Randazzo: «A los trenes los mueven las esperanzas de los pasajeros que quieren vivir en un país mejor»

MISIONES- El ministro del interior y Transporte, Florencio Randazzo, aseguró  que a los trenes «no los mueven ni los motores ni la electricidad, los mueven las esperanzas y la ilusión de miles de pasajeros que quieren vivir en un país mejor» al inaugurar oficialmente el nuevo servicio que unirá las localidades de Posadas y la paraguaya Encarnación.

Randazzo y el gobernador de Misiones, Maurice Closs, dejaron habilitado de manera formal este servicio, que funcionaba desde el 31 de diciembre pasado y que a la fecha ya transportó a unos 100.000 pasajeros.

Randazzo, al referirse a la inauguración del tren, aseguró que «todos hablaron de un sueño, y cuando un sueño se comienza a compartir es cuando se convierte en realidad».

Sostuvo que este nuevo servicio ferroviario «permitirá que miles de personas puedan utilizar este servicio en mejores condiciones, y ahorrando tiempo».

«Esto es parte de un proceso nacional de recuperación del sistema de trenes argentino, el tren está asociado al desarrollo y al progreso, pero está asociado también a la identidad y al crecimiento de los pueblos», afirmó.

Randazzo sostuvo que el gobierno nacional «tenía una deuda en materia de transporte ferroviario de más de 60 años, incluidos los 10 nuestros», se sinceró y aclaró que «el sistema ferroviario es el sistema nervioso de un país y es la prueba contundente de la integración»

«De esto que tanto se habla que es el Mercosur, que es cierto que es económico, pero fundamentalmente es político, plural, democrático y que tiene que ver con hechos concretos como el que estamos celebrando hoy que permite que miles de argentinos y paraguayos puedan viajar más cómodos y más rápido», subrayó el ministro.

Este servicio ya comenzó a funcionar el 31 de diciembre último y a la fecha fue utilizado por unas 100.000 personas.

Los trenes cuentan con aire acondicionado y el viaje tarda alrededor de 10 minutos, frente a las horas que se puede tardar cruzando el puente en ómnibus o automóvil.

La frecuencia del servicio es cada 30 minutos y cada formación transporta unos 200 pasajeros, y para agilizar aún más el cruce, el trámite de migraciones se realiza en las nuevas casillas de estación del lado argentino, antes o después de bajar del tren.