Repudio  y preocupación por los dichos de Macri sobre la “guerra sucia”

BUENOS AIRES- Distintos organismos de Derechos Humanos expresaron su rechazo y preocupación por los dichos de Mauricio Macri, quien reconoció “no tener idea” si los desaparecidos fueron 30 mil. “Con sus opiniones está desvalorizando toda la lucha que dimos en estos 40 años», cuestionó Nora Cortiñas. Fue una «triste expresión que hace mucho daño” definió Adolfo Pérez Esquivel. Otras voces.

Las declaraciones de Mauricio Macri al medio estadounidense BuzzFeed, en las que definió la última dictadura como “guerra sucia” y dijo que “no tiene idea” si los desaparecidos fueron 30 mil, causaron indignación y fueron repudiadas por referentes de Derechos Humanos de distintos organismos, tal como hicieron diputados, senadores y voces de todo el arco político excepto Cambiemos.

Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nobel de la Paz: «En boca de un Presidente de la República, esas expresiones son preocupantes. Hayan sido 2 o 3 desparecidos es aberrante. El Presidente no puede expresarse con esa ligereza sin conocer el tema a fondo», dijo el presidente del organismo Servicio Paz y Justicia SERPAJ). “Eso no lo puede negar. Es una incivilidad plantear que aquí hubo una guerra sucia. Uno le diría a Macri que primero analice las cosas. Habla más rápido de lo que piensa», agregó el dirigente a NA, y calificó las declaraciones del Presidente como «triste expresión que hace mucho daño”.

Nora Cortiñas, de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora: «Es lamentable, es un Presidente que vivió en la Argentina en esa época, así que no puede hacerse el distraído y el diferente sobre el drama que tenemos. Con sus opiniones, está desvalorizando toda la lucha que dimos en estos 40 años», aseguró en diálogo con NA, y advirtió que el Presidente busca reinstalar la “teoría de los dos demonios”. “Lamentamos que Macri hable con ese tono despectivo. Él sabe muy bien que no hubo guerra sucia, no existe la teoría de los dos demonios. Hubo un ejército de ocupación, con ayuda de Estados Unidos, que actuó contra su propio pueblo. El terrorismo de Estado fue muy preparado», consideró. Y alertó: «Macri busca el olvido y borrar el pasado y está equivocado. Pero en 40 años paramos muchos avances de querer borrar el pasado, como las leyes de impunidad y los indultos. No lo va a lograr. No hay olvido, no hay perdón, no hay reconciliación, y no hay resignación».

Nilda Eloy, de la Asociación Ex Detenidos Desaparecidos (AEDD): “Habría que mandarlo (a Macri) a leer no solamente las causas judiciales sino incluso ver que si nos manejamos por los testimonios de sobrevivientes, el número de 30 mil le guste o no nos queda chico. No nos queda grande, sino todo lo contrario”, contrastó la sobreviviente en diálogo con Política Argentina. “No hay sobreviviente que vaya a declarar que no declare por los que estuvieron con él, por los que sabe el nombre y apellido y por los que no sabe. Pero nunca ninguno de ellos deja de nombrar a un montón de gente. Cuando nos ponemos a hacer las cuentas, el número de 30 mil nos queda muy pero muy chico”, sostuvo. Y se preguntó qué implican las declaraciones del Presidente: “¿Qué es lo que se pretende? ¿Qué si son menos de 30 mil no merecen seguir los juicios? ¿Lograr la impunidad numérica, no solamente la biológica? ¿Decir ‘bueno, no hicieron tanto, no son tan malos’? Es vergonzoso”.

Giselle Tepper, de Hijos Capital: “Nos parece que hay un retroceso en no poder tener un relato oficial sobre ese tiempo de historia, y que básicamente acompañe la comulgación que tenemos en la lucha por la memoria, la verdad y la justicia. Creíamos que nuestro país ya estaba resuelto entender que el número 30 mil no tiene que ver con un capricho sino más bien  con la constatación de la magnitud de un genocidio”, definió en diálogo con Política Argentina. “No podemos decir que nos sorprende, sino que simplemente siguen plasmando qué ideas tienen sobre ese momento de nuestra historia, que hoy lamentablemente si bien siguen los juicios se están debilitando cada vez más las políticas de memoria, verdad y justicia”. Señaló, además: “Planteamos que no es dar la discusión por ganar sobre un número, es dimensionar la magnitud del terrorismo de Estado, que si bien él lo considera un tiempo pasado, y habla de supuestos derechos de antes y de ahora –que hasta donde tenemos entendido son universales y son los mismos a través de la historia-  creo que el problema que tiene ahí es que está desconociendo que todavía hay jóvenes que no conocen su identidad y que son los que buscan las Abuelas, eso me parece de lo más grave también: no reconocer que esos crímenes tienen una continuidad en tiempo presente y puntualmente en los jóvenes apropiados”.

La Diputada Nacional Cecilia Moreau, radical en el Frente Renovador, expresó su repudio y exigió disculpas públicas al Presidente Mauricio Macri por sus declaraciones respecto a los desaparecidos en la última dictadura militar,  a través de una carta publicada en las redes sociales, que suscribió en su carácter de ciudadana y militante radical.

Sr. Presidente de la Nación

Ingeniero Mauricio Macri:

Una vez más, tal como había ocurrido con las afirmaciones del ex Ministro de Cultura Darío Lopérfido, los argentinos volvimos a ser abofeteados con sus afirmaciones absolutamente repudiables acerca del genocidio y la devastación autoritaria que vivió nuestro país con el Golpe de Estado de 1976. Lo sorprendente en este caso es que los dichos hayan provenido ni más ni menos que del Presidente de la Nación.

Usted afirmó no tener idea cuántos fueron los desaparecidos ya que eso es “una discusión” en la que no le interesa entrar y que lo vivido trágicamente en nuestro país durante la dictadura Cívico-Militar fue “una guerra sucia”.

Entender lo vivido como “una guerra sucia” o una “discusión” que todavía no se ha saldado y en la cual a Usted no le interesa tomar postura, tal como lo define, es una concepción que viene siendo planteada desde hace tiempo por sectores antidemocráticos que insisten en un retorno a la llamada teoría de los dos demonios, en justificación a la represión y al terrorismo de Estado. Es importante recordar que fueron los mismos genocidas quienes primero hablaron de «guerra sucia» en relación a la represión dictatorial sobre la población civil y las organizaciones sociales y políticas durante el Juicio a las Juntas impulsado por Raúl Alfonsín.

Poner en duda la cifra de desaparecidos también constituye una bajeza y un insulto a la memoria colectiva. La cifra de 30 mil desaparecidos, además de ser un símbolo en sí mismo, surge de estimaciones científicas y rigurosas realizadas sobre las denuncias recibidas por las víctimas, y refrendadas por datos de diferentes documentos. El método de la desaparición forzada implicó el ocultamiento de las víctimas, con lo cual los represores nunca entregaron a la Justicia ni a los organismos de Derecho Humanos listas de los secuestrados y asesinados.

Por todo esto es que repudio enérgicamente sus dichos  y en mi carácter de ciudadana y militante radical le solicito realice un pedido  disculpas públicas al pueblo argentino, por respeto a la memoria de los miles de jóvenes y no tan jóvenes que dieron su vida, para que hoy Usted pueda presidir esta Nación.

Tenga presente que hace más de treinta años el conjunto de la sociedad argentina dijo NUNCA MAS y la democracia se consolidó en los pilares de Memoria, Verdad y Justicia.

Estela de Carlotto por su parte señaló que las declaraciones de Macri se enmarcan en una situación “espantosa y de angustia” que viven los organismos de Derechos Humnaos, pero advirtió que ante una “avanzada por el olvido”, existe un pueblo consciente que no va a aflojar”

«Es descarnado y muy doloroso, pero no nos debilita», aseguró Carlotto

Asimismo, subrayó que «desde hace meses» tienen que «refutar, estar pendiente de lo que se dice y hace en todos los órdenes» al cuestionar las políticas de Estado del gobierno de Mauricio Macri y en especial la entrevista que concedió al portal BuzzFeed y que definió como «desacertada opinión que refleja lo que verdaderamente siente y piensa» en relación con lo ocurrido en el país durante el terrorismo de Estado.

Sobre la frase «no sé si son los que están anotados en un muro o muchos más», por el monumento a los desaparecidos instalado en el Parque de la Memoria, Carlotto rechazó la idea de «hablar de un muro como una pared rígida, muerta», y dijo que «es todo lo contrario, es donde están los nombres de nuestros hijos y es el  espacio que las madres  tienen como un lugar de encuentro, tocando una pared con su nombre o dejando una flor».

Sobre el término «guerra sucia» para definir el terrorismo de Estado, la dirigente repudió la definición utilizada por los defensores de los genocidas y dijo que «llamar terroristas a nuestros hijos es la ofensa más grande porque fueron militantes que con defectos y virtudes hicieron lo mejor por nuestro país, que es lo que no están haciendo ahora».

Además, denunció que el Estado «dejó afuera» políticas de «acompañamiento a los querellantes, asistencia a los familiares de las víctimas, contención psicológica» que en el gobierno anterior se llevaban adelante con programas que fueron eliminados, señaló.

«Tienen un discurso acogedor y simpático pero la realidad muestra otra cosa. Las Abuelas tenemos buena relación con la Secretaría de Derechos Humanos pero no vivimos en una burbuja y no vamos a dejar de hablar», señaló la presidenta de la organización al denunciar «una avanzada de los que quizás pretendan que echando un manto de olvido, esto quede así, cosa que es imposible», al referirse a la lucha de los organismos de derechos humanos asumida desde hace 40 años.

DEJA UNA RESPUESTA