Violento desalojo en Hurlingham

    HURLINGHAM – La policía tras una intensa jornada que duró desde el mediodía hasta primeras horas de la noche, desalojó a tres familias que tienen diez hijos residentes en Oyhanarte 708 (esquina Sanabria), en el barrio El Progreso.

    A través de un comunicado del Partido Obrero se informó que “las fuerzas represivas están aplicando una violencia desmesurada, con heridos entre los vecinos, hombres de trabajo. Lo hacen con prepotencia; se han negado a presentar orden de allanamiento o judicial para proceder al desalojo de este terreno donde estas familias han construido sus viviendas desde el año 2006 y que ahora se encuentra en litigio jurídico”.

    En ese sentido, el PO reclamó “el retiro de la policía, la libertad del vecino detenido y que se realice un sumario para ver la responsabilidad de quienes ordenaron y reprimieron con semejante saña. Los problemas sociales no se resuelven a palos”.

    Además, solicitaron “la inmediata intervención del intendente que permite estos operativos en la localidad”.

    En diálogo con El Ciudadano, Estela Ramazoti, dirigente del PO, ante la pregunta de cuál fue la respuesta del municipio hacia las familias tras el desalojo, dijo que el secretario de gobierno, Claudio Branda se comprometió a brindarles el pago de un alquiler hasta tanto no consigan obtener una casa dentro del plan de viviendas.

    Por su parte, Verónica Sánchez, integrante de una de las familias que la policía desalojó del predio ubicado en el barrio El Progreso, dijo a este medio: “La policía vino violentamente, hay una chica embarazada que tuvo que ser hospitalizada, hay nenes y bebés golpeados” y agregó: “Somos gente de trabajo sin posibilidad de tener una vivienda y ahora perdimos todo porque la policía nos tiró nuestras cosas arriba de un camión y nos rompió todo, tenemos que empezar de cero”.

    Cerca de la 21, las familias y alrededor de 100 vecinos que resistían el desalojo comenzaron a dispersarse y la policía liberó a las personas detenidas.