Un chico jugaba al «ring raje» en Quilmes  y el dueño de una casa lo baleó

QUILMES- Un adolescente de 14 años fue herido de un tiro en la nuca por un vecino al que le tocó el timbre cuando jugaba al «ring raje» con amigos y tiraban basura en una calle del barrio Parque Calchaquí, del partido bonaerense de Quilmes.  Tras el hecho, el acusado fue detenido y en su poder se secuestró el arma que se sospecha empleó para el ataque.

El episodio ocurrió en la calle 395 al 2500 cuando varios adolescentes tocaron en reiteradas ocasiones el timbre en un domicilio para hacer un «ring raje», al tiempo que comenzaron a revolear bolsas de basura de distintas casas, según los voceros policiales.

En ese momento, el dueño de la vivienda salió a la vereda a los gritos y, tras una discusión con los jóvenes, comenzó a efectuar disparos con un arma hasta herir de un tiro a la altura de la nuca a uno de ellos, de 14 años.

El adolescente fue trasladado a la Clínica del Niño, en Quilmes, donde se recuperaba y era sometido a diversos estudios, ya que el proyectil le quedó alojado entre la segunda y tercera vértebra cervical, y debido a la inflamación aún no pudieron extraérselo, contó esta mañana a la prensa su madre, Lorena.

El acusado de disparar ya había tenido altercados con los jóvenes, quienes solían tocarle el timbre y arrojar la basura a la calle, por lo que salió a enfrentarlos y, tras una discusión, disparó.

El atacante, de 52 años, fue detenido tras el hecho y quedó a disposición de la fiscalía 5 de Quilmes, acusado de «abuso de arma de fuego y lesiones».

En su poder se secuestró un revólver Pasper Bagual calibre 22, con una vaina servida.

Esta mañana, la madre del herido contó que estaba reunida en la casa de unos amigos y que su hijo y otros chicos de la misma edad, todos vestidos con ropas del mismo equipo de fútbol, salieron a dar una vuelta.

«Tocaron timbre en una de las casas y pasaron corriendo por la casa de este vecino, que habrá pensado que eran delincuentes, no sé, aunque, quiero aclarar que los nenes estaban todos vestidos con un mismo equipo de fútbol», agregó.

Según Lorena, en esas circunstancias, el vecino, al que identificó como Oscar y dijo conocer del barrio, «primero los corrió y luego les disparó».

«Uno (de los balazos) fue para mi hijo, pero podría haber sido para cualquiera. Así como cayó herido se levantó y vino a la casa donde yo estaba. Lo veo blanco como un papel y me dice ‘mami, Oscar me pegó un tiro’, ahí lo veo pasar y tenía un punto rojo en la cervical y una lágrima de sangre», agregó Lorena.

La mujer dijo que espera que el hombre «esté en la cárcel el tiempo que designe la Justicia» y que cuando salga no quiere tenerlo más en el barrio.

«Nunca me hubiese imaginado que podría dispararle a mi hijo, nunca tuvimos inconvenientes, porque eramos vecinos», concluyó la mujer.