La Presidenta encabezó el homenaje al Padre Mugica a 40 años de su asesinato

 

BUENOS AIRES- Cristina Fernández de Kirchner encabezó ayer en la intersección de la avenida 9 de Julio y Juncal del Microcentro porteño el acto en homenaje al sacerdote Carlos Mugica al cumplirse 40 años de su asesinato, el 11 de mayo de 1974.

Al dar comienzo al acto la Presidenta mantuvo una videoconferencia con la Capilla “Cristo Obrero”, cuya edificación en el corazón de la villa 31 fuera obra del mismo Mugica, y donde descansan los restos del cura; intercambió palabras con el diputado nacional Juan Cabandié, quien estuvo acompañado por funcionarios nacionales, legisladores, funcionarios provinciales, sacerdotes y vecinos de la villa.

Tras la emisión de un video institucional con el que se recorrió la vida del sacerdote, Cristina descubrió la escultura del artista plástico Alejandro Marmo con la imagen de Carlos Mugica y una placa recordatoria que reza: “Presidencia de la Nación, en homenaje al Padre Carlos Mugica, que al elegir a los pobres ofreció su vida. Pueblo y Gobierno de la Nación Argentina. Presidencia de la Nación. Dra. Cristina Fernández de Kirchner”.

El Padre Guillermo Torres bendijo la escultura y luego rezó la Oración del Padre Mugica, que el sacerdote de la “Opción por los pobres” solía orar con frecuencia en la villa.

La Presidenta afirmó que  “la figura y la vida de hombres como Carlos Mugica no se homenajean, se celebran con alegría por todo el amor que supo dar. Amor por el cual ofreció su vida”. “Él pertenecía a los pobres, a los que sufrían, a los que necesitaban. Él se reconocía en la figura del Evangelio, porque entendía que el Evangelio era precisamente la doctrina que iluminaba y que trabajaba por y para los pobres”, añadió.

Señaló que Mugica “fue también víctima de una Argentina violenta, una Argentina donde los argentinos se enfrentaban entre sí, una Argentina donde se dirimieron las cosas a los tiros, con bombardeos y con muertos. Esa Argentina violenta en los años 70 se llevó la vida de Carlos Mugica”.

“Por eso cuando hoy miré la tapa de los diarios y vi que alguien resumía que hoy la Argentina es violenta, me di cuenta que querían reeditar viejos enfrentamientos”, manifestó la Presidenta, tras lo cual leyó un fragmento del libro Evangelii gaudium, con la exhortación apostólica del Papa Francisco con la que el Sumo Pontífice llama a “misionar el Evangelio”, “que sería importante que, en vez de ir tanto a Roma a sacarse fotos, lo leyeran un poco más”, dijo Cristina. En el punto 34 del libro, que leyó textualmente la Presidenta, Francisco plantea: “En el mundo de hoy, con la velocidad de las comunicaciones y la selección interesada de contenidos que realizan los medios, el mensaje que anunciamos corre más que nunca el riesgo de aparecer mutilado y reducido a algunos de sus aspectos secundarios” y sostiene: “el problema mayor se produce cuando el mensaje que anunciamos aparece entonces identificado con esos aspectos secundarios que, sin dejar de ser importantes por sí solos, no manifiestan el corazón del mensaje de Jesucristo”.

“El mensaje del Evangelio más profundo, que no tuvo eco en ningún medio de comunicación sobre el documento de ayer, fue que el amor vence al odio, porque esa es la esencia de Jesucristo, de su piedad, de su pasión”, expresó la Presidenta. “Ese es el mensaje del Evangelio. Ese es el Dios en el que yo creo”, puntualizó.

“No fue casual que el Padre Mugica le ponga a su capilla en la villa “Cristo Obrero”. “Él recordaba que se había utilizado la religión para dividir a los argentinos bajo el lema de “Cristo Rey”… y Jesucristo nunca se sintió rey, Jesucristo se sintió el más humilde, el más pecador, Jesús vino a ofrecer su vida”, sostuvo la Jefa de Estado.

“Les pido a todos los argentinos, como presidenta de la República, también a las instituciones eclesiásticas y de todos los credos, a los sacerdotes, a los laicos, a los obispos: que nadie más permita dividir al pueblo de Dios, porque cada vez que se dividió al pueblo de Dios masacraron a sus ovejas, y también a muchos de sus sacerdotes, muchos que ofrecieron su vida por los pobres, como Carlos Mugica”, manifestó.

“Estoy absolutamente convencida de que en la lucha por que los pobres tengan una vida más digna, agua, vivienda, tierras, cloacas, trabajo, derechos, estoy haciendo el verdadero homenaje a Carlos Sergio Francisco Mugica”, concluyó la Presidenta.

 

Para leer el discurso completo hacer click en el siguiente enlace: http://www.casarosada.gob.ar/informacion/archivo/27481