Se realizó audiencia pública para la reforma de los Códigos

BAHIA BLANCA- El presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Julián Domínguez, afirmó  «qué mejor manera de celebrar 30 años de democracia que desde la diversidad de miradas, procesando lo mejor que cada uno tenga para aportar», al abrir la audiencia pública en Bahía Blanca para la reforma, actualización y unificación de los Códigos Civil y Comercial.

De esta nueva audiencia pública de la Comisión Bicameral para la Reforma, Actualización y Unificación de los Códigos Civil y Comercial, que se llevó a cabo en el Teatro Municipal, participaron 22 personas que expusieron sus visiones sobre la iniciativa.

De la audiencia, encabezada por Domínguez, participaron los diputados nacionales Carlos Kunkel (Frente para la Victoria); Ricardo Gil Lavedra, María Luisa Storani y Juan Pedro Tunessi (UCR); la diputada por Peronismo Federal, Graciela Camaño y la senadora de San Luis por el Peronismo Federal, Liliana Nélida Alonso como así también el intendente de Bahía Blanca, Gustavo Bevilacqua.

Domínguez señaló que «venimos con la certeza de que la mejor manera de fortalecer el debate de la propia comisión es escuchar a todos y cada uno de aquellos que tengan un interés legítimo».

«Yo soy parte de la generación del Bicentenario, voté cuando tenía 18 años por primera vez en 1983 y déjenme decirles que yo soñé esta Argentina donde diferentes expresiones políticas nos pudiéramos juntar», agregó.

Domínguez sostuvo: «yo tengo el sueño que quizás podamos dejarle a nuestros hijos un país mejor que el que nosotros recibimos de nuestros padres y eso lo hacemos entre todos».

«Qué mejor manera de celebrar 30 años de democracia que desde la diversidad de miradas», expresó y agregó: «si nos escuchamos entre todos seguramente estaremos ofreciendo a los tiempos por venir las condiciones para que los argentinos puedan vivir mejor».

 

«Un cambio de paradigma es que en la Argentina se hayan convocado a 111 juristas, los que al pensar de la presidenta (Cristina Fernández de Kirchner) son los más capaces, para elaborar y debatir el instituto jurídico que hoy estamos analizando, sin ningún tipo de limitación y de sectarismo», destacó.

«Nos corresponde a nosotros que esta propuesta de hombres del derecho sean confrontadas con la realidad de nuestro pueblo», comentó Domínguez.

El presidente de la Cámara de Diputados dijo también que «nosotros humildemente, desde la diversidad de miradas, estamos acá para dar testimonio que queremos ser parte de una nueva Argentina donde lo más importante sea lo que nosotros podamos decirnos, escucharnos».

Por su parte, el vicepresidente de la Comisión Bicameral, Ricardo Gil Lavedra señaló que «hay que tomar con cabal conciencia de que la posibilidad de modificar un Código Civil es algo que no se da todos los días».

«Nuestro Código Civil se sancionó en 1869, entró en rigor en 1871, hace 141 años y un Código como el Civil está tan directamente vinculado con la vida de la gente que se ocupa desde el nacimiento hasta la muerte, relaciones de familia; probablemente no haya legislación que esté más vinculada a la existencia cotidiana», dijo.

El diputado afirmó también que «el Código ha tenido muchísimas modificaciones, desde la recuperación democrática se han ido sancionando progresivamente muchas normas, pero parece que hace tiempo que la sociedad argentina tiene claro que hay que efectuar una modificación que recoja nuevos sentimientos y valoraciones».

Por su parte, Kunkel señaló que «el hecho que se hayan registrado alrededor de 800 ponencias más las que se van a seguir en las próximas audiencias seguramente tendremos un panorama bastante amplio y profundo de aquellas inquietudes y aspiraciones que afectan a distintos sectores de nuestra ciudadanía».

En tanto, María Luisa Storani dijo que «hemos recorrido prácticamente todo el país, tenemos el proyecto presentado por la presidenta de la Nación que tiene el 90 por ciento de lo propuesto por los juristas a los cuales ella encargó el proyecto original».

«Pero hay algunas cuestiones que tienen sus diferencias. Nosotros estamos recogiendo con mucho interés todo lo que las organizaciones sociales están presentado», expresó.

Storani afirmó que «es fundamental la opinión de ustedes porque reformar un Código Civil tiene que ver con la construcción cotidiana de nuestra vida y por eso es tan importante que todos tomemos parte en esto».

En el marco de las ponencias participó el integrante del Consejo Argentino para la Libertad Religiosa (CALIR), Raúl Woscoff, una organización no gubernamental que brega por la derogación de la ley de Cultos de la dictadura militar.

«La libertad religiosa significa tener una religión, no tener ninguna, mudar de ella, tener la posibilidad de ejercer los actos privados y públicos que estén relacionados con el culto», dijo.

Woscoff expresó que «los que hemos tenido que defender a los perseguidos que pertenecían a distintas confesiones en la época de la dictadura sabemos claramente lo que significa hablar de libertad de culto».

Durante la audiencia expuso además Natalia Florido, quien consideró que «el avance en estos últimos años en derechos como el matrimonio igualitario, la asignación universal por hijo son logros que sin duda nuestros hijos nos agradecerán porque dejan bien claro el crecimiento que hemos tenido como sociedad».

La mujer, quien es hija adoptiva, habló sobre la actualización legislativa sobre la adopción que, a su criterio, «es un tema que aún no falta sumar a esta lista de noticias positivas y debemos avanzar rápidamente para mejorar la calidad de vida de miles de niños y futuros papás que durante años han esperado».