Francisco  “Paco” Durañona: marca distancia con Massa y busca la renovación del partido

SAN ANTONIO DE ARECO-  (Política Argentina) Francisco «Paco» Durañona, intendente de San Antonio de Areco, habló de todos los temas que rodean a la política nacional. Asegura que la verdadera renovación la hizo Néstor Kirchner, afirma el liderazgo de Cristina, diferencia a Vidal de Macri y destaca que al modelo del kirchnerismo le faltó ir a fondo en algunas cuestiones como la expropiación de Papel Prensa. «El fracaso de Cambiemos será el fracaso de Sergio Massa», enfatizó.

El intendente de San Antonio de Areco, Francisco «Paco» Durañona se destaca por ser uno de los jefes comunales que se autodefine como «peronista kirchnerista» y que más cerca de la ex presidente Cristina Fernández de Kirchner está hoy. En una entrevista exclusiva con Política Argentina repasa la discusión sobre la renovación del peronismo y sostiene que la última y verdadera la hizo Néstor Kirchner en el 2003.

Además se muestra muy crítico con Sergio Massa pero diferencia a la gobernadora María Eugenia Vidal de Mauricio Macri al sostener que está en un espacio político con el que no comparte muchas decisiones. Halaga a Florencio Randazzo y critica a los intendentes «que se marearon por las luces» y resalta que si no fuera por ir en una lista con Cristina nunca hubiese sido intendente.

– Hoy se está dando una discusión muy importante al interior del peronismo con el surgimiento de distintos grupos de intendentes y gobernadores como los denominados Esmeralda y Fénix. ¿Donde se posicionaría usted hoy?

Yo me considero dentro del peronismo kirchnerista, el peronismo del Siglo XXI es el kirchnerismo y es una expresión clara de nuestro movimiento, los que estamos dentro de este espacio y pertenecemos al Partido Justicialista entendemos que las políticas públicas que asumió Néstor en 2003 y que continuó Cristina con sus distintas posiciones frente a los organismos de poder y los derechos conquistados tienen un profundísima impronta justicialista, doctrinaria, humanista y cristiana que posiciona al kirchnerismo como la segunda etapa o la única renovación verdadera que tuvo el peronismo y que hoy nos tiene como protagonista.

– Usted asegura que la última renovación del peronismo la hizo Néstor Kirchner en el año 2003, ¿se encuentra distante de estos dirigentes que piden una renovación del peronismo sin el kirchnerismo luego de la derrota del 2015?

No me siento distante hasta tanto no discutamos qué proyecto político de país queremos, si estamos de acuerdo en los lineamiento fundamentales que hicieron tan exitoso al gobierno de Néstor y Cristina que duró 12 años y que fue despedido como nunca ha sucedido en la historia democrática con una Plaza de Mayo repleta. Ese proyecto aún hoy tiene una fidelidad enorme de los distintos sectores de la sociedad con la ex presidenta. Si estamos de acuerdo en sostener esos lineamientos, por supuesto corrigiendo errores pero con el rumbo puesto en respetar ese proyecto político obviamente que tendremos que respetar las diferencias que cada uno pueda tener sobre conducción, liderazgo y dirigencia pero lo que tenemos que discutir es el proyecto político no con quién nos sacamos una foto ni quien es el padre de la renovación o si está terminado o no el liderazgo de Cristina, me parece que esas son cuestiones coyunturales, lo que hay que discutir es el proyecto y que podemos ofrecerle a los argentinos en 2019.

– Varios dirigentes plantean que no hay que poner un límite en algún nombre, mientras otros le abren la puerta de la construcción a Sergio Massa. ¿Existe ese límite?

Absolutamente, ahí hay un límite clarísimo y cada uno tendrá que expresarlo pero yo no quiero un peronismo en el 2019 donde se premie con condecoraciones a legisladores que votaron en contra de la Ley de Matrimonio Igualitario. No quiero un peronismo donde pongamos a la religión obligatoria en las escuelas públicas y lo digo siendo católico y practicante. No quiero un peronismo que sonríe con un ojo y con el otro llora, que es lo que está haciendo Massa, que es un claro socio del Gobierno nacional y provincial. No hay ninguna duda que Sergio Massa cogobierna la Nación con Mauricio Macri y la Provincia con María Eugenia Vidal y tiene una posición muy alejada de lo que nosotros consideramos como un proyecto político superador para el 2019. El fracaso de Cambiemos va a ser el fracaso de Sergio Massa y creo que el principal obstáculo que tiene hoy el Gobierno nacional es el propio Massa que contínuamente está jugando para acá y para allá generando contradicciones permanentemente que brindan poca claridad al escenario político, pero ese es claramente un límite.

– De todos modos son varios los intendentes que aseguran que el liderazgo de Cristina Kirchner terminó el 10 de diciembre…

Sií pero no está en discusión el liderazgo de Cristina. En la reunión que tuvimos los 50 intendentes del Frente Para la Victoria en la provincia de Buenos Aires con Cristina en el Instituto Patria, ella misma dejó bien en claro que no venía a forzar ni a pelear por ningún tipo de conducción, no está en discusión forzar el liderazgo y la conducción de Cristina. Es una etapa correcta y abierta para rediscutir liderazgos, conducciones y para reorganizarnos, también para hacer autocríticas y ver los motivos que nos llevaron a la derrota. Es un momento apto para que todos trabajemos en ese sentido, después el pueblo dirá. Hay que tener en claro que no somos los dirigentes los que vamos a resolver esa cuestión, no podemos estar ajenos al enorme porcentaje de la sociedad que hoy no se siente representada por el oficialismo y que busca una alternativa, y que además todavía sigue viendo en Cristina un liderazgo fuerte y una persona en quien confiar.

– Van diez meses de gestión de Mauricio Macri y vemos ajuste, despidos y tarifazo. Pero poco se habla de la gestión de María Eugenia Vidal en la Provincia, ¿cómo la califica?

La califico como aceptable, buena, veo diferencias importantes entre la gestión nacional y la gestión provincial, mi experiencia personal ha sido muy interesante tanto con ella como con su equipo. Hay buena predisposición para el diálogo, para respetar las diferencias, para enderezar algunas cuestiones que quizás a primera vista no parecían generar impacto y ante los planteos que hacemos los intendentes que pertenecemos a la oposición se han podido modificar. Me parece una relación moderna y muy interesante entre oficialismo y oposición con la intención de todos de que a la Provincia de Buenos Aires le vaya bien porque eso va a ser que a todos los municipios nos vaya bien.

– De todos modos, uno puede ver en declaraciones de Juan Carr qué a los sectores medios y bajos, en la Provincia, se les está complicando para comer. ¿Usted cree que es producto de las políticas nacionales o que es inherente a las decisiones de María Eugenia Vidal?

Es una repercusión de la política nacional, la gobernadora es un eslabón fundamental del espacio político que gobierna e incluso ha estado al lado del Presidente en momento de toma decisiones muy duras como ha sido el veto a la Ley Antidespidos pero uno nota en la diaria que hay un esfuerzo, una voluntad, una vocación por construir y no estas manifestaciones que uno encuentra en muchos ministros del Gobierno nacional que son fuera de lugar con desmerecimiento a los sectores afectados por sus medidas o expresiones cínicas con un altísimo tinte de soberbia que descalifican a sectores políticos con calificativos como “grasa”, inaceptables para la Argentina del 2016. El Presidente tiene colaboradores que poco lo ayudan y lo asesoran mal, y que se alejan del proceso de pacificación de los argentinos que el Presidente propuso cuando asumió y en su campaña.

– Se ha dicho que Mauricio Macri tiene malas intenciones y gobierna mal, mientras que María Eugenia Vidal tienes buenas intenciones con malas decisiones políticas. ¿Coincide?

Claro, a veces uno percibe que Vidal está en una camisa de once varas perteneciendo a un espacio político que toma decisiones que ni ella ni muchos de los dirigentes políticos de Cambiemos comparten. Todos sabemos que hay mucho ruido dentro de la UCR, porque hay muchos dirigentes que no comparten la toma decisiones y algunas de las políticas públicas que han afectado al pueblo argentino. Principalmente los que tienen responsabilidades de Gobierno o son referentes en el interior. También se nota incómodos a varios dirigentes del equipo nacional, tarde o temprano va a haber un reacomodamiento en las figuras que acompañan al Presidente si es que hay una vocación por enderezar la cosa, ojalá así sea y entiendo que la Marcha Federal estuvo orientada en ese sentido. Dependerá del Presidente si mueve un poquito el timón para este lado para equilibrar la situación.

– En la Provincia se ha puesto en debate una serie de reformas políticas y electorales, la primera y ya aprobada fue el límite a las reelecciones indefinidas. ¿Está a favor o en contra?

Yo estoy a favor, de hecho en mi caso me autolimite en la propia campaña para este segundo mandato exponiendo públicamente que no iba a hacer otro intento en el futuro. Por la experiencia que estoy viviendo me parece sano que sean solo dos mandatos y que haya cambio de jugadores, dar aire fresco cada dos mandatos en todas las áreas pero me parece que no es una reforma política, me encantaría que la haya en la Provincia porque es imprescindible que tanto la PBA como la Nación se encaminen hacia una profunda reforma constitucional no solo electoral, es tan grande la necesidad de reforma electoral que tenemos que hoy mismo se discute en dividir municipios y regionalizar la Provincia. Me parece que no es necesario tener doble cámara en la legislatura bonaerense con el presupuesto inmenso que se lleva y que podría ser distribuido en los municipios y llegue más claramente a los bonaerenses. La existencia de que los mayores contribuyentes, tienen mayores facultades de hablar en los Concejos Deliberantes de los municipios es una institución arcaica que sigue vigente. El gran drama que tiene la PBA tiene que ver en la antigüedad de las instituciones, tenemos que ir hacia una nueva constitución que refleje los nuevos derechos sociales, la Constitución del 49 es una buena introducción. Recién ahí se va a poder hablar de reforma política.

– Hoy está en escena la discusión sobre la división de La Matanza, pero recién planteó la posibilidad de dividir o regionalizar la Provincia. ¿Está de acuerdo en dividir Buenos Aires en tres partes como propuso en su momento el diputado Ottavis?

Bueno puede ser una alternativa, ¿por qué no? no me cierra ninguna alternativa, no tengo un dogma en ese sentido pienso que hay que buscar las mejores soluciones para una Argentina cada vez más federal. No creo realmente que sea bueno que exista una provincia que sea tan pesada respecto de las demás en cantidad de población y estructura burocrática, no me parece sano que haya diferencias tan abismales entre una provincia y otra cuando hay igualdad constitucional entre las 24 provincias, hay que buscar equilibrios y al mismo tiempo trabajar en políticas de población. Esto de seguir poblando la Ciudad de Buenos Aires y los municipios del primero y el segundo cordón ha sido dramático, un arraigo del interior hacia el centro de la Argentina dejando de invertir en medios de comunicación, hace décadas no hay trenes y es un muy buen movimiento para una reforma constitucional por la participación equilibrada de las distintas fuerzas políticas y nadie está discutiendo una reelección. Se han borrado derechos adquiridos de un plumazo por medio de un DNU, es un gran momento para discutir una profunda reforma constitucional.

– Usted declaró que “el voto electrónico es la proscripción al peronismo en el Siglo XXI”. ¿Por qué lo dice?

Es una síntesis para expresar mi oposición a un proyecto que se pretende ubicar como moderno y de nuevas tecnologías y cuando observamos en los países más desarrollados algunos ya dejaron de lado el voto electrónico y otros lo ponen en tela de juicio como es el caso de Estados Unidos. Si además de no tener garantías en el sistema internacional, se elimina la enorme herramienta militante que es el papel boleta, porque en los municipios si uno no va a la casa del vecino a llevarle la boleta y explicarle el proyecto político es un voto perdido y tiene que ver con la militancia, con poner la cara. Esa herramienta tecnológica aleja al vecino de la gente por lo cual estoy absolutamente en contra del sistema de voto electrónico, hay otras herramientas que en el mundo se están discutiendo que en el marco de un debate y una reforma profunda de la constitución hay que instalar la discusión sobre las tecnologías pero garantizar la mayor transparencia posible al sistema electoral.

– ¿Cree que la introducción del voto electrónico puede beneficiar a Cambiemos que quizás no tiene tanta territorialidad en la Provincia pese a haber ganado las elecciones?

No, porque si vamos para ese lado queda la sensación de la vieja política aparatosa que quiere seguir teniendo boletas en las escuelas porque puede dar vuelta una elección. Cuando Cambiemos ganó la elección por escasos votos, nadie se escandalizó pero si hubiese sido al revés se hubiese pegado el grito en el cielo de que el peronismo hizo fraude. En la última elección quedó demostrado que no hay aparato que pueda mover la voluntad del pueblo, principalmente en el caso de la Provincia. Vidal ganó con una gran contundencia y el supuesto aparato no incidió en nada, el triunfo de Cambiemos viene a romper ese mito que las elecciones artesanalmente desarrolladas, que son la mayor garantía para la transparencia electoral,  pueden incidir de manera irregular en el resultado electoral. Ratifica aún más que sostengamos este sistema pero con mejoras, la boleta única me parece una buena herramienta, no creo que Cambiemos se sienta disminuido con la necesidad de que tengan que hacer trabajo territorial porque sus militantes han hecho un trabajo excelente en cuanto a la presencia territorial y lo siguen haciendo con los timbreos y la presencia en los barrios. Esto es muy bueno, porque antes había una frase muy conocida de que sí quieren cambiar algo participen en política, bueno hoy aquellos sectores que quizás antes hablaban de afuera hoy se comprometieron, se metieron en política y ganaron una elección enorme, está perfecto esto habla de un crecimiento democrático espectacular. Nose si tuvimos un momento mejor para discutir una reforma constitucional que incluya una reforma electoral y judicial.

– ¿Cómo ve hoy el tema de las economías regionales de la Provincia de Buenos Aires y como está su distrito?

Hoy hay que analizarlo sector por sector porque hay situaciones diversas, acá en San Antonio de Areco hay un importante núcleo sojero, con muchas tecnología aplicada que obviamente han potenciado su capacidad de producción en este último tiempo gracias al precio de la soja que ha beneficiado al productor en la última época y con la baja de las retenciones tanto el trigo como el maíz ha generado una enorme capacidad de producción en ese sector pero que no trae aparejado ningún nuevo tipo de empleo. Al estar tan tecnologizada la producción agropecuaria no genera empleo, sino de forma indirecta cuando empieza a invertir el excedente, es decir una teoría del derrame esa que es tan criticada por el Papa Francisco en  sus encíclicas, nosotros estamos en las antípodas de esa posición y por eso peleamos tan fuertemente. Pero si uno habla hoy con los productores porcinos o las granjas avícolas que habían crecido enormemente en la última etapa por políticas focalizadas al sector, hoy están destruidos por las importaciones de carne porcina, de pollos y de miel, se está importando hasta naranjas, que tenemos cerquita a San Pedro y yerba, lo que llevó hasta al propio Massa a quejarse.

– Se habló mucho de que Cristina podría cerrar el año con una visita a San Antonio de Areco. ¿Lo puede confirmar?

No lo puedo confirmar pero me entusiasma muchísimo como a toda la gente, sería un honor y por supuesto que vamos a insistir para que así sea. Ella tiene un reconocimiento enorme de parte de nuestro pueblo, no sólo por las obras de infraestructura reclamadas durante épocas sino porque fue la primer Presidenta en la historia que visitó Areco cuando vino a inaugurar una escuela rural. Para nosotros volver a tenerla acá sería muy lindo.

– ¿Ha podido hablar con la ex presidente luego de la última reunión que tuvo en el Instituto Patria?

Lo he comentado y me ha sorprendido su claridad en cuanto a la situación y su posición política que está muy lejos de parecerse a lo que muchos sectores reaccionarios o poderosos quieren instalar al ver que tiene un poder popular enorme. Muy lejos está de ser un dirigente que está buscando una estrategia para que al gobierno de Macri le vaya mal, todo lo contrario. Siempre aconseja que los que tenemos responsabilidades de gobierno actuemos en consecuencia, cuidando los intereses de los vecinos que nos tocan representar. Ella misma se bajó de la discusión de la conducción, nadie puede venir a decir ahora que está forzando una conducción porque hoy no forma parte de esa discusión, no está hablando con intendentes o gobernadores que no tienen ganas de hablar con ella ni está tampoco impulsándonos a los que estamos cerca o a los que mantenemos la expectativa de que siga militando en nuestro espacio. No hay nada más alejado de eso, fue muy clara dejando de lado su candidatura del año que viene a la cual dejó de lado por completo y siempre fomentando siempre la renovación. Por eso dejo bien en claro que la renovación la hizo Néstor Kirchner volviendo a poner en alto al peronismo y sus banderas pero además no hubo espacio político que generara mayor participación de la juventud como lo hizo este peronismo del Siglo XXI. La cantidad de pibes que entraron a militar con Néstor y Cristina y que han generado una alianza de fidelidad entre ese segmento del pueblo, que no es menor, es tan inquebrantable que hoy la foto de los dirigentes no valen. Fueron tan leal a Cristina y lo siguen siendo que por eso los pibes se metieron en política con lugares electivos, yo me considero un intendente que si no fuera porque estuve en la boleta con Cristina jamás lo hubiese sido, jamás hubiese ganado el peronismo en San Antonio de Areco.

– ¿Cree que hay muchos intendentes que hoy piensan que están ahí por su peso propio más que por haber compartido una boleta con Cristina Kirchner?

Hay algunos que se marean con las luces, que le gusta mucho la foto y salir aplaudido por aquellos medios que son más duros y violentos con nuestro espacio político, cada uno sabrá. La gran mayoría e incluso los invisibles, porque de los miles de dirigentes que tiene el Frente Para la Victoria y el peronismo ¿a cuántos vemos en los medios?, ¿a diez, quince, veinte? hay miles, los otros que no salen en la foto o haciendo declaraciones tienen muy en claro cuál es el proyecto político alternativo para la Argentina y que no ponen de ninguna manera en tela de juicio la importancia que tuvieron Néstor y Cristina. Insisto, que discutamos la importancia que tienen las elecciones del año que viene, que discutamos los errores que cometimos que insisto fueron muchísimos. Yo me pregunto cómo un gobierno tan nacional y popular como el nuestro no nacionalizó por completo todas las empresas de servicios públicos, que son derechos esenciales y que sólo el Estado tiene la capacidad para hacerlo de manera contundente.

– Hace unos días Dady Brieva declaró que “Clarín se quedó con Papel Prensa, nosotros en 12 años con cuatro sellos de goma”. ¿Al kirchnerismo le faltó ir más a fondo en algunas cuestiones?

Absolutamente. Una es la nacionalización de servicios públicos y la otra es todo lo que demoramos en la nacionalización de los ferrocarriles, que de hecho no pudimos culminar con ese trabajo. Y sí, ¿por qué no se expropió Papel Prensa? si es un monopolio estratégico para la democratización de los medios de comunicación. Nos quedamos a mitad de camino, en su momento hubiese sido fuertemente criticada para el Gobierno con la posición tan firme que tenía el nuestro. Cuando el Estado toma intervención en un área estratégica, en algún momento vendrá otro gobierno que contará con ellas para las políticas públicas como las empresas recuperadas en el caso de YPF, yo no veo que el gobierno hoy piense en privatizarla, en eso estábamos de acuerdo. Hubiesen sido decisiones que uno hubiese acompañado fuertemente. Ahora con el tiempo, se ve que quizás se estaba muy lejos de esa posición avasallante que quisieron demostrar del kirchnerismo, sino que fue todo lo contrario. Cuatro años discutimos la ley de medios en foros regionales de todo el país, cuando el pueblo salió a la calle como ahora con el tarifazo por la 125, Cristina decidió enviarlo al Congreso para que se votara y perdimos por un voto de quien era nuestro vicepresidente y no pasó nada. En el 2009 Néstor, el jefe político del Frente Para la Victoria, encabezó la boleta de diputados de la PBA acompañado por Florencio Randazzo, Sergio Massa, Daniel Scioli, estaban todos juntos y perdimos por un punto y medio. ¿Y qué pasó? perdimos la mayoría y no pasó nada, no hubo una escribanía durante doce años como se quiere instalar, la mitad o menos gobernamos en minoría.

– Usted se considera un peronista kirchnerista, ¿qué opina de las agrupaciones como La Cámpora o Nuevo Encuentro que en algunos casos se definen como kirchneristas pero no como peronistas?

Excelente, acá en San Antonio de Areco hay muchos dirigentes que acompañan desde el primer momento el proyecto político local que no vienen del peronismo. Es increíble pero en el momento en que tenemos que ir a seducir a porciones de la sociedad que están fuera del peronismo o que son históricamente antiperonista o son independientes, nos encerramos en nosotros mismos diciendo que hay que hacer más peronismo que nunca desde la organización partidaria. Yo estoy en las antípodas, soy peronista en cuanto a la acción y la convicción en cuanto a la estrategia electoral tenemos que ser lo más abiertos posibles y convencer a todas las agrupaciones sociales y actores políticos. Aquellos sectores que nos acompañaron y por H o por B se sintieron frustrados por alguna decisión o por algo hay que volver a hablar y quizás este momento que vive hoy la Argentina nos sirva para que ese acercamiento sea todavía mejor. Un modelo parecido al de 2011 o al de la transversalidad que pensó Néstor que fue muy criticado y vapuleado por el pejotismo duro en ese momento. Yo creo profundamente que hay que construir esa transversalidad nuevamente.

– Habló de reactivación de trenes y no puedo dejar de preguntarle por Florencio Randazzo. ¿Cree que es un personaje central que debe recuperar el Frente Para la Victoria para 2017?

A mí me gusta mucho Florencio, tengo mucho reconocimiento a su gestión. Ha sido un hombre que ha apostado a la gestión para hacer política, me gusta eso, pero me duele muchísimo de la misma manera que en momentos en que la Argentina necesita expresiones claras respecto de algunas políticas públicas que se están tomando y que afectan al conjunto del pueblo argentino no escuchemos su voz u opinión. Dejo a su favor que esté manejando los tiempos con prudencia para cuando sea el momento oportuno hacerse oír ya con una propuesta política para ofrecer y no solamente como un opinólogo. Es un dirigente político que todos los que estamos en este espacio queremos que en algún momento aparezca y se ponga al frente de todos los que pertenecemos a este proyecto político nacional y popular con fuerte raíz peronista pero también con apertura para ir a seducir a otros sectores.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA