Las mejores fotografías de lo trágico, urgente y gozoso reunidas en la muestra anual de Argra

Aviso publicitario
banner moron

Por Claudia Lorenzón.

Los ecos de la pandemia con la urgencia de la vacunación masiva, a la par de la apertura de actividades y la situación de los humedales del Paraná arrasados por incendios intencionales, marcaron el pulso social del 2021, reflejado en la 33 Muestra Anual Fotoperiodismo Argentino que, con más de 130 imágenes de 64 autores, recoge en el Centro Cultural Borges el devenir sociopolítico de un país que también gozó con el triunfo en la Copa América, el festejo de los 70 años de Charly García y los ecos de la integración deportiva en la figura de la primera jugadora trans de la liga profesional de fútbol argentino.
Rituales, tragedias ecológicas, goces y esfuerzos se entretejen en imágenes heterogéneas seleccionadas entre 1.700 fotos enviadas por reporteros gráficos de todo el país para esta exhibición única en la historia de la fotografía argentina que tuvo su primera edición en 1980.
La muestra es «un recorrido por los hechos más relevantes del mundo en 2021 pero también da lugar a trabajos personales que muchas veces visibilizan historias que no tienen la posibilidad de difusión. Ese es el sentido de estas historias: retomar aquella muestra de hace 40 años destinada a hacer visible lo invisible a través de una nueva narrativa», dice Eva Cabrera, presidenta de Argra.
«La muestra hace foco en la urgencia y dispara. La urgencia es evidente: cuidar nuestro lugar común, la tierra. Disparar, así le dicen lxs fotógrafxs al acto de hacer click. Antes, hicieron kilómetros, se agacharon, se subieron a alguna silla, buscaron el mejor ángulo, encontraron el encuadre», señala Sonia Tessa, en su texto curatorial.
Las imágenes componen una historia y el espectador termina de completarla desde los elementos que capta la lente del fotógrafo cuando perpetúa a un personaje, denuncia una falta, visualiza un daño, da cuenta de una necesidad o de un logro largamente esperado.
De esta manera, la muestra reúne imágenes tomadas a gran altura por Tomás Cuesta, que impactan desde la dimensión que cobró el incendio de pasturas en los humedales desplegados a la vera del Río Paraná, en la costa entrerriana. Una situación que se extendió por varios meses en 2021 y que afectó a ese ecosistema y a ciudades enteras, como Rosario, que se vio invadida por el humo arrastrado por el viento.
No tan lejos de ese escenario, con la peor bajante del Paraná en 70 años, la pescadora y referente de la Cooperativa de Trabajo «Fisherton-Pueblo Esther», María Barrios, se despliega en una imagen en la que parece quedar atrapada por las redes vacías de peces. En la fotografía de Celina Mutti Lovera, el cielo oscuro y pesado termina de darle gravedad a esta imagen. En otras, la trabajadora muestra orgullosa el resultado de su trabajo, ya con los peces atrapados.
Imágenes de la pandemia marcadas por la urgencia de acceso a la vacunación se unen en este recorrido con una foto del reformado cine Lumiere de Rosario, donde las personas mayores miran películas de Chaplin, antes y mientras son vacunadas. La fotografía de Sebastián Granata es una invitación a viajar en el tiempo, con la decisión de que el cine, convertido en un vacunatorio, borre por unos instantes un presente de angustias y temores que acechan sobre la salud.
Otra de las imágenes rescata la campaña de vacunación. En el lente de Esteban Collazo, el presidente Alberto Fernández descubre su brazo para recibir el refuerzo de la vacuna contra el Covid de parte de una voluntaria vestida de azul. En el mismo lente, el primer mandatario muestra entre sus dedos un pequeño frasco con la fórmula contra el virus.
El regocijo y la euforia del fútbol que, de la mano de Lionel Messi, hermana a todos los hinchas en la argentinidad, atraviesa la exhibición con una foto que recoge el abrazo del astro futbolístico al trofeo de la Copa América, simbolizando la dicha colectiva del triunfo sobre Brasil, que cortó una racha de 28 años sin títulos. La imagen de Gustavo Pagano fue tomada en el vestuario del estadio Maracaná, junto a otra donde el capitán de la selección aparece de espaldas, con los brazos hacia arriba y el 10 tatuado en la camiseta celeste y blanca.
Como contrapunto de esta imagen, y reflejo de los años de lucha feminista, la cámara de Josefina Nicolini rescata la figura de Mara Gómez, primera jugadora trans de la liga profesional de fútbol argentino, en el Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo, luego de firmar su pase a Estudiantes de La Plata.
En otro sector de la muestra, el fútbol se viste de luto. En la imagen atrapada por Mariana Nedelcu, un niño con una peluca negra de rulos ensortijados descansa en un banco dentro del santuario a Diego Armando Maradona, en el primer aniversario de su muerte, en el barrio porteño de la Paternal.
Las pasiones compartidas reviven en otra área de la exposición dedicada al espectáculo, con la imagen de Charly García al cumplir 70 años, en una noche que lo tuvo como protagonista en el Centro Cultural Kirchner. La foto tomada por Fernando Gens capta al músico cuando emerge con sombrero y anteojos detrás de un piano sobre el escenario y levanta su mano derecha con los dedos en V y sonríe.
Leo Vaca retrató al trovador rockero Palo Pandolfo, en julio de 2021. En esa foto, Pandolfo, con un sombrero negro, cubierto con un poncho rojo y un echarpe azul, sostiene en su mano derecha un gallo de gran cresta roja y en la otra tiene un ramo de flores violetas, componiendo una imagen campera.

«Esas fotos las hice a pedido de él para acompañar un show. Fue un sábado en mi casa en Villa Elisa y al gallo que tiene en sus brazos lo tenía en mi casa. Éramos amigos y esas fotos terminaron siendo la portada de la revista Rolling Stone y también tapa de su disco póstumo, Ciervo», recuerda Vaca.
«Ese día hacía mucho frío, nos atrapó la noche, pasamos bien la tarde, hicimos las fotos, y se fue contento con el material producido. Hicimos las fotos y a la semana murió. Fue una especie de homenaje haber hecho esas fotos, por la visión que tenía del país y del mundo; por su relación con la cultura, con el arte y su punto de vista ante la realidad argentina. Su obra habla de una persona entera, comprometida, y para mí fue grato poder acompañarlo con estas imágenes», asegura el fotógrafo.
En otra de las imágenes, Charo Bogarín (La Charo) fundadora del dúo Tonolec, compositora e intérprete, es retratada por Alejandra López, en el lanzamiento de su simple «Pajarito», con un atuendo blanco y negro, de marcado estilo telúrico. «Hicimos esa foto con Charo con la idea de combinar (como ella hace en su música) en una sola imagen algo ancestral con algo muy contemporáneo. Por eso posó con el vestuario de Churba», cuenta la fotógrafa.
El costado social de las grandes ciudades también está presente en imágenes de Emmanuel Fernández con «Santas peleas callejeras», un evento de barrio El Bueno, de la localidad bonaerense de Berazategui, que se organiza en uno de los playones de estacionamiento en el que Mauro Chávez (San Berretín), ideólogo del evento, intenta alejar a los pibes y pibas de las drogas y la delincuencia, generando acercamiento al deporte.
Muy lejos de territorio bonaerense y con aire de feria, Javier Corbalan registra en el Viaducto la Polvorilla de San Antonio de los Cobres, Salta, el momento en que desde las montañas se permitió a pequeños artesanos vender sus productos ante el paso del emblemático Tren de las Nubes, en plena pandemia.
Alejado del territorio, a la altura de Chubut, Franco Fafasuli atrapa imágenes donde la Armada argentina realiza un operativo aéreo y marítimo en la milla 200, con el fin de controlar la pesca ilegal, en el límite de la zona económica exclusiva argentina. Y revela cómo obscenamente, a casi 400 kilómetros de la costa, unos 300 buques pesqueros de diversas nacionalidades -que parecen puntos luminosos sobre el gran océano- realizan actividades ilegales. La mayoría pesca durante la noche y la madrugada, con luces que apuntan al agua para atraer a los calamares, el principal atractivo.
La muestra se podrá visitar de miércoles a domingos, de 14 a 20, hasta el domingo 7 de agosto, en Viamonte 525, Ciudad de Buenos Aires.

DEJA UNA RESPUESTA