Reconocen a los diplomáticos que posibilitaron la liberación de la Fragata Libertad

 

BUENOS AIRES- La Armada Argentina reconoció  en un acto encabezado por el ministro de Defensa, Agustín Rossi, a los diplomáticos que tuvieron una decisiva y destacada actuación ante el Tribunal del Mar para lograr la liberación de la Fragata Libertad, tras el secuestro ilegal del buque insignia en Ghana por la acción de los fondos buitre.

En el acto, la embajadora Susana Ruiz Cerrutti recibió la «Cruz Naval a los Servicios Distinguidos» en el grado de «Cruz Naval Laureada», por su «decisiva y laudatoria defensa» del buque escuela argentino ante el Tribunal Internacional de Derecho del Mar durante los 79 días que la fragata permaneció detenida en Ghana, y que finalmente fue liberada a mediados de diciembre del año pasado.

Durante un acto que se realizó en el Puerto de Buenos Aires a bordo del buque y en coincidencia con el 50º aniversario de la «Afirmación del Pabellón», es decir el momento en que se izó la bandera argentina, considerado por los marinos el momento de inicio como buque de instrucción en 1963.

Tras la entrega de reconocimientos, entre otros al nieto del escultor Carlos García González, autor del mascarón de proa de la fragata, y a otros marinos que prestaron servicios a lo largo de sus 50 años de historia, el ministro de Defensa destacó el valor simbólico de la fragata para el pueblo argentino.

Además de Ruiz Cerrutti, los embajadores Horacio Basabe y María Susana Pataro recibieron la Cruz Naval a los Servicios Distinguidos mientras que el ministro de la cancillería Holger Federico Martinsen recibió una medalla de la Armada al Mérito.

El ministro de Defensa Agustín Rossi hizo hincapié en la reestructuración de la deuda externa que la Argentina llevó adelante y lamentó que por entonces «había algunos que hablaban de hacer una colecta para pagarle a los fondos buitre. Pero la conducta argentina desde la dignidad y el orden jurídico logró acción reparadora».

También dijo en declaraciones a la prensa en la proa de la nave que el peor escenario «no es lo que sucede afuera sino adentro, porque el incidente se construyó como si la culpa hubiese sido nuestra».

«Estaban mal puestas las culpas. Lo que hay que hacer es condenar fuertemente la acción que llevan adelante los fondos buitre. Nosotros hicimos un plan fenomenal de reestructuración de la deuda. La Argentina es, como dice la Presidenta, un pagador serial de la deuda, cumple con todos los compromisos», indicó.

Y detalló «solamente quedaron fuera del canje el 7% de los tenedores de deuda a los que ahora hemos ofrecido que ingresen al canje», y reiteró que a su entender «lo más triste de ese episodio fue poner la culpa en otro lado que no fuese la acción claramente maliciosa y malintencionada de los fondos buitre».

El ministro de Defensa añadió que, de todos modos, la maniobra de secuestrar un símbolo de los argentinos «que después de recorrer 50 años el mundo representándonos es un emblema» tuvo en la población argentina «el efecto contrario», porque tras la liberación todo el pueblo fue a recibirla a Mar del Plata.

«Lograron el efecto contrario, después del embargo y la liberación, la gente la siente mucho más propia que antes porque pertenece cultural y afectivamente al pueblo argentino», dijo.

La Fragata Libertad tiene como misión completar la formación profesional de los guardiamarinas al contribuir al incremento de sus conocimientos náuticos y profesionales para integrarlos a la vida en el mar.

Fue botada el 30 de mayo de 1956 y se incorporó a la Armada el 28 de mayo de 1963. Hasta ahora realizó 43 viajes y recorrió 900.000 millas marinas en las que visitó 520 puertos.