“La unidad de la región va a permitir acortar la brecha de la desigualdad”, afirmó Cristina Fernández

 

BUENOS AIRES- La presidenta Cristina Fernández dio la bienvenida a la Presidenta de la República de Chile, Michelle Bachelet y a su comitiva, durante el almuerzo de honor celebrado en el Museo del Bicentenario, de Casa de Gobierno. Ambas mandatarias ratificaron la decisión de relanzar las relaciones entre ambos países y profundizar la aplicación del tratado de Maipú, firmado en 2009.

La Jefa de Estado sostuvo que “lo más importante” de poetas como el chileno Pablo Neruda, el argentino Juan Gelman, y “de tantísimos otros latinoamericanos, fue su visión absolutamente latinoamericana, de pertenencia a estos lugares”. En ese sentido, remarcó que “durante muchas décadas estuvimos separados, distanciados y mirando hacia otros continentes”.

Destacó los acuerdos alcanzados por todas las naciones latinoamericanas en la última cumbre de CELAC, en Cuba, y destacó: “Si alguien hace unos años atrás nos hubiera dicho que íbamos a llegar a ese punto, yo diría que estaban locos, que no iba a llegar nunca”. “Esto sucede cuando nos encontramos hombres y mujeres en los gobiernos con la vocación y el sentimiento de pertenencia” a la región, aseguró.

La Primera Mandataria consideró que “esta generación del siglo XXI, algunos de ellos han partido físicamente, puede compararse con aquella generación de San Martín, Bolívar, O´Higgins, que vieron la unidad como la única vía al desarrollo”. Sostuvo que “la historia reciente nos muestra que es necesario junto al desarrollo económico, la inclusión social”. Y afirmó que en los últimos años se han visto en Latinoamérica “gobiernos que han peleado por la inclusión de sus sociedades, de sus pueblos, para una mejor calidad de vida”.

Afirmó que la inclusión social es una “deuda que en parte aún sigue pendiente. Pero es necesario un balance: si vemos cómo estábamos una década atrás, vemos que estamos mucho mejor que como estábamos”. “Los gobiernos de esta etapa de América del sur han hecho un gran aporte a la inclusión social”, enfatizó. Pero advirtió que “en tanto y en cuanto exista un pobre, alguien demande vivienda o trabajo, nosotros como dirigentes con ideales, pero también terrenales, sabremos que estamos en deuda”.

Cristina Fernández aseguró que “la unidad de los pueblos y de los gobiernos de la región va a permitir acortar esas brechas”. Por ello, destacó la decisión conjunta de las mandatarias de Argentina y Chile de “retomar con mucha fuerza el tratado de Maipú, firmado entre ambas en 2009”.

Recalcó la decisión de su par trasandina, de querer “duplicar la conectividad entre Argentina y Chile”. Afirmó que “dos grandes proyectos como Agua Negra y el Aconcagua, son imprescindibles para profundizar esa conectividad, y para mejorar la competitividad de Argentina, de Chile y de toda la región”.

La Presidenta comentó que “hoy nuestra comercialización de nuestros productos es mucho más cara al hacerla a través del Atlántico y no poder hacerla a través del Pacífico”. “Esto daría a chile una gran cantidad de trabajo y de divisas al dar servicios no solo a Argentina, sino también a Uruguay, Brasil, Bolivia”, afirmó.

Consideró que “finalizadas todas las discusiones, tenemos que hacer el segundo cruce de la cordillera: si el primero lo hicieron San Martín y O´Higgins, el segundo lo tenemos que hacer los argentinos y chilenos del siglo XXI”. Señaló que “ya no para llevar soldados ni en son de guerra: tenemos que hacerlo para llevar camiones con mercadería, ciencia, tecnología”.

La Jefa de Estado sostuvo que “si ellos pudieron generar esas épicas, como no vamos a poder nosotros convocar a hombres y mujeres de negocios, del trabajo, a gobiernos, a técnicos, para llevar adelante esta meta que nos pusimos por delante que es la conectividad entre ambas naciones”. En ese sentido, destacó que “Argentina es el segundo destino de inversiones de Chile: hay un clima de negocios y de confianza mutua”.

Respecto a posibles trabas en el avance de los tratados, “hemos decidido que cuando haya un inconveniente, se conecten los funcionarios con las Presidentas, porque tal vez de presidente a presidente es más fácil resolverlo”. Finalmente, brindó “por Michelle Bachelet, por la hermana de la República de Chile, por la región, por la unidad de nuestros pueblos, porque cada vez haya mayor integración y mayor grado de inclusión de nuestros pueblos”.

Por su parte, la presidenta Bachelet destacó la necesidad de “relanzar una alianza estratégica hecha de pasado, pero sobre todo de futuro”, en virtud de los lazos fraternales que unen a ambas naciones. “Hemos tenido una evidencia de ese lazo fraternal, cuando chile sufrió un terremoto en el norte grande y un incendio en Valparaíso. Y ahí estuvo la presidenta Cristina Fernández dándonos una voz de aliento, pero sobre todo con ayuda concreta”.

Afirmó que ambas mandatarias buscan “dar un impulso renovado a la categoría de socios estratégicos de nuestras relaciones”. “Estamos unidos en el empeño de superar las desigualdades, reafirmar la democracia, superar las desigualdades de género”, afirmó y concluyó la necesidad de “constituir sociedades más justas y equitativas”.

“Hemos puesto en el centro de nuestro quehacer una profunda reforma educativa, una reforma de la estructura tributaria y una nueva constitución”, detalló la presidenta trasandina, al tiempo que recordó que “se van a cumplir tres décadas de la firma del tratado de paz y amistad”, que evitó la guerra por el estrecho de Beagle.

Bachelet afirmó que “ese espíritu de O´Higgins y San Martín, de Artigas y de Bolívar es lo que impulsa nuestra relación”. “América latina es nuestra casa y constituirá el lugar central de mi administración”, sostuvo. Y concluyó brindando por “la hermandad que hemos construido y seguimos construyendo, por el futuro y la unidad de Argentina y Chile”.

 

Para leer el discurso completo hacer click en el siguiente enlace: http://www.presidencia.gob.ar/informacion/actividad-oficial/27485