastros.

El procedimiento, que encabezó la fiscal porteña Paula Asaro, se efectuó debido a que hasta horas antes se presumía que la chica había desaparecido en el predio de la CEAMSE del barrio porteño de Colegiales, a ocho cuadras de su casa, adonde había concurrido a clases de educación física.