La Villa 31 recordó al padre Carlos Mugica a 40 años de su asesinato

BUENOS AIRES- A 40 años del asesinato del padre Carlos Mugica, miles de vecinos de la Villa 31 de Retiro participaron de un homenaje encabezado por el cardenal Mario Poli, quien bendijo placas recordatorias donadas por diferentes instituciones.

Una multitudinaria procesión recorrió este mediodía la Villa 31 de Retiro para homenajear a Mugica, el cura villero, al cumplirse 40 años de su asesinato en manos de la Alianza Anticomunista Argentina (AAA).

El acto fue encabezado por el arzobispo de Buenos Aires, Mario Poli, quien en la parroquia Cristo Obrero de la barriada bendijo las placas conmemorativas donadas por la Cámara de Diputados de las Nación, el Ministerio de Desarrollo Social porteño, Racing Club de Avellaneda y la Vicaría Villera.

Durante la apertura de la ceremonia realizada en la parroquia donde descansan los restos de Mugica, Poli calificó el asesinato de Mugica como «un verdadero martirio por la causa de los pobres» y afirmó que el cura «es un ejemplo de entrega a su pueblo».

El acto fue seguido por más de 2000 personas que, una vez realizadas las bendiciones, recorrieron la villa en una multicolor procesión que incluyó la participación de las colectividades boliviana, peruana, paraguaya y norteña representadas en comparsas murgueras, morenadas y conjuntos de danzas.

La procesión arribó a la plaza central de la Villa 31, donde desde un escenario donde la Vicaría Villera en pleno celebró una misa en homenaje al religioso asesinado y posteriomente se dio comienzo a un festival musical.

De la ceremonia participaron el presidente de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez; el vicegobernador bonaerense, Gabriel Mariotto; el diputado nacional Felipe Solá, el defensor del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires, Alejandro Amor; el presidente del Club River Plate, Rodolfo D´onofrio; la madre de Plaza de Mayo-Línea Fundadora Nora Cortiñas, el legislador porteño José Cruz Campagnoli y la legisladora porteña Carolina Stanley, entre otros.