Facundo Astudillo Castro: Intervención de la ONU, llamada del gobernador y la necesidad de saber qué pasó

Aviso publicitario
banner dia verde moron

El gobernador bonaerense, Axel Kicillof se comunicó telefónicamente con la madre de Facundo Astudillo Castro y le manifestó el “compromiso de ir hasta las últimas consecuencias” y dar con el paradero del joven que se encuentra desaparecido desde el 30 de abril pasado.

“Hoy me llamo el gobernador y me aseguró que irá hasta las últimas consecuencias, manifestándome el compromiso de encontrar a Facundo”, dijo la mamá del joven

“Yo desconfió y mi corazonada y presentimiento de madre es que algo malo pasó”, sentenció Susana y aseguró que “le da tranquilidad que la policía bonaerense haya sido apartada de la investigación”.

“Ellos ocultan algo, no dicen la verdad, y sus contradicciones y errores no pueden continuar”, se quejó.

“Yo sospecho que a Facundo le paso algo en el retén de Mayor Buratovich, al sur bonaerense”, dijo Susana.

Hace quince días, luego de constituirse como querellante en la causa por la desaparición forzada de Facundo Astudillo Castro, la Comisión por la Memoria (CPM), en su carácter de Mecanismo Local de Prevención de la Tortura, interpuso de manera coordinada con la familia de Facundo y sus abogados, una acción urgente ante el Comité contra la Desaparición Forzada de Naciones Unidas en la que denunciaba lo sucedido y reclamaba su intervención. En virtud de este pedido, la ONU emitió una comunicación dirigida al Estado argentino en la que, luego de describir los hechos y ponderar la información de prueba recibida, solicita una serie de acciones urgentes con el objetivo de establecer el paradero del joven de 22 años, garantizar el debido proceso de la investigación y proteger a los testigos.

La comunicación emitida por la ONU reza: «De conformidad con la información remitida al Comité, con base en las declaraciones de testigos y en las contradicciones en los relatos de los agentes policiales de la provincia de Buenos Aires, se presume que esta fuerza estatal podría estar involucrada en la desaparición de Facundo». En este sentido, le pide al Estado argentino aclarar de inmediato la suerte y el paradero de Facundo e informar a sus familiares y al Comité contra Desaparición Forzada de la ONU. Caso contrario, la ONU recomienda tomar todas las acciones que sean necesarias para encontrarlo. En este sentido recomienda «que las autoridades encargadas de la búsqueda de Castro y de la investigación de su desaparición diseñen, con la participación de las víctimas y sus representantes, una estrategia integral que incluya un plan de acción y un cronograma que tome en cuenta todas las hipótesis disponibles”.

Según informó la CPM, para esto resulta indispensable que el Estado garantice el cumplimiento de “los requisitos de la debida diligencia para todas las etapas del proceso incluyendo oficiosidad, inmediatez y exhaustividad, así como también asegurando la competencia e independencia de los profesionales intervinientes”. En este punto, la ONU agrega además como recomendación fundamental incorporar a la familia de la víctima y sus representantes con participación plena en el diseño de las estrategias de búsqueda y, al mismo tiempo, garantizar su acceso directo a toda la información que surja de la investigación en curso.

Hasta el momento se sabe que Facundo salió de su casa en Pedro Luro la mañana del 30 de abril con la intención de llegar haciendo dedo hasta lo de su exnovia, en Bahía Blanca. También que ese mismo día fue demorado por efectivos policiales en Mayor Buratovich y que le labraron un acta por incumplimiento de la cuarentena. Lo que sucedió después aún es un misterio: mientras los agentes aseguran que lo dejaron ir, al menos tres testigos afirman que vieron cómo lo subían al asiento trasero de una camioneta Toyota Hilux de la Bonaerense.

Según un relevamiento de la Comisión Provincial por la Memoria (CPM), solo durante el mes de junio, en pleno aislamiento por la pandemia, la Policía Bonaerense provocó la muerte por uso de la fuerza de 18 personas, es decir, una cada 40 horas. La mayoría, varones, jóvenes y pobres. Esa estadística criminal sumó en las últimas horas dos nuevas víctimas.

Lucas Verón festejaba su cumpleaños 18 en la madrugada del viernes, cuando con un amigo salieron en moto a comprar bebidas a un maxikiosco de Villa Scaso, en La Matanza. Al regreso, un patrullero comenzó a seguirlos y dispararles. Uno de los plomos atravesó el pecho de Lucas y lo mató. El móvil huyó del lugar sin siquiera ofrecer asistencia.

Raúl Dávila también murió el viernes. Tenía 22 años y estaba detenido en la comisaría de Chascomús desde el 27 de junio, luego de una discusión con el padre de su novia. Raúl terminó preso por “resistencia a la autoridad”. Pese a que se trataba de un hecho menor, la justicia rechazó su excarcelación y le dictó la prisión preventiva. El jueves a la noche, luego de un incendio en el calabozo donde se encontraba alojado, el joven fue trasladado al hospital municipal con el 50% de su cuerpo quemado. Pese a los esfuerzos de los médicos, no logró sobrevivir.

“Las muertes de Lucas y Raúl se producen en un contexto marcado por la extrema gravedad que reviste la desaparición de Facundo”, señalo la CPM.

Lucas, Axel Kicillof, Mayor Buratovich, violencia institucional,

DEJA UNA RESPUESTA