Una muestra fotográfica sobre Jorge Julio López en el Centro Cultural Haroldo Conti

CAPITAL FEDERAL- Se exhibe en el Centro Cultural Haroldo Conti un registro fotográfico de Gerardo Dell’Oro, de distintas acciones políticas y artísticas realizadas en reclamo por la aparición con vida de Jorge Julio López.

La muestra presenta fotografías tomadas durante distintas acciones políticas y artísticas realizadas en reclamo por la aparición con vida de Jorge Julio López.

Estas imágenes que se agigantan desplegadas en el acceso al espacio, reivindican la figura de Julio López y el reclamo de: ni un día más sin aquel que, una vez liberado, dedicó su vida a dejar testimonio, conmoviendo audiencias con increíbles detalles.

El testimonio de López posibilitó la condena a Miguel Etchecolatz por crímenes de lesa humanidad. Su desaparición ocurrió el 18 de Septiembre de 2006, un día antes de que se diera a conocer la sentencia a prisión perpetua del ex Jefe de Policía de la Provincia de Buenos Aires durante la última dictadura cívico-militar.

Gerardo Dell´Oro es por sobre todas las cosas un fotógrafo, criado en un hogar donde la fotografía estructuraba el relato familiar. Tiene muchas razones para no olvidar a ese hombre que denunció a los responsables del secuestro de su hermana Patricia. Por eso Gerardo insiste con este ensayo fotográfico que registra las formas creativas, artísticas, airadas, en las que se sigue reclamando contra la desaparición.

Desde el título  “Desaparecido en Democracia,  expresa una dolorosa evidencia, se nos aparece, sin embargo, como un oxímoron: una locución en sí misma contradictoria, puesto que el concepto desaparecido pertenece al orden de la dictadura.

“Tendemos a pensar a ésta y a la democracia como conceptos enfrentados que no guardan relación entre sí. Como tipos ideales, en el plano de los valores de un proyecto político popular, dictadura es regresión a la fuerza y afirmación del privilegio, democracia, el contexto de libertades necesario para avanzar en la igualdad social. Lo ocurrido con Julio López nos obliga a cuestionar ese pensamiento en blanco y negro.” Afirma Eduardo Jozami.

“La desaparición de López muestra la perduración de los aparatos de represión que no se someten al derecho. Cuando consideramos el accionar de algunas fuerzas policiales de la mano dura, el trato que siguen recibiendo los detenidos en muchos penales o casos como el de Luciano Arruga, asesinado por negarse a robar por cuenta de la policía, comprendemos que la desaparición del compañero que se animó a declarar contra el verdugo Etchecolatz es otra de las marcas de esa dictadura que la Argentina democrática no termina de borrar”.

“Podría pensarse que no es razonable insistir con este caso, excepcional en un país que desde hace años ha emprendido con vigor el camino de la Memoria, la Justicia y la Verdad. Sin embargo, es por eso mismo que no podemos olvidarlo”, dispara el director del Conti.

Precisamente porque la Argentina de hoy ha avanzado tanto en el ajuste de cuentas con la dictadura, porque la democracia ha permitido en el último decenio transformaciones tan significativas, estamos más obligados a no olvidar a López y a señalar cuanto debemos seguir avanzando para que situaciones como éstas ya no sean posibles.

De ese modo desde lo institucional, desde el mismo lugar donde habitó el terror, no se esquiva el dolor por la falta, por la violencia multiplicada, amenaza velada en una reincidencia sin sentido.

Desde este espacio abierto al diálogo y las preguntas,  quienes emprenden día a dia el trabajo por la memoria, como una ventana abierta que repele cualquier amedrentamiento.

Nos siguen hablando de deudas y cicatrices,  para atravesar el abismo que pretende el olvido. Mientras Julio López sigue presente y se agiganta en estas imágenes.

Las  Fotografías de Gerardo Dell’Oro, “Jorge Julio López. Desaparecido en democracia”,  se pueden ver en la explanada de entrada al Centro Cultural de la memoria Haroldo Conti hasta el mes de mayo.