Distintas voces se hacen oír con referencia a la marcha del 18-F

BUENOS AIRES- El ministro de Defensa, Agustín Rossi, manifestó  que le resulta «una singularidad que después de tener durante años el mismo abogado, Tognoli haya cambiado y ahora sea alguien como Andrés Rabinovich, que defiende a narcos y es amigo de uno de los fiscales que convoca a la marcha del 18 de febrero, el fiscal federal Guillermo Marijuan», en referencia al ex jefe de la Policía de Santa Fe que está preso y acusado del delito de «encubrimiento agravado» a un procesado por narcotráfico.

Rossi escribió en Twitter que «Rabinovich – abogado defensor de Tognoli – es amigo del fiscal Marijuán y activo convocante a la marcha del 18F» y agregó: «El Dr. Rabinovich cuenta entre sus antecedentes haber defendido a narcos y barrabravas. Se jacta de haber defendido siempre a culpables».

En su cuenta de esa red social, el Ministro de defensa se preguntó: «¿Nuevamente vamos a permitir que abogados defensores de narcos con nefastos antecedentes vengan a vender humo en Santa Fe?»

Andrés Rabinovich, confeso amigo del fiscal Guillermo Marijuan, es un ferviente opositor al gobierno nacional. En su cuenta de Twitter, además de hacer gala de su amistad con Marijuan, el abogado del ex jefe de Policia de Santa Fe preso por narcotráfico, suele referirse de manera violenta sobre el kirchnerismo.

Ayer, mientras Cristina Fernández de Kirchner hablaba por cadena nacional, el abogado escribió en su cuenta de Twitter: «De que país habla nuestra presidenta ????? china ???» (sic).

Hace pocos días, también expresó su violencia hacia el Gobierno nacional al referirse al jefe de gabinete, Jorge Capitanich: «COKI CAPITANICH EL MENSAJE A LA LIBERTAD DE PRENSA !!!! Y VANDALISMO DE ESTE ASQUEROSO GOBIERNO ! 8 MESES !» (sic).

«Esta marcha del silencio esconde muchas cosas», manifestó Rossi acerca de las declaraciones que había hecho Tognoli acusándolo de impulsar su detención junto a la Procuradora General, Alejandra Gils Carbó y al secretario de Seguridad, Sergio Berni de haber impulsado su detención y, a su vez, mientras espera el juicio encerrado en la cárcel santafesina de Las Flores, manifestó ser «un preso político del gobierno nacional».

En diálogo con Télam, Rossi destacó que «hay que recordar quién es Tognoli que fue cuatro años jefe de drogas peligrosas durante la gestión de Hermes Binner y un año durante el gobierno de Antonio Bonfatti y fue el período de mayor vinculación de la policía con delitos narcos y nos ha dejado un alto nivel de inseguridad que sufrimos todos los santafecinos».

Con respecto al nuevo abogado de Tognoli, Andrés Rabinovich, el titular de la cartera de Defensa expresó que es amigo de uno de los fiscales que convoca a la marcha del 18 de febrero, el fiscal federal Guillermo Marijuan y además «fue y es defensor de narcos y de barras bravas, entre ellos el colombiano Ignacio Alvarez Meyendorff».

Rossi se refirió de esta manera a las declaraciones del ex jefe de la policía antinarcóticos durante la gobernación de Hermes Binner, que fue promovido a la Jefatura de la policía de la provincia tras la asunción de Antonio Bonfatti y espera el juicio encerrado en la cárcel santafesina de Las Flores.

Asimismo el secretario general de la Presidencia afirmó que “tres” de los fiscales que convocaron a la marcha del próximo 18 de febrero expresaron “en reuniones privadas” que tienen la “vocación de ser procuradores” en futuras administraciones.

“Hay 6 ó 7 que hicieron esta movida tratando de sacarle ventaja a lo que no tiene que tener ventaja. Hay algunos que se expresaron, por lo menos me consta que tres de ellos, han expresado en reuniones privadas, su vocación de ser procuradores en un futuro gobierno”, dijo el funcionario nacional en su habitual contacto matutino con la prensa antes de ingresar a la Casa Rosada.

En ese sentido, el ex senador del Frente para la Victoria añadió: “Es bárbaro, no dicen que lo que hacen es en honor al fiscal muerto, que era su amigo, sino que manifiestan el beneficio personal que resultaría si otro fuera el gobierno; y lo dicen sin ningún tipo de tapujo”.

También diferenció entre “estos seis o siete fiscales” y “los fiscales” que representan a la totalidad del Ministerio Público.

Asimismo, Fernández analizó también que “Nisman trabajó muy tranquilo y con muchísimo dinero, un presupuesto de 34 millones de pesos por año”, para investigar el atentado a la AMIA.

Al tiempo pudo saberse que los fiscales y jueces convocantes a la marcha del 18 de febrero, a un mes de la muerte de Alberto Nisman, acordaron marchar dentro de un cerco de seguridad para no mezclarse y evitar ser fotografiados con los dirigentes políticos de la oposición que adhirieron a la convocatoria y la alentaron a través de las redes sociales y con declaraciones en medios de comunicación.

Los fiscales, jueces y personal de los juzgados que concurran marcharán acordonados en la cabeza de movilización, donde llevarán una única bandera negra con letras blancas con la leyenda “Marcha del silencio. 18F. Homenaje a Alberto Nisman”.

Los detalles de la participación del sector judicial fueron coordinados durante una reunión realizada ayer en los tribunales de Comodoro Py a la que además de los convocantes concurrió el ex juez federal y ahora ministro de Seguridad porteño, Guillermo Montenegro.

El responsable de la seguridad en la ciudad garantizó un operativo de seguridad a cargo de la Policía Metropolitana, y se comprometió a contactarse y coordinar con el secretario de Seguridad nacional, Sergio Berni.

Fuentes que participaron de la reunión dijeron que se acordó en reafirmar la “identidad judicial” de la convocatoria para lo cual se intentará mantener a ese sector “alejado de los dirigente políticos” que se plegaron posteriormente.

La cabeza de la marcha será ocupada sólo por personal judicial ubicado dentro de un cordón a cargo de afiliados a la Unión de Empleados de la Justicia de la Nación (UEJN), que encabeza Julio Piumato.

El gremialista, que integra la CGT de Hugo Moyano, además de una vasta experiencia en movilizaciones proveerá de un camión con altoparlantes desde donde se pedirá un minuto de silencio por Nisman cuando pasen por la sede de la fiscalía en la que trabajaba, frente a la Plaza de Mayo.

Los dirigentes políticos podrán marchar detrás de ese cerco y los organizadores decidieron que no habrá fotos con ninguno de ellos, además de evitar hacer declaraciones públicas ni durante ni después de la marcha.

Otra importante personalidad que se manifestó sobre este tema fue el Premio Nobel de la Paz y presidente del Serpaj (Servicio de Paz y Justicia), Adolfo Pérez Esquivel  quien criticó la marcha del 18-F, dijo que no asistirá y aseguró que quienes convocan son «oportunistas políticos que jamás defendieron los derechos humanos».

«No voy a estar. Me parece bien que los fiscales recuerden a un colega que murió y no se sabe cómo. Pero detrás de esta marcha se suman un montón de oportunistas políticos que jamás defendieron los derechos humanos», aseguró Pérez Esquivel durante una entrevista en radio La Red.

“Rechazan los derechos humanos y ahora se suben al mismo caballo para sacar réditos políticos. No voy a participar, no tengo ningún interés. Desde el Serpaj y varias organizaciones consideramos que hubiese sido mejor hacer un acto en Tribunales. Pero esta marcha, en campaña electoral y con una oposición tremenda que ataca pero que no propone, es peligrosa porque ya hemos visto este tipo de avanzadas en otros países», expresó agregó.

A su vez, manifestó que hay que lograr llegar al «esclarecimiento de la muerte del fiscal Alberto Nisman», y le pidió al gobierno nacional que sea “prudente y lleve serenidad a la población porque hay mucha gente angustiada sobre esto».

«Estamos en un momento muy difícil en el país, con mucho dolor, tristeza y desconcierto en la población. Hay que tener mucho cuidado, más una jefa de Estado, que tiene que traer calma y no seguir con esta política de confrontación permanente», finalizó el Premio Nobel.

Homenaje y minuto de silencio por Nisman en el Senado

La Cámara alta rindió ayer  un minuto de silencio como homenaje al fiscal federal fallecido en el inicio de la sesión especial en la que se buscará media sanción al proyecto del Gobierno para reformular el sistema de inteligencia argentino.

Antes del homenaje pedido por la senadora del peronismo disidente Liliana Negre de Alonso, el jefe del bloque de senadores del kirchnerismo, Miguel Pichetto, declaró que el oficialismo adhería al homenaje, reclamó el esclarecimiento del hecho y se quejó de la «lentitud» de la justicia en el avance de la causa por la muerte de Alberto Nisman.

Pichetto también dijo que le parecía «injusta» la acusación de encubrimiento en la causa AMIA, que había formulado Nisman contra la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, y se pronunció a favor de que se «avance en saber la verdad» para que la de Nisman «no sea otra de las muertes dudosas de la Argentina».