Emergencia edilicia en escuelas de Hurlingham

 

HURLINGHAM. El Diario de Hurlingham publicó un informe en su tapa del 11 de junio, sobre la crisis de la educación, más allá del salario.

Aquí reproducimos la nota:

“Mañana habrá clases”, fue el titular de los noticieros la semana pasada, y lo que se supone es una buena noticia, lo es a medias, ya que hubo que esperar hasta junio para destrabar el conflicto salarial entre el gobierno de la provincia de Buenos Aires y los gremios docentes. Así, más cerca de las vacaciones de invierno que del inicio del ciclo lectivo, los alumnos de escuelas primarias y secundarias, deberían desarrollar con normalidad las clases, pero al parecer no es tan sencillo.

Pese a haber acordado el incremento del 24,5 por ciento en los haberes de los maestros, existe un problema que supera lo salarial y está vinculado a la infraestructura escolar.

Hurlingham es el distrito que en la Provincia de Buenos Aires, tiene el mayor porcentaje de edificios escolares con problemas de infraestructura. Un estudio del Frente Gremial Docente asegura que 38 de las 102 escuelas de gestión estatal están deteriorados. La secretaria general de SUTEBA Hurlingham, Liliana Costa, confirmó el diagnóstico y aseveró: “estamos dentro de los 11 distritos de la Provincia de Buenos Aires en emergencia edilicia” y agregó “el estado de los edificios de las escuelas es calamitoso, está muy deteriorado y todas las obras están paralizadas y sin inversión”.

El relevamiento realizado por el Frente que tiene a Roberto Baradel (SUTEBA) y Mirta Petroccini (FEB) como principales referentes, había informado a principios de año, que en la Provincia «hay 20 distritos con una complejidad importante y otros ocho en directa situación de emergencia edilicia». La lista de esos ocho la encabezaba Hurlingham.

Para Liliana Costa, esa situación de gravedad, no tuvo modificaciones. “En todos los edificios es necesario hacer algún tipo de arreglo, la mayoría de las escuelas tienen goteras, se llueve, el estado de los sanitarios es realmente desastroso, rotos, con pérdidas, otros sin agua. Y cuando se hacen arreglos, lo hacen con materiales de bajísima calidad y muchas veces con sobrefacturación”.

Al estudio realizado en el verano pasado con la enumeración de falencias en los edificios, se suma ahora la falta de calefacción en muchos edificios. “Y en algunos lugares no hay vidrios” apunta la titular de Suteba en Hurlingham y agrega que “en el verano tampoco hay ventiladores”.

En enero de este año, una delegación de la Dirección Provincial de Infraestructura de la Provincia de Buenos Aires se reunió en Hurlingham, con los Consejeros Escolares del distrito y con la dirigencia gremial, en ese momento se analizó el estado de las escuelas y se determinó el “estado de emergencia edilicia”. Pasaron cinco meses y nada cambió.

Ahora los gremios se reunieron con los concejales kirchneristas para que le pidan informes al Departamento Ejecutivo sobre el destino del fondo que gira el gobierno nacional destinado a educación, ciencia y tecnología. Según precisó Costa, ese fondo es de 700 mil pesos mensuales. “Ya estamos cerca de los 3 millones de pesos recibidos este año, y el municipio debió aplicarlo a educación, ciencia y tecnología, nosotros quisiéramos tener precisiones en que se gastó”. Para Suteba, si el distrito fue declarado en emergencia edilicia, “sería importante que por lo menos una parte de ese dinero, se destinara al mantenimiento de algunos edificios escolares”.

El Consejo Escolar no rinde cuentas

Por su parte, la Dirección General de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires, tiene paralizada todas las grandes obras. No hay nuevos edificios escolares, ni siquiera grandes refacciones. En cambio el Consejo Escolar recibe periódicamente, como todos los consejos escolares, un importante aporte proveniente del Fondo Provincial Compensador de Mantenimiento de Establecimientos Educativos, comúnmente llamado “Fondo Escuela”, que es un porcentaje del impuesto a los Ingresos Brutos.

Sobre esos fondos Liliana Costa dice no tener información. “No tenemos posibilidad de conocer qué pasa con ese dinero, el Consejo Escolar no hace rendiciones públicas, es uno de los pocos distritos que si vos entrás a la página oficial de la Provincia no tiene rendición pública de cuentas”.

Los consejos escolares están obligados por ley, a realizar rendiciones de cuentas en forma mensual, “pero este Consejo Escolar, que tiene como presidente a Gastón Mansilla, tiene esta característica de no informar, no sabemos ni cuánto dinero recibe ni en que lo gasta”.

Los problemas de cada escuela

En el informe de infraestructura elaborado por la dirigencia gremial, se observa que en casi todos los casos los problemas que se registran van desde filtraciones en cielorrasos, desbordes de pozos sépticos, baños rotos, inundación de patios y aulas, y caída de techos o pisos hundidos hasta reparaciones y terminaciones de los SUM, finalización de instalaciones eléctricas y construcción de nuevas aulas, etc.

Dicho relevamiento apunta que en la Escuela N°13 hay Filtraciones en todas las aulas de planta alta, fisuras y rajaduras en el salón comedor, goteras en la cocina, humedad, falta de luces en pasillos y baños; en la Escuela Secundaria N° 9 se utilizan aulas de la escuela primaria 29, y se dan clases en el laboratorio, en el comedor y hasta en el pasillo, no hay sala de profesores ni lugar para auxiliares, faltan baños, a tal punto que el personal camina una cuadra para ir al baño en otro edificio.

La escuela N° 30, tiene goteras y humedad por todos lados, hay aulas que se llueven e inundan, los inodoros pierden o no funcionan. Cuando no llueve, en vez de agua, de los techos caen hormigas.

En la Secundaria N° 10 las aulas son insuficientes, se utiliza el comedor, los pasillos, la biblioteca, laboratorio y donde antes funcionaba la preceptoría como aulas.

Los baños de los alumnos están en mal estado, y el personal docente y auxiliar no tiene baño y usan las mismas instalaciones que los alumnos. No hay Sala de profesores, ni oficina de dirección ni secretaria, se comparte un lugar común, que a veces usan los alumnos, donde las ventanas no tienen vidrios y no hay estufas.

La escuela 24 hace más de dos años que tiene rotos los cielorrasos de la planta alta, todos los depósitos de los baños pierden y hay humedad en muchas paredes, la mayoría de las aulas tienen las puertas rotas y sin cerradura, se comenzó una obra que está parada hace meses y cada vez que hay lluvias fuertes la escuela se inunda y se corta la luz.

La secundaria N° 6 tiene las rejas rotas en todas las ventanas de las aulas que dan a la calle, se llueve, el patio externo tiene la cubierta de cemento con grietas, las tapas de la cámara y del pozo ciego quebradas, encima hay desbordes continuos. Las instalaciones eléctricas deterioradas, faltan estufas, aulas sin puertas, baños rotos y con filtraciones.

A la escuela N°13 le faltan 2 aulas, un baño para el personal y una oficina donde pueda funcionar la Dirección. Como ya parece ser común, a raíz de las filtraciones de agua, toda la instalación eléctrica se ve afectada. No hay agua caliente, la cocina está rota, faltan  estufas. Los cielorrasos están arruinados por las entradas de agua, por filtraciones y la falta de membrana.

Hay falencias también en casi todos los edificios de escuelas primarias. En la 1 y en la 2 son habituales las inundaciones; en la 3 los techos están rotos; en la 4 todavía persisten los daños producidos por la tormenta del  28 de febrero de 2012; en la 5 hay filtraciones en los techos con caída de revoque; en la 6 no hay utensilios de cocina para el funcionamiento normal del comedor; en la 7 están los baños rotos; la 8 se inunda; la 9 también tiene baños rotos, rajaduras y humedad en las paredes; en la 10 hay caños rotos, grietas, filtraciones, humedad y caída de material. Hay falta de pintura en la 11; filtraciones en la primaria 12 y en la 13; está rota la vereda de la Primaria 14; faltan completar obras en la 15; la 16 tiene filtraciones en el techo; la 17 tiene que reparar baños y falta pintura; también hay filtraciones en el techo en la 18, la 20, la 22, la 23, la 24 y en la 25, donde también falta mobiliario.

Las filtraciones y las pérdidas de agua también son problemas en la escuela primaria 26, en la 29 y en la 30. Falta pozo ciego en la 27 y no hay elementos de cocina en la primaria 28.

En los jardines también hay muchos inconvenientes. Por ejemplo en el Jardín Nº 903, la empresa Clamaco no pudo empezar la obra adjudicada en abril del 2012 por falta de pago, mientras tanto el jardín funciona en una Sociedad de Fomento, que requiere de arreglos para adaptarse a las necesidades de los nenes.

En el Jardín 902 de Morris hay uno obra pendiente para reparar filtraciones en los techos. Está pendiente de licitación obras para reparaciones en el Jardín 901 y la refuncionalización del Jardín 908.

El Jardín 909 sufre filtraciones importantes en los techos y está pendiente la construcción del S.U.M. El Jardín 904 necesita dos aulas; en el Jardín 914 se inundan las aulas; también hay filtraciones en el Jardín 917 además de la necesidad urgente de cambiar la instalación eléctrica.

Las calles circundantes del Jardín 918 siguen siendo de tierra, pese a que es obligatorio asfaltar los accesos a las escuelas.

Hay inundaciones en el jardín 910, (el agua entra por los tubos de luz) y el jardín 911 necesita 4 aulas, baños y dependencias administrativas.

Elecciones en Suteba

Liliana Costa es Secretaria General de la Seccional local. Su cargo fue revalidado en las elecciones que el sindicato tuvo el pasado 22 de mayo. En Hurlingham participó el 55 % del padrón, (que conforman más de 1.100 docentes) y el 63,23% votó a favor de la Lista Celeste, que representaba al sindicato que lidera Roberto Baradel (que fue reelecto en su cargo de Secretario General). En el resto de la provincia, SUTEBA triunfó con el más del 70% de los votos, aunque perdió a manos de una coalición de izquierda, en una docena de distritos (entre ellos La Matanza y La Plata). Baradel también integra la CTA oficialista liderada por el docente Hugo Yasky